El programa nacional Pro Huerta se redujo más del 30% en Córdoba

Córdoba 13/09/2017 Por
El número de paquetes que se distribuyen en la ciudad Capital y el Gran Córdoba pasó de 12 mil a 8 mil kits en las últimas tres campañas. Esta decisión fue tomada por autoridades del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación y el Inta, asegurando que la medida busca fomentar que los huerteros se autoabastezcan de sus propias huertas.

chapa_ed_impresa_01

Desde hace 25 años, el programa Pro Huerta, coordinado por el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (Inta) y el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, viene capacitando y repartiendo gratuitamente en todo el país kits de semillas de estación, dos veces por año: en la temporada otoño-invierno, y en primavera-verano.
Esta semana, llegaron a Córdoba los primeros paquetes con una docena de variedades de verduras y hortalizas para ser distribuidas tanto en la ciudad de Córdoba como en el interior provincial.
Pero la cantidad de paquetitos se ha visto reducido ostensiblemente en los últimos dos años, por un cambio en la política del programa que –según aseguran las autoridades nacionales- ahora tiende a fomentar el abastecimiento de semillas por parte de quienes mantienen una huerta orgánica familiar.


Juan Vollenweider, uno de los técnicos extensionistas del programa desde hace 15 años, precisó en diálogo con La Nueva Mañana, que en la actualidad llegan a la ciudad Capital y el Gran Córdoba entre 7.500 y 8.000 kits de semillas por campaña, los que se dividen entre los seis técnicos que tiene el programa de Inta en esta zona.
“La cantidad de paquetes que hemos recibido en las últimas tres campañas es menor de la que llegaba hasta hace dos años, donde solíamos tener entre 11.000 ó 12.000 kits. Calculamos que la cantidad a repartir desde entonces se redujo entre un 30 y 40 por ciento. Por lo que tenemos entendido, la razón de esta disminución de kits es que se busca que la gente autoproduzca semillas, se autoabastezca de su propia huerta, para darle sustentabilidad al programa”, aseguró Vollenweider.

Como desde el Inta se envía una menor cantidad de semillas, los promotores están abocados a priorizarlas entre los sectores más vulnerables.
“Hay gente que viene hace años buscando las semillas y hay barrios en los que venimos trabajando hace muchísimo tiempo. Sabemos que, quien arma su huerta, la mantiene a través de los años. Pero no siempre se puede autoabastecer de semillas, al menos no de todas las variedades. Por eso, a partir de que se están distribuyendo menos semillas en el programa, estamos capacitando a los huerteros en este sentido”, explicó el ingeniero Vollenweider.

¿Cómo reacciona la gente cuando ve que hay menos kits para repartir? “Bueno, uno trata de explicarles. En algunos lugares donde la gente tiene un mejor pasar económico, y sabemos que por ahí le es más fácil comprar semillas. Por eso, actualmente apuntamos a abastecer a los barrios más carenciados”, precisó el técnico.
Es de destacar que el programa Pro Huerta nació como un plan Alimentario a principio de los años 90, con el fin de fomentar el autoabastecimiento de alimentos. Tuvo dos momentos de mucha demanda en su historia: en el año 92 y tras la crisis de 2001.
Su objetivo es “mejorar la seguridad alimentaria de la población urbana y rural, incrementando la disponibilidad, accesibilidad y variedad de alimentos, mediante su autoproducción, con enfoque agroecológico, de acuerdo a las particularidades y costumbres de cada región. También mejorar y diversificar la alimentación de las familias, escuelas, instituciones y organizaciones que participan en el programa; contribuir al ahorro en la canasta familiar; promover la participación comunitaria en producción de alimentos; y promover alternativas productivas que puedan integrarse en un mercado de economía social”.

Demanda en aumento y capacitación del municipio

Paralelamente a que se da esta reducción en el programa Pro Huerta, desde la Dirección de Desarrollo Comunitario de la Municipalidad de Córdoba se puso en marcha un proyecto para capacitar y promover las huertas urbanas en los barrios de la ciudad. La demanda que tuvieron los sobrepasó y sorprendió a las autoridades municipales.

Así lo admitió a La Nueva Mañana la directora del área, Liliana Loutaif, quien relató que la iniciativa se puso en marcha hace apenas dos meses y que ya fueron capacitados más de 150 vecinos con reuniones que se realizan una o dos veces por semana.
“Fue una temática que comenzamos a abordar para fomentar la soberanía alimentaria, los buenos hábitos medioambientales, e inclusive con la posibilidad de generar empleos e inclusión social. Y realmente nos dimos que tuvo mucha aceptación en la gente, más de la que esperábamos”.
El proyecto inició con la capacitación de personal del área de Desarrollo Comunitario de la Municipalidad que realizaron técnicos del programa Pro Huerta del Inta. Pero ante la necesidad que se abrió de expansión y salir a dar charlas en los barrios, se está evaluando capacitar a más agentes municipales. Aún más, existen proyectos de realizar huertas comunitarias en espacios públicos, iniciativa que se tiene como objetivo a futuro.
“En este momento estamos apuntando a las huertas domiciliarias, porque las comunitarias requieren otra infraestructura, aunque es un objetivo que nos hemos propuesto. En esos casos, se debe buscar un espacio que sea público, lo cual requiere cumplir con ciertos requisitos. Pero también, queremos trasladar este proyecto a las instituciones, escuelas y dispensarios. Buscamos promover la cultura de la huerta orgánica que es tan importante y que produce tantos beneficios en la gente”, aseguró Loutaif. En ese sentido, la directora municipal precisó que la próxima reunión será en una cooperativa durante el transcurso de esta semana.

Y adelantó que está pendiente una reunión con la secretaria de Educación Municipal para llevar la capacitación en huertas orgánicas a las escuelas municipales de la ciudad.
En estos casos, es el propio municipio el que tratará de costear el kit de semillas “para que la gente se pueda llevar su bolsita y comenzar este proyecto en su hogar”, precisó.

Por la economía familiar y la soberanía alimentaria

Son dos los motivos fundamentales por los que aumentó la demanda de semillas por parte de los vecinos de Córdoba y Gran Córdoba. Según expresó la directora del área municipal, “por un lado, está el tema del impacto que tiene el autocultivo en la economía familiar, y por el otro, el interés de poder consumir sus propios alimentos sin contaminación. Ambos temas predominan”.
Es decir, uno de los motivos es la crisis económica, que lleva a muchos ciudadanos a cultivar en su casa. El otro, es el incremento en la búsqueda de alimentos agroecológicos, libres de pesticidas.

Pero también tiene mucho peso que, desde esa dirección municipal, tras la comunicación se entregan las semillas en forma gratuita que permiten inicial de inmediato la puesta en marcha de una huerta familiar. Y que, según los alimentos, en el transcurso de uno a tres meses se pueden cosechar los primeros frutos del trabajo en la tierra.

Quienes participan de estas capacitaciones son vecinos de diversas edades; “en su mayoría, de una edad promedio de 40 años, y también hay muchos jóvenes interesados en la temática. En definitiva, es un proyecto que arrancó hace apenas dos meses y por el cual ya estamos pidiendo más recursos. Porque tenemos previsto capacitar más personal del área para poder satisfacer la demanda que existe en la ciudad, que se va acrecentando día a día con el boca a boca”, explicó Loutaif.

Cabe destacar que las capacitaciones se realizan una o dos veces por semana en la Dirección de Desarrollo Comunitaria, ubicada en 27 de abril 784. Para mayor información consultar al teléfono 4331490.

Tapa Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más,
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
[Desde junio en todos los kioscos de la capital de Córdoba]


Te puede interesar