La vida de Pablo Soda en Chile

Actualidad deportiva 06/09/2017 Por
El delantero que surgió de La Agustina pasa sus primeros días en Antofagasta, donde ya comenzó a romper redes. En esta nota nos cuenta de su adaptación, cómo fue enfrentar en la cancha a su amigo Gustavo Gotti y qué es lo que más extraña de "La Gloria".

chapa_ed_impresa_01

“Al principio extrañaba, cuesta salir del club donde tenés muchos amigos y muchas buenas personas. Cuesta. Por suerte acá me están tratando bien, hay un grupo humano muy lindo”, comienza la charla, desde el otro lado de la Cordillera, Pablo Soda, que en los últimos días estuvo acompañado unas semanas de su mejor amigo Mirko, y también de su papá Pablo y su mamá Mari.
En sus primeros partidos en Deportes Antofagasta ya está demostrando sus dotes el delantero surgido de las prestigiosas divisiones inferiores de Instituto. De los 5 partidos que disputó desde que él llegó, Soda jugó cuatro. Y el partido por Copa Chile fue titular e hizo dos goles.


“Me estoy adaptando y sintiendo cada vez mejor”, avisa el delantero a LA NUEVA MAÑANA. Los días del jesusmariense en “La Perla del Norte” chilena son: “Entreno por la mañana, vivo a unos diez minutos del estadio, donde entrenamos. Acá se manejan mucho en taxi, taxis compartidos, que son como colectivos, es bastante rápido. Muy bien me estoy manejando. Vivo en un condominio donde hay varios compañeros del equipo. Eso me hace bien porque los tengo cerca, nos juntamos a tomar unos mates. Acá estoy viviendo sólo... Por la tarde me voy a caminar un poco, voy al shopping. Vivo cerca de la playa, asique me voy a caminar por la playa. Es lindo. Estoy conociendo de a poco a la ciudad, que es grande”.

Antofagasta es la quinta ciudad más poblada de Chile y es considerada la más cara para vivir en aquel país. Por ende, también se dice que su población tiene mayor poder adquisitivo y gana más que la media de Chile. El equipo de la ciudad, Deportes Antofagasta, actualmente se encuentra en la tercera posición del torneo de Primera División. Y allí, Soda se está haciendo camino.
“El fútbol es muy técnico, muy dinámico. Me estoy acostumbrando de a poco, vamos bien en el campeonato”, cuenta el delantero, que hace un par de fechas se midió ante el O’Higgins donde juega su ex compañero y amigo Gustavo Gotti. A propósito, contó: “Pudimos conversar mucho, Gustavo es un gran amigo. Hace un mes éramos compañeros y ahora somos rivales; esas cosas del fútbol. Me dijo que está bien. Me pone muy contento lo que le está pasando, porque se lo ganó”.

Los días en Antofagasta para “Sodita” son así; mientras tanto sus objetivos son “seguir creciendo, aprendiendo. Quiero aprovechar al máximo esta oportunidad de jugar en la Primera división del fútbol chileno”, explica; al tiempo que agrega: “Quiero ganar la mayor cantidad de minutos de juego y cuando se cumpla el contrato veremos qué pasa. Si vuelvo o no, si me compran el pase o no. Quiero seguir aprendiendo y madurando”. Soda llegó al club trasandino con un préstamo hasta diciembre de 2018, con opción de compra.

“Le tengo mucha  Fe a Instituto, que esta temporada va a ascender”

Pablo Soda nació el 21 de octubre de 1994 en Jesús María. Surgido de La Agustina. Llegó al club de Alta Córdoba en el 2011, al año siguiente, en Quinta División se destacó por sus 17 goles. Aunque el año anterior ya había marcado 11 tantos en la Sexta. Debutó en el primer equipo de Instituto los últimos días del verano de 2013 por Copa Argentina ante Independiente Rivadavia de Mendoza. Dejó cientos de recuerdos en la “Gloria”. Días que ya son parte de su historia personal.
Y a propósito, sostiene: “Pasé muchas cosas en el club, desde esos días en inferiores donde viajaba todos los días en el colectivo. Tuve cuatro años en inferiores y ahí me subieron a una pretemporada en primera. Se me fueron dando las cosas y pude mantenerme en el plantel a los largo de cinco años, con momentos malo y buenos, pero siempre dejando todo. Me llevo cosas muy lindas de Instituto. Estuvimos dos veces cerca del ascenso. Es algo pendiente que me queda. Era un sueño. Yo sé que ahora va a ascender, le tengo mucha fe”.

- ¿Cuál fue tu mejor momento en la “Gloria”?
- El debut y el campeonato que llegamos hasta semifinal con el Chulo Rivoira. Cuando me tocó hacer el gol con Estudiantes de San Luis lo disfruté mucho. Esa etapa la pasé muy bien. Había un grupo de personas muy buenas.

- ¿Y el peor?
- Cuando estuve cerca de irme a Primera y me quise quedar en el club y, lamentablemente, me lesioné. No pude estar ese campeonato, jugué pocas fechas. Fue una espina, tenía muchas ganas de jugar, me tenía mucha fe y la lesión no me dejó estar cien por ciento.

Tapa Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más,
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
[Desde junio en todos los kioscos de la capital de Córdoba]


Te puede interesar