Para la comunidad mapuche Cushamen, “a Santiago se lo llevó Gendarmería"

País 06/09/2017
Los miembros de la comunidad mapuche de Cushamen brindaron una conferencia de prensa en la salida del Juzgado Federal de Esquel, tras declarar ante el juez Otranto. “Les interesa nuestro territorio, no Santiago", dijo.
Conferencia mapuches by @jotaalonso
- Foto: @jotaalonso

Los miembros de la Pu Lof mapuche en Resistencia Cushamen brindaron este mediodía una conferencia de prensa, en el marco del fin del secreto de sumario en la causa por la desaparición forzada de Santiago Maldonado. Hoy varias personas se presentaron en el juzgado Federal de Esquel a brindar sus declaraciones.

Soraya Maicoño, vocera de la Pu Lof, aseguró: "Santiago estuvo en la Pu Lof el 1º de agosto". "Ese día nos persiguió camioneta de la Gendarmería nacional y nos detuvo entre las 11.30 y la 6.30 de la tarde frente a Leleque". Según publicó Infonews también contó sobre el jefe de Gabinete del Ministerio de Seguridad: "A Noceti lo vimos entre las 2 y las 2.15 de la tarde, a las 13 lo habrían detenido a Santiago".

Sobre por qué no se presentaron antes a declarar, Maicoño expresó: "No teníamos garantías para declarar. A nosotros nos cuidan las personas que salieron a las plazas, y nuestro pueblo". Es importante aclarar, al respecto, que la principal fuerza acusada, la gendarmería nacional, no fue retirada del lugar.

Una de las testigos clave de los hechos afirmó que tanto el juez como la fiscal del caso sabían desde el primer momento que ella y varios de sus lamien -hermanas y hermanos- habían estado esa mañana y vieron muchas cosas. “Pero en ningún momento se les ocurrió llamarnos para preguntarnos a quién vimos y mucho menos, concretamente, si vimos a Santiago allí o no. Por eso decidimos hacer una presentación espontánea, porque si no eso nunca iba a suceder, ellos nunca van a priorizar o tener siquiera en cuenta nuestro testimonio”.

Dos personas de las que se presentaron a declarar, aseguraron que "testigos de la circulación de Gendarmería y de las camionetas de Benetton" en el lugar. "Hablamos con Santiago en el lugar. El estaba ahí", declararon ante el Juez Otranto.

En tanto, Matías Santana, también "werken" -vocero- de la comunidad sostuvo durante la conferencia que "Ellos quieren saber cómo es nuestro territorio, no les interesa Santiago", en referencia al Gobierno y a los grandes poderes interesados por la tierra. "A Santiago se lo llevan en un Unimog hasta la ruta 40 y de ahí se lo llevan para Esquel en una camioneta que dice Gendarmería", relató y agregó: "Hemos denunciado todo lo que vimos y ojalá que esto sirva para que la sociedad deje de creer que hay un enemigo interno, que es lo que está creando este gobierno que nos quiere matar y desaparecer”.

"No somos terroristas, no somos delincuentes. Santiago era anarquista y estaba con nosotros. Sabemos que se lo llevo Gendarmería y el poder político y judicial lo oculta", expresó Santana y agregó: "Todos sabemos que a Santiago Maldonado se lo llevó Gendarmeria". Además, explicó que ese día vio como tres efectivos de la gendarmería golpeaban "un bulto celeste". "Celeste era la campera que yo le presté a Santiago", concluye. 

A media mañana del martes 1° de agosto, relata Matías, “en el momento en que comienza la represión, estábamos todos cerca de la tranquera, alrededor de nuestro puesto de vigilancia. Ahí estaba Santiago con nosotros. Cuando entró la Gendarmería salimos corriendo. Yo les gané en velocidad al resto y agarré un caballo que estaba un poco más abajo. Crucé el río a caballo y me ubiqué del otro lado para ver qué pasaba”.

En ese momento, continúa el joven, “mientras varios hermanos ya habían cruzado el río también, escuché a uno de los gendarmes gritar ’quedate quieto, estás detenido’. Ahí subí por una parte del camino y pude visibilizar a tres efectivos que estaban golpeando a un bulto, al que le reconocí mi campera celeste y negra. Los gendarmes de espaldas me tapaban la visual, pero en un momento escuché algo así como ’ya está’. Para mí era el mismo Santiago que, quizás ya cansado de los golpes, pedía que no le pegaran más”.

Matías inmediatamente se fue a reunir con el resto de los jóvenes que habían cruzado el río. “Me preguntaron si había detenidos y les dije que sí. Ahí decidí subir con el caballo a una especie de cerro más alto, y con unos largavistas vi cómo el unimog de la Gendarmería se iba del territorio hacia la ruta 40. El unimog se detuvo frente a una camioneta, varios gendarmes hicieron una especie de pantalla y ahí vi cómo pasaron el mismo bulto de un vehículo al otro. La camioneta enseguida salió rápido hacia la zona de Esquel”.

“Nadie puede decirme cómo fueron los hechos. Yo vi todos los movimientos. Yo vi cómo se llevaron al compañero vivo de nuestro territorio”, sentencia el joven aún conmocionado.

Y explica también porqué tomaron la decisión de hablar públicamente todos juntos. “Lo hacemos para denunciar que hace más de un mes que no se investiga a quienes hay que investigar: a la Gendarmería. Desde el primer día el juez y la fiscal no nos creyeron ni nos tuvieron en cuenta. La falta de disposición que tienen para esclarecer este caso y encubrir la represión de la Gendarmería al mando de Noceti, que dio las órdenes claras de todo lo que fue la desaparición del compañero”.

Te puede interesar