En la UCC Investigan plantas ornamentales autóctonas y techos verdes

Sociedad 05/09/2017 Por
Un grupo de investigadores de la Facultad de Agronomía realiza todos los años en la Biblioteca Jean Sonnet unas jornadas sobre el tema, donde se reúnen los productores independientes y público en general. Además, se exponen las actividades medioambientales y el desarrollo sustentable aplicables a jardines y techos y cortinas verdes.

chapa_ed_impresa_01

Existe una marcada tendencia a desarrollar construcciones sustentables, es por ello que en la Facultad de Agronomía de la Universidad Católica, junto al Colegio de Arquitectos de Córdoba, el Instituto de Floricultura y el Inta de Castelar, provincia de Buenos Aires, se trabaja para obtención y mejoramiento de variedades ornamentales nacionales.
“Trabajamos en la evaluación de campo de plantas ornamentales en proceso de mejoramiento a partir de especies nativas”, comentó Emmanuel Hick, integrante del equipo de investigadores.
“Asimismo, en el Campus de la Universidad, ubicado sobre la Av. Armada Argentina al 3.500, hacemos las pruebas de campo en el Criadero San Ignacio, donde el equipo, coordinado por la agrónoma Lelia Imhof, desarrolla la colección de gramíneas nativas y de verbenas de colores variados, además de otras especies vegetales nativas inscriptas en el Inase (Instituto Nacional de Semillas”, sostuvo el ingeniero.


El desarrollo de nuevos cultivos incluye la combinación de mejoramiento genético, tecnología de producción y las estrategias de mercado. Los productores nacionales tienen que comprar las plantas mejoradas y pagar las regalías. Así como hay otras variedades que se han posicionado en otros países y Argentina percibe esas regalías. Para realizar ese camino, tendiente a la mejora de las variedades, y para que sea económicamente viable y rentable se deben seguir tres pasos: la colecta, la caracterización y la domesticación.


Por otra parte, existe un Registro Nacional de Variedades en el cual cuando se desarrolla una variedad requiere un procedimiento para la registración. Se colectan las semillas y se determinan los genotipos (que es el conjunto de genes en el núcleo celular) y para la caracterización se cultiva la especie en macetas. El mismo procedimiento es aplicable a los helechos nativos, donde se procede a duplicar el ADN para el mejoramiento.
Las especies que se colectan son principalmente evolvulus (planta rastrera con flor de color azul intenso), verbenas, calibrachoa (perteneciente a la familia de las petunias), nierembergia y passiflora (pasionaria, de las cuales se han encontrado 19 variedades, siendo las más bonitas las de Misiones y se presentan como muy tolerantes al frío), entre muchas otras.


La calibrachoa aguanta altas temperaturas.

Las verbenas se desarrollan desde la Patagonia hasta las yungas.
Verbenas se desarrollan desde la Patagonia hasta las yungas.


“Dentro de la Ley de Semillas y Creaciones Fitogenéticas se protege la figura del obtentor, que es la persona que crea, desarrolla o descubre una variedad vegetal. Este tiene derechos sobre las especies nativas, pero hoy en día hay un cambio de paradigma y debe pedir un permiso especial para la toma de ejemplares, por ejemplo, de las banquinas, y hacer la recolección de acuerdo a un Convenio sobre la Biodiversidad Biológica, pues los derechos originarios corresponden a las provincias donde se desarrollan las plantas. Este permiso se obtiene en la Secretaría de Ambiente. Si son varios los autores particulares, en esa caso tienen que presentarse patrocinados por un agrónomo matriculado”. Para poder registrarla debe ser diferente a todas las de su tipo, homogénea y estable en el tiempo”, agregó Carmen Gianni, coordinadora de Propiedad Intelectual y Recursos Fitogenéticos.
En lo referente a la recolección de muestras de especies silvestres, por ejemplo de las banquinas de las rutas nacionales o provinciales, se tiene que pedir permiso a la Provincia, pues los recursos originarios corresponden a la misma y en caso de tener que trasladar ese material a Buenos Aires, por ejemplo, desde la Secretaría de Medio Ambiente se facilita la autorización.


La Policía Caminera puede secuestrar cualquier ejemplar que se haya retirado fuera de la normativa y se debe presentar carné autorizante de la Secretaría de Ambiente sobre recolección de material biológico y el método utilizado. Primero se deben completar los formularios del Inase, en la sede central en Buenos Aires. Todo procedimiento se debe hacer de acuerdo a la normativa y existen variedades públicas y privadas.
Por otra parte, para la protección de la especie debe presentarse como una variedad nueva y no haber sido comercializada. Se puede traer del extranjero, pero tiene 4 años para probarla.


Nierembergia, tolerante al sol y las altas temperaturas.

Pasionaria, las más coloridas son las de Misiones.


Techos y cortinas verdes

Estos tipos de ornamentación urbana son cada vez más frecuentes en las construcciones modernas.
En el 2016 desde el Colegio de Arquitectos de Córdoba junto al equipo de investigadores de la Facultad de Agronomía de UCC se relevaron 26 techos verdes para evaluar los impactos ambientales, con sus mitos y verdades.
Debido a la densificación urbana no planificada se llega inevitablemente a la disminución de la calidad ambiental en las ciudades. Como consecuencia se suscita una marcada disminución de los espacios verdes y aumento de las superficies impermeables. Tanto es así, que desde el Colegio profesional se ha habilitado una ventanilla de Etiquetación Edilicia Sustentable para que evaluar que los edificios sean eficientes.
Este tipo de construcciones ecológicas vendrían a paliar un poco el desequilibrio en los ecosistemas, que tienen como consecuencia un aumento de consumo energético.


Córdoba, como toda ciudad mediterránea, presenta una marcada estacionalidad climática, por lo cual no está exenta de las problemáticas ambientales y presenta la necesidad de mitigar la ICU (Isla de Calor Urbano).
Se evaluaron dos impactos claves: el techo verde como envolvente y la consecuente aislación térmica, ignífuga y acústica. Si bien los árboles son los que producen el mayor volumen de intercambio dióxido de carbono y oxígeno, uno de ellos equivale a ¼ de hectárea de césped. Las colectas se llevan a cabo en zonas áridas y semiáridas, y el catálogo para estas coberturas se encuentra en el Instituto de Floricultura.
Por el tipo de componentes de la capa del sustrato hay un cambio de paradigma respecto de la profundidad del mismo, de acuerdo a si requiere mayor o menor cantidad de riego, ya sea por aspersión o por goteo. Lo mismo sucede con el bajo mantenimiento, lo cual requiere cobertura vegetal adaptable al régimen de lluvias y resistencia de las especies.

Para el caso de las cortinas verdes se utilizan plantas trepadoras en estructuras para generar sombreado, atenuar las temperaturas y para frenar los vientos. Además, se debe tener en cuenta la orientación de las ventanas para adaptar las especies a los cambios climáticos.
Finalmente, un estudio realizado en un hospital de Chile reveló que este tipo de coberturas vegetales contribuye a la recuperación de los pacientes con internaciones prolongadas, quienes cuando se asoman por las ventanas ven el verde de las plantas.

En la galería "Muy Güemes" de nuestra ciudad pueden verse hermosos techos y cortinas verdes

La Gota

Semanas atrás se produjo la quema del predio “La Gota”, con la consecuente pérdida de especies del bosque autóctono, que había sido creado hace unos 7 años por el Centro de Ecología para preservar el bosque nativo, con el objetivo de demostrar que para el crecimiento no se necesitan varias décadas, sino que crece bastante rápido.
En apoyo a la actividad de restauración se realizó un abrazo simbólico a la plazoleta el viernes 25 de agosto.

Tapa Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más,
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
[Desde junio en todos los kioscos de la capital de Córdoba]


Te puede interesar