La Selección, el básquet y Córdoba, una relación fortalecida

El Orfeosuperdomo vibró con 6 mil personas en el triunfo de Argentina sobre México, para clasificar a la final de la Americup2017. Los cordobeses Campazzo y Sáiz, los destacados de la casa. Hubo homenajes y emociones.
campazzo
Campazzo, el anfitrión ideal - Villarpress

Parecía que Facundo Campazzo y Javier Sáiz eran los dueños del Orfeo e invitaron al resto a una fiesta en su casa. Por la comodidad y la seguridad en que se desenvolvieron en el parquet y porque invitaron a las 5 mil almas presentes a disfrutar de un show especial, de carácter internacional, representando y guiando a la Selección Argentina a la final de la Americup 2017. Fue triunfo sobre México 84 a 67, con máxima efectividad en el torneo, por lo que mañana deberán revalidar la jerarquía en busca del título nada menos que ante  Estados Unidos. 

Con presencia de diversas personalidades de la política y del deportes cordobés, la gala estaba servida para el convite. Solo faltaba el ágape que llegó desde el rectángulo de juego, con una sobria actuación del equipo de Sergio"Oveja" Hernández, para seguir soñando con el recambio deseado tras la irrupción para siempre de la "Generación Dorada".

Estuvo presente el titular de la Agencia Córdoba Deportes, Medardo Ligorria, y el aporte FIBA con nada menos que ese emblema mundial José "Piculín" Ortíz en la línea, como encargado de logística del torneo internacional. En el entretiempo hubo homenaje a viejas glorias del básquet cordobés, como Luis Villar, Héctor "Pichi" Campana, Marcelo MIlanesio, Donald Jones, Marcelo Farías, Germán Filloy, Leandro Palladino,  A metros nomás, el DT Rubén Magnano junto a Fernando Duró inspeccionaban las acciones y las emociones, como testigos privilegiados

Al final de cada cuarto hubieron exhibiciones musicales y de bailes como para endulzar al público, aunque después de eso se encargaron Campazzo y compañía. El pibe deAlta Córdoba deslumbró con robos, bandejas, triples sobre la chicharra y casi convierte una volcada que hubiera sido cinematográfica. El público igual lo aplaudió. El pibe ex Hindú, Sáiz, también fue un anfitrión muy generoso con el goleo y con apariciones claves para llevar a Argentina adelante en el tanteador y delirar a todos. 

En zona de prensa, Jeff Van Gundy, DT de Estados Unidos, ex New York Knicks, tomaba nota, acompañado del DT de Poeta Lugones, Lautaro González,  a modo de curso acelerado para su vocación profesional. Un show para todos y Córdoba se dio el lujo de vivirlo. Mañana será el duelo por la copa, contra un equipo norteamericano que vapuleó en el otro duelo semifinal a Islas Vírgenes. Más allá de cualquier favoritismo, con dueños de casa como Campazzo y Sáiz, el entusiasmo  y la ilusión toman vitaminas.

 

precisa Cam

Te puede interesar