Después de las Paso, el Banco Central perdió US$ 18.500 millones en reservas

El stock de depósitos en los bancos cayó 35%, unos US$ 11.400 millones, que se fugaron a cajas de seguridad o al exterior.
guido sandleris banco central by na
El presidente del Banco Central (BCRA), Guido Sandleris, durante la conferencia de prensa en la que dio a conocer el Informe sobre Política Monetaria. - Foto: NA

Tras las elecciones primarias en las que triunfó Alberto Fernández, el Banco Central perdió reservas por unos US$ 18.500 millones, incluidos unos US$ 11.400 millones que se fueron de los depósitos de las entidades financieras.

Ese es el escenario luego de que este viernes se pagaron cerca de US$ 500 millones de vencimientos de una LETE y el martes se habían desembolsado otros US$ 114 millones.

La estampida de divisas significó la pérdida de un 28% de las reservas de la autoridad monetaria, lo cual preocupa sobre todo al candidato del Frente de Todos, que salió a acusar a Mauricio Macri de no atender su pedido de cuidarlas.

Antes de las elecciones, el dólar había cerrado a $ 46,54 para la venta en el mercado minorista, y el lunes posterior a las elecciones se disparó a $ 57,30. Así, tras los comicios la divisa estadounidense subió casi 11 pesos en un día.

El vuelco de los inversores y ahorristas al dólar hizo que el Banco Central vendiera US$ 3.800 millones de reservas en el mercado de contado. El stock de depósitos en los bancos cayó 35%, unos US$ 11.400 millones, que se fugaron a cajas de seguridad o al exterior.

Antes de esa debacle, las reservas rondaban los US$ 66.300 millones mientras que ahora quedaron a US$ 47.800 millones. El impacto sobre el respaldo del BCRA fue brutal, con una caída de casi el 30% en apenas dos meses.

Ante la disparada del dólar, el Gobierno fijó un cepo cambiario que limita a US$ 10.000 la compra mensual de divisas por persona. En el medio, se adoptaron decisiones destinadas a acelerar la liquidación de divisas por parte de los exportadores.

Ante las limitaciones para comprar divisas, el mercado buscó alternativas para adquirir moneda norteamericana y en muchos casos sacarla del país.

Compañías e inversores apelaron a la Bolsa de Comercio, comprando acciones o bonos en pesos y vendiéndolos en dólares.

De ahí surge una diferencia con la cotización en bancos y casas de cambio que supera en casi 15% el tipo de cambio.

Por eso, tras las Paso el tipo de cambio oficial subió 28% y, con el control de cambios, el denominado contado con liqui avanzó 44%.

Especialistas estiman que de acá a diciembre se irán del sistema otros US$ 4.000 millones.

Alberto Fernández plantea un escenario mucho más difícil y advierte que en caso de llegar al poder tendrá disponibles sólo US$ 11.000 millones para empezar a gobernar.

Te puede interesar