Rebelión, revueltas y muerte en Ecuador

Política / Economía 11/10/2019 Por
El presidente Lenín Moreno asegura que no dará marcha atrás con el “paquetazo” económico exigido por el FMI. El conflicto ya se cobró dos vidas.
Ecuador - Disturbios en Quito @ AFP_02

chapa_ed_impresa_01

Ecuador atraviesa horas muy complicadas, con grandes movilizaciones que desafían el poder del gobierno del presidente Lenín Moreno, luego de que el primer mandatario anuniciara hace días un paquete económico resistido rápidamente por los sectores populares de ese país. Las revueltas se acrecientan y los manifestantes aseguran que seguirán en las calles hasta que se derogue la iniciativa del denominado paquetazo.

Las protestas son encabezadas por la Confederación de Nacionalidades Indígenas de Ecuador, a las que se suman estudiantes universitarios, secundarios, trabajadores y miembros de organizaciones políticas y sociales. Los manifestantes exigen no sólo que se dé marcha atrás con el paquetazo económico, sino que además piden la renuncia del presidente Lenín Moreno.

Cientos de heridos y al menos dos fallecidos

El conflicto, que comenzó hace una semana y está marcado por una feroz represión, hasta el momento tiene el saldo de aproximadamente 800 personas detenidas, centenares de heridos y dos fallecidos, según informaron organizaciones de Derechos Humanos de ese país.

En tanto, organizaciones estudiantiles de Ecuador denunciaron en medio de las revueltas del pasado miércoles agentes de policía atacaron centros de acogida humanitaria en las universidades Católica y Salesiana, situadas en Quito (capital). Los estudiantes expresaron que agentes de la fuerza pública ingresaron a los campus universitarios, lo cual representa una clara violación a la autonomía universitaria. Además, los líderes sociales llaman a comités de defensa en Derechos Humanos y medios alternativos a visibilizar el entorno hostil del que aseguran ser víctimas. 

Desde que el vicepresidente de la Nación, Otto Sonnenholzner, criminalizó a los manifestantes y anunció el fortalecimiento de la fuerza, los  ataques con bombas lacrimógenas y balas de goma se han intensificado en el país. 

El anuncio del presidente Moreno de una serie de medidas económicas que significan un ajuste del sector público y una reforma laboral, y la decisión de liberar de los precios de los combustibles, quitando los subsidios, desató la inmediata reacción de los sectores populares.

El origen del conflicto

El jueves de la semana pasada, tras el anuncio del presidente Moreno de una serie de medidas económicas que significan un ajuste del sector público y una reforma laboral, y sobre todo la decisión de liberar de los precios de los combustibles, quitando los subsidios, desató la inmediata reacción de los sectores populares, que vieron en el aumento de los combustibles una consecuencia directa en la suba de precios de los alimentos y el transporte público. Estas medidas de Moreno fueron exigidas por el Fondo Monetario Internacional (FMI), que acordó un préstamo con el gobierno ecuatoriano de 4.200 millones de dólares, a cambio de un drástico ajuste fiscal, que tiene como primera consecuencia el rechazo popular y las revueltas callejeras de cientos de miles de ecuatorianos.

En tanto, el diálogo entre los representantes de las comunidades indígenas, que encabezan las protestas y la resistencia, y el gobierno de Moreno se encuentra cortado, luego de que el Ejecutivo anunciara una mesa de negociaciones pero de manera simultánea mandara a reprimir ferozmente en las calles de Quito.

 

 

Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar