Pablo Álvarez y una idea que se respeta en cualquier contexto

Deportes 05/10/2019 Por
El ex coordinador de las inferiores de Instituto dirige Atlético Río Tercero, donde fue campeón del torneo pasado y hoy lidera el Clausura de esa liga regional. Es elogiado en la zona por cómo juega su equipo.
1 - PABLO ALVAREZ
- "En todas las ligas que trabajé salimos campeones jugando con el mismo modelo de juego, que no sé si es lindo o feo, es el que nos gusta, y que nos parece mejor por ser vistoso y eficaz", asegura Álavarez. Foto: gentileza

chapa_ed_impresa_01

Elogios por doquier por el juego que exponen en cada partido. En la zona todos hablan del andar del Atlético Rio Tercero en la Liga regional riotercerense. Y le ponen un nombre propio al cerebro de esta sensación del fútbol del interior: Pablo Álvarez.

Sí, sí, el mismo que trabajó 14 años en la estructura de las divisiones inferiores de Instituto, siendo pieza fundamental y el año pasado dejó sus funciones por disidencias con la dirigencia.

Este año se sumó al club “Pirata”, donde había estado en el 2016 y había salido subcampeón tras perder la final con 9 de julio, el clásico rival. Las cosas del fútbol (y de la vida), en su retorno tuvo revancha, ya que salió campeón del Apertura al superar en la final al “Patriota” e hizo historia. Hacía 13 años que Atlético no daba una vuelta olímpica. Pero sigue. En el actual torneo Clausura está puntero con cinco puntos de ventaja ante sus escoltas a cuatro fechas para el final de la etapa clasificatoria.

En La Nueva Mañana dialogamos con Álvarez sobre el presente en su rol de entrenador en una liga regional y de lo que significa La Agustina en su vida.

“La liga de Río Tercero es muy competitiva, por dos razones, hay muy buenos jugadores locales que por distintas razones de vida no se dedicaron al fútbol. El gran ejemplo es Matías Pitaro. Y, por otro lado, debido a la mala situación económica del país, está cerca de Córdoba donde se puede ir y volver de la ciudad y el viático no es tan costoso como si tenés que ir por ejemplo a la Beccar Varela. También es motivante tener una A y una B, donde tenés ascensos y descensos a diferencia de otras ligas de Córdoba, y por último los clubes (gran parte) se ocupan de tener bien los campos de juego”, explica el entrenador.

- ¿Se puede jugar con el estilo que pretendés en equipos de ligas regionales?

- Entiendo que si se puede hacer jugar al fútbol, no debe ser excusa porque estas dirigiendo liga. Para mí son mitos y malos hábitos incorporados de tantos años. En las dos ligas que trabajé salimos campeón jugando con el mismo modelo de juego, que no sé si es lindo o feo, es el que nos gusta, y que nos parece mejor por ser vistoso y eficaz. Creo que pasa más por convicción y trabajo que por ser liga o B nacional o lo que sea. Hoy Instituto demuestra que se puede jugar a otra cosa en Primera Nacional, como cuando estuvo Darío Franco en su primera gestión, siendo que nacionalmente se dice que en esta categoría no se puede jugar. Yo viví el Argentinos Juniors de Gabriel Heinze en 2017 y también demostró que se puede.

- ¿Extrañás trabajar en inferiores? ¿Tiene alguna similitud?

- Trabajar en inferiores no lo extraño porque en Sportivo Belgrano de San Francisco lo estamos llevando a cabo con Juan Manuel Arostegui. Por ahí es un poco extraño el no estar el día a día, pero es lo que me toca hoy. Sportivo Belgrano es un club lindo y grande del interior que me abrió la puerta para realizar una asesoría en la coordinación.

1 - Pablo Alvarez 3
- ¿Pensás que volverás en algún momento a Instituto? Más allá de que es la misma dirigencia, cambió el presidente y algunos directivos, ¿podrías volver con ellos?

- Algún momento volveré, no creo que sea en futuro inmediato, no lo veo así. Digo volveré porque tengo un sentido de pertenencia de un club que me capacitó, me dio trabajo, me enseñó y me pude potenciar como profesional. Fueron 14 años trabajando en unos de los mejores clubes nacionalmente reconocidos como formador de jugadores de fútbol.

- ¿Qué te genera eso último que decís, la marca La Agustina a nivel nacional?

- Orgullo por todos los que trabajan día a día en La Agustina, por los técnicos, profes, celadores, cocineros, cancheros, utileros, coordinadores, médicos, kinesiólogos, etcétera. Porque gracias a ellos y los jugadores se da el trabajo mancomunado de sacrificio, entereza a la adversidad, y convicción de una forma de ver y entender el modelo de formación, el cual es a veces  criticado, pero siempre tiene resultados a largo plazo. Y entiendo es el único objetivo en el trabajo de formación.

- Con el ojo clínico tuyo para ver talentos, ¿en la zona de la liga viste pibes con condiciones para pegar el salto a clubes de Primera División o Primera Nacional?

- No creo tener ojo clínico, si por ahí tener una experiencia de 21 años viendo niños y adolescentes y aprendiendo durante ese tiempo qué tiene valor y que no en las condiciones de los pibes. Sí hay en edades tempranas muchos niños con condiciones, que si no se los llevan los clubes grandes se pierden bastante ya en edades de adolescencia. Después hay varios ejemplos, Garnerone es uno y como él muchos más. En Instituto hay varios pero que le faltan años para llegar porque son niños todavía. Margaritini es de Atlético Río Tercero y ya hace varios años está en la pensión de Instituto. Pero son muchos, estos son por dar un ejemplo.



Un técnico detallista

Abraham Michref
Periodista - LV26.

Pablo Álvarez logró consolidar su sello en Atlético Rio Tercero. Implementa un sistema 4-3-3. Siempre busca salir jugando desde la última línea, abriendo los centrales para que el 5 se meta entre ellos y pueda iniciar las jugadas con posesión, además adelantando los laterales. De esta manera siempre intenta ser un equipo ancho. La mitad de la cancha aplica mucha movilidad y circulación. Arriba juega con dos extremos más un referente de área. La velocidad de los dos que van por afuera, a los que muchas veces se le suman los marcadores de punta, es una de las principales armas para hacer la diferencia por las bandas.

Atlético Río Tercero es un equipo muy intenso, tanto cuando tiene la pelota como cuando la pierde. De local o visitante siempre juega así.

Es un técnico detallista, y siempre pensando en cómo mejorar y potenciar el equipo. Sus prácticas son dinámicas y muy intensas. Siempre dice: “se juega como se entrena”.

De primer nivel

Daniel Maldonado 
Periodista -  Delta FM.

 Atlético es un equipo muy rápido de mitad de cancha hacia delante. En el torneo que fueron campeones, los hermanos Pavón fueron claves. Otra cosa, el piso del estadio del Centenario es de primer nivel, al igual que algunos refuerzos, y el cuerpo técnico; entonces aprovechó al máximo la localía. En su estadio Atlético terminó el torneo pasado invicto, con un promedio de tres goles por partido. Impresionante.

Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar