La CJO brilló en el Primer Encuentro Nacional de Big Bands en Rosario

Cultura 18/09/2019 Por
La Córdoba Jazz Orchestra, dirigida por el vientista Nicolás Ocampo, tuvo muy buena recepción de su material original, tanto de parte del público como de críticos especializados.
CJO Sebastián VargasRosario12
La Córdoba Jazz Orchestra tuvo una destacada performance en el Primer Encuentro de Big Bands realizado el fin de semana en Rosario. - Foto: Gentileza Sebastián Vargas (Rosario/12)

Es común dividir a los músicos que tocan jazz, entre los intérpretes y los compositores que, en muchos casos, también son arreglistas. Pues bien, las big bands no escapan a esa lógica divisoria. El Centro Cultural Atlas de Rosario fue escenario, el fin de semana pasado, del primer Encuentro Nacional de Big Bands argentinas con material interpretado, en algunos casos, y original, en otros.

Las big bands están cambiando su sonido

Históricamente, en nuestro país, las big bands han ejecutado composiciones standards del género hechas hace tiempo en la cuna del jazz: Estados Unidos. De hecho, el sonido y la cantidad de músicos de una big band (20 o 25) responden al momento de mayor popularidad del género en USA (las décadas de 1930 y 1940). Es el sonido típico que prohijaron grandes directores como Count Basie y Duke Ellington. Pues bien, eso está cambiando y se vio reflejado en el Encuentro de Rosario.

El viernes, abrió el encuentro la NEA Big Band, un colectivo armado entre músicos de Corrientes y Resistencia (Chaco), ciudades separadas por el río Paraná. La NEA big band es una banda independiente creada en 2015 por el baterista Pepo Bianucci, que recorrió básicamente standards del género con una correcta interpretación. La NEA Big Band es un emprendimiento muy loable, sobre todo en una zona del país donde el sonido predominante es el del chamamé y ritmos aledaños.

Luego fue el turno del Santa Fe Jazz Ensamble, agrupación con más trayectoria de la que han surgido enormes músicos del género como el notable pianista Francisco Lo Vuolo y el saxofonista Carlos Michelini, quien subió al escenario a tocar un par de temas. Conducido por un gran director (Pedro Casis), este Ensamble mostró interesantes aires de música popular argentina, en varios de sus temas. Uno de los picos altos del set fue  la versión de El Cascanueces de Piotr Illic Tchaikovsky, adaptada por Duke Ellington y Billy Strayhorn.

El sábado mostró lo mejor, incluyendo la Córdoba Jazz Orchestra

La noche del sábado exhibió, al comienzo, a la MusiMedios Big Band de Rosario, con la dirección de Casis y la participación especial de Juancho Perone en percusión, en un recorrido por la música argentina. La heterogeneidad de lo popular argentino escuchado abarcó desde la tradicional Chacarera santiagueña hasta Durazno sangrando de Luis Alberto Spinetta. En varios arreglos se notó la colaboración de compositores brasileños, todo dentro de un muy buen nivel.

MUSIMEDIOS ROSARIO_SJV3780 (12)
MusiMedios Big Band - Foto: Gentileza Sebastián Vargas (Rosario/12 ) 


Luego fue el turno de la Córdoba Jazz Orchestra que volvió a descollar recorriendo material de su disco Comechingonia, hecho con material compuesto en su gran mayoría por autores de jazz cordobeses, ya sea residentes en Córdoba o en el extranjero, con estupendos arreglos originales de su director Ocampo. También hubo tiempo para algunas composiciones nuevas del propio director, a más de una del bajista cordobés Fernando Huergo, docente del Berklee College of Music (USA) hace tiempo.

Merece destacarse la excelente acogida que el original material de la CJO tuvo entre el público y colegas especializados de diversos medios del país que la escuchaban por primera vez, además de los elogios recibidos de miembros de otras bandas. Lo que más impacta de la CJO no es sólo su originalidad y calidad interpretativa, sino que pareciera no tener techo en los riesgos que toma el director y arreglista y la muy buena respuesta de los músicos.

Por último, subió al escenario la Kaiser Big Band de Buenos Aires, dirigida por el joven Joaquín Cichello que hizo un repertorio de clásicos del género con un sonido contundente e impecable, en el típico estilo de las mejores big bands. Tuvo el aditamento extra de la presencia de la cantante paranaense Flopa Suksdorf que es una de las mejores voces nuevas de la escena del jazz argentino y ya lo ha demostrado en su álbum debut Afroblue (sello BlueArt de Rosario, 2018).

Positivo y exitoso por donde se lo mire, este Primer Encuentro de Big Bands tuvo el valor agregado de ser una instancia muy propicia para la interacción y el compartir experiencias de aprendizaje entre los músicos y los directores de los combos. Además, también resultó propicio para otra característica que suele predominar en las big bands: la camaradería entre los músicos.

 

 

 

Te puede interesar