“Jamás nos imaginamos un crecimiento tan vertiginoso”

Sociedad 13/09/2019 Por
Tras el cierre de la planta de SanCor en Brinkmann, un grupo de trabajadores creó una cooperativa que hoy está casi al tope de su capacidad productiva: La Nueva Esperanza Ltda.
Coop Nueva Esperanza_01
Un grupo de 10 trabajadores junto a 10 de sus familiares directos se organizaron para conformar una cooperativa de trabajo. - Foto: gentileza

chapa_ed_impresa_01

Después de que a fines de 2017 la planta de SanCor de la localidad cordobesa de Brinkmann cerrara sus puertas, un grupo de 10 trabajadores junto a 10 de sus familiares directos se organizaron para conformar una cooperativa de trabajo: hoy La Nueva Esperanza Ltda. produce unos 1.100 kilos de queso por día y está por llegar al límite de su capacidad productiva. 

Sin embargo, al comienzo lo que se sintió fue un golpe que sacudió a toda la ciudad y a la zona: se confirmaba el cierre de la planta de SanCor, que funcionaba allí desde hacía más de 70 años. Algunos empleados lograron ser reubicados en fábricas que la empresa tiene en Balnearia, Morteros y Sunchales, pero otros quedaron a la deriva. Fueron meses de incertidumbre y de angustia.

“Lo que más nos costó al principio fue que los productores de leche de la zona confiaran en un nuevo emprendimiento y que nos brindaran todos los días su materia prima. Éramos nuevos y ellos tienen que vender su producción todos los días”, le contó a La Nueva Mañana Melina Gerbaldo, abogada y presidenta de la cooperativa.

Al comienzo, para entender la manera en la que funciona una cooperativa de trabajo, viajaron a la ciudad de Mar del Plata para visitar Nuevo Amanecer, un emprendimiento que pasó por una situación similar cuando el dueño se fue y 70 trabajadores quedaron en la calle. Hoy son 120 personas trabajando allá. “Tomamos ese modelo”, contó Gerbaldo.

En febrero de 2019, cuando comenzaron a producir, procesaban 5.000 litros de leche por día tres veces por semana: una producción mensual de 60.000 litros. En mayo acordaron con un grupo de productores locales para que les provean materia prima de forma directa y la producción ascendió a 107.000 litros por mes. En junio fueron 186.000 litros y hoy procesan 10.000 litros diarios, lo que representa unos 1100 kilos de quesos por día.

El crecimiento de estos primeros meses de funcionamiento de la cooperativa sorprendió incluso a sus trabajadores: “Era algo deseado pero jamás nos imaginamos que el crecimiento iba a ser tan vertiginoso, sino que iba a ser más paulatino. Ahora lo que esperamos para el futuro cercano es expandir nuestra producción de manera tal que tengamos que trasladarnos a otro establecimiento fabril. Estamos a dos mil litros diarios de que eso suceda, así que creemos que en el corto plazo se nos va a dar. Hoy estamos procesando 10.000 litros de leche por día y la planta está preparada para procesar 12.000 litros diarios, así que estamos casi al tope”, dijo Gerbaldo.

Con la marca La Nueva Esperanza fabrican quesos duros, semiduros y blandos: queso cremoso, cuartirolo, mozzarella, en barra, fymbo, pategrás, sardo, sbrinz, port salud, en hebras y también crema de leche. La cooperativa funciona en un local que se acondicionó especialmente aunque ya reunía muchos de los requisitos que pide el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa), porque antes se utilizaba para el faenamiento de cerdos.

Apoyos

“Los que nos impulsaron con la idea de conformar una cooperativa fueron el intendente, Gustavo Tévez, y Fernando Daniele, secretario general de la Asociación de Trabajadores de la Industria Lechera de la República Argentina (Atilra). Además, el intendente fue fundamental en el proceso, porque hizo de intermediario con el gobierno de la Provincia para que podamos acceder al crédito principal”, contó Gerbaldo.

La inversión inicial fue de 7 millones de pesos (casi 14 millones en total), de los cuales dos millones fueron aportados por un crédito del Gobierno provincial a través de 20 microcréditos personales de $100 mil cada uno, con una tasa de interés del 9 por ciento anual, con un plazo de devolución de 24 meses y con tres de gracia. “Todavía nos estamos acomodando con esas obligaciones crediticias. El excedente que nos queda lo repartimos en porcentajes iguales entre los trabajadores. Una vez que cancelemos esos compromisos esperamos que el excedente sea mayor para cada uno de los que conformamos la cooperativa”, contó la abogada.   

–¿A dónde venden sus productos?

–Vendemos al público en el local que tenemos, a almacenes, despensas y rotiserías. También en Morteros, en San Francisco, en Rafaela, en Santa Fe capital, un distribuidor lleva los productos a la ciudad de Córdoba y desde Tucumán se llevan la mayor parte de los productos para distribuirlos en el norte del país.

La cooperativa de Brinkmann tiene una situación particular que todavía no se resuelve y es que los 10 trabajadores de SanCor están en un estatus que se llama “jornada libre”. Eso significa que siguen siendo empleados de SanCor y cobran el 70 por ciento de su sueldo. Por eso, hasta tanto se resuelva su situación laboral, los que conforman formalmente la cooperativa son los 10 familiares directos. Sin embargo, todos trabajan. “Llegamos a un acuerdo con SanCor que estipula que esas personas trabajan en la cooperativa hasta que se resuelva su situación laboral en SanCor”, contó la presidenta de la cooperativa. 

–¿Cómo se distribuye el trabajo en la cooperativa y qué horarios hacen?

–Quienes están en el sector de Producción trabajan desde las cinco de la mañana hasta que se termina la producción, a las dos o tres de la tarde. Siete personas trabajan en Producción. Otra persona trabaja en el etiquetado y encajonado de los quesos. Cuatro personas trabajan en el local de venta directa al público. Y en administración somos dos personas.

Fue un largo camino desde el cierre de la planta de SanCor hasta este nuevo presente de producción y crecimiento. Ahora –dicen– esperan seguir ampliando la producción y, además, dar trabajo a más gente. 

Coop Nueva Esperanza_02
"La Nueva Esperanza" fabrica quesos duros, semiduros y blandos: queso cremoso, cuartirolo, mozzarella, en barra, fymbo, pategrás, sardo, sbrinz, port salud, en hebras y también crema de leche.


La Cooperativa de trabajo La Nueva Esperanza está en la calle Sarmiento al 860 de la ciudad de Brinkmann.
Teléfonos: 03562/15409689 Fijo: 03562/400453.
Redes sociales: Instagram @coopnuevaesperanza / Twitter @coopnuevaesp
Mail: [email protected]
    

Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar