Francisco Paco Oliveira: “La situación es realmente desesperante”

Política / Economía 13/09/2019 Por
Lo afirmó el sacerdote que integra el Grupo Curas en la Opción por los Pobres. La crisis que viven los sectores más postergados en el país y las medidas paliativas del oficialismo.
Oliveira 01 © Cta
“Lo que hace falta es que no haya más un gobierno neoliberal que concentra la riqueza en pocas manos”. (Foto: CTA)

chapa_ed_impresa_01


Especial para La Nueva Mañana

Producto de la crisis a la que llevó la política macrista, se llegó en cuatro años a 14,3 millones de pobres en las zonas metropolitanas del país, según datos oficiales. Dentro de esa cifra, unos 3,6 millones no logran siquiera acceder a la canasta de alimentos y es mucho peor si además se cuenta la población rural.

Sin embargo, desde el oficialismo siguen desconociendo la situación de la población. “En Argentina no hay hambre ni emergencia”, resumió esta semana el pensamiento de Cambiemos el secretario de Cultura, Pablo Avelluto.

Para contrastar la realidad desde adentro, La Nueva Mañana entrevistó al sacerdote Francisco “Paco” Oliveira, miembro del Grupo Curas en la Opción por los Pobres de Argentina que trabajan con los sectores más empobrecidos de la población.

- ¿Como repercute la crisis económica y social en los sectores más postergados con los que ustedes trabajan en todo el país?

- Hace poco tuvimos el encuentro nacional y la realidad es que en todos los lugares del país es la misma situación dramática. Es patente la falta de trabajo, se desorganizó todo porque no hay trabajo, no hay changas, hoy las changas que quedan es revolver la basura y hay cada vez más gente en esta actividad. Los pequeños emprendimientos duran poco porque es vender torta frita, rosquitas pero hay tanta oferta y tan poca demanda que eso dura poco tiempo. Aumentaron los puntos de venta de drogas porque termina siendo una forma de sobrevivir y este Gobierno lo único que hace es atacar a los sectores más débiles de la cadena y no ataca a las mafias y a los que manejan estos negocios.

“Hoy todas las variables económicas y sociales están desbarrancadas y hoy hay hambre en nuestra patria, en la tierra que le da de comer a medio mundo”.

La realidad es que la gente está comiendo porque hay comedores, porque las iglesias católicas, las iglesias evangélicas, las organizaciones sociales, como dijo el obispo de Quilmes gracias a Dios que están las organizaciones sociales, organizan estos comedores y al menos la gente esta pudiendo comer, sino hoy mucha más gente iría con un plato menos de comida a dormir.

- ¿Coincide con los especialistas en desarrollo social que el país está viviendo una catástrofe social?

- Totalmente, como le digo, la situación es realmente desesperante y yo ya no tengo ninguna esperanza que este gobierno cambie absolutamente nada. Se dictó la emergencia alimentaria pero no por su deseo, lo único que hace a favor de los sectores más pobres es cuando no le queda más remedio. Este es un gobierno que genera pobres continuamente por la política económica que lleva adelante y después tira algún huesito para que la gente roa los huesos. Lo que hace falta es que no haya más un gobierno neoliberal que concentra la riqueza en pocas manos. Este gobierno sacó los impuestos a los sectores más concentrados de la economía, dejó la economía en manos del mercado porque ellos creen o les conviene creer que el mercado se autoregula y dijeron que iban a llegar millones de inversiones y no llegó ninguna y para peor nos metieron en una deuda externa asfixiante que vamos a tener que pagar durante muchísimos años, y finalmente tuvieron que poner un control de capitales porque sino esto ya hubiese explotado. Es decir todo lo que hicieron lo hicieron mal para el pueblo , tenemos el 52% de nuestros niños pobres, un montón de gente en la indigencia, un montón de gente en la calle. Todas las medidas que tomaron fueron paliativos, lo que hay que cambiar es el modelo económico. Por eso lo que estamos esperando es que haya un nuevo gobierno, que se haga cargo del desastre del tsunami que dejó éste, como el de Fernández -Fernández que sabemos que tienen como primer objetivo reactivar el mercado interno y acabar con el hambre en la Argentina y empecemos otra historia.

- No quedó sector en el país, inclusive el grupo al que usted pertenece, que no haya reclamado por la emergencia alimentaria. ¿Era imprescindible que se declarara?

- Claramente, alimentaria y nutricional porque encima nuestros chicos o los que van a los comedores, no es que están comiendo bien, por el contrario cada vez son más personas y cada vez podemos responder de peor manera, no tenemos los elementos suficientes para dar de comer como corresponde, entonces le tiras un poco mas de agua a la olla y le pones un poco menos de carne y eso no es darle una buena alimentación a la gente.

“Lo que la gente quiere es trabajar, en un trabajo digno, pero la realidad hoy en el país es otra, todos los días cierran fábricas”.

- ¿Qué le generaron las expresiones del senador y candidato a vicepresidente de Juntos por el Cambio, Miguel Pichetto, sobre quienes marchan con las organizaciones sociales, diciendo que son vagos, que no quieren laburar?

- Sus expresiones son siempre un insulto, un insulto a los pobres, a los humildes, a la clase trabajadora. La verdad no puedo entender cómo se puede decir peronista una persona así, que fue parte de un gobierno como el de Néstor y Cristina que justamente incorporó seis millones de personas al mundo del trabajo y acabó con muchísimos planes. Lo que la gente quiere es trabajar, pero en un trabajo digno, pero la realidad hoy en el país es otra, todos los días cierran las fábricas, todos los días está quedando gente en la calle, entonces no se entienden las expresiones de Pichetto.

- A fines de 2015, la FAO anunció que la Argentina había erradicado el hambre ¿después de cuatro años de macrismo se puede decir que hay hambre en el país?

- Juan Carr decía que en la Argentina no hay hambre. A ver, no estábamos entonces en el paraíso, había gente que estaba pasando necesidad, había sectores en la línea de la pobreza pero habia un cierto ordenamiento. Hoy todas las variables económicas y sociales están desbarrancadas y hoy hay hambre en nuestra patria, en la tierra que le da de comer a medio mundo. Pero cómo no va a haber hambre si el pan está a cien mangos, si la leche está a cincuenta, si lo que más aumenta son los precios de los alimentos, los productos esenciales. Cómo no va a haber hambre si la gente en los sectores más bajos con suerte tiene cinco o siete mil pesos para comer, cómo no va haber hambre si en los comedores escolares se come, hoy con el aumento que dio (la ministra de Desarrollo Social, Carolina) Stanley, con 30 pesos quién puede comer algo con ese valor hoy. Imagínese si tiene que comprar un remedio, imagínese comprar unas zapatillas para los chicos, bueno imposible .

  

 

Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar