La Córdoba Jazz Orchestra, en el Festival de Big Bands de Rosario

Rosario será sede del Primer Festival de Big Bands del país. Una oportunidad estética, auditiva, absolutamente incomparable para músicos y público
CJO © DRRD
- La CJO interpretará parte del material de ‘Comechingonia’ (disco de 2017, grabado en el Teatro del Libertador) y temas nuevos, con arreglos originales. Foto: DRRD

chapa_ed_impresa_01


Especial para La Nueva Mañana

Este fin de semana, Rosario será sede del Primer Festival de Big Bands argentinas, que con variedad de estilos buscan hacerse de un espacio propio dentro del floreciente espectro de la escena del jazz argentino. Nuestra ciudad estará presente con la CJO (Córdoba Jazz Orchestra), la big band local de mejor sonido y mayor originalidad, bajo la dirección del vientista Nicolás Ocampo.

El Centro Cultural Atlas será sede de la novedosa convocatoria con cinco big bands: el viernes estarán el Santa Fe Jazz Ensamble y la NEA Big band, combo armado con músicos de las ciudades de Corrientes y Resistencia (Chaco); mientras que el sábado será el turno de la MusiMedios Big Band (Rosario), la Kaiser Big Band de Buenos Aires y nuestra CJO.

Ocampo, como director de la CJO, evalúa como “muy bueno que se inicie un plan de desarrollo anual de festivales que visibilicen el trabajo de las grandes orquestas de jazz”. A la vez, considera que “lo más interesante, en esta primera edición, es que las cinco bandas que participan tienen un enfoque bien diferente en cuanto al repertorio y a la estética musical, lo cual lo torna interesante para el público”.

En cuanto al repertorio del concierto, Ocampo indicó que tocarán parte del material de ‘Comechingonia’ (disco de 2017, grabado en el Teatro del Libertador) y temas nuevos, con arreglos originales, pertenecientes al bajista cordobés Fernando Huergo (radicado en Estados Unidos) y otros de autoría propia.

“Una oportunidad estética y auditiva incomparable”

Por su parte, Hugo Vitantonio, organizador del Festival, manifestó sobre la esencia del sonido big band que “la experiencia sonora de una Big Band es diferente a cualquiera otra. Surgen por la necesidad de obtener volumen en los salones de baile, en tiempos en que no se utilizaba la amplificación electrónica. Es como un gran combo. Habitualmente, los combos son de 5, 8, 10 integrantes; la Big Band los duplica.

A partir de allí, los músicos aprovecharon la situación para comenzar a generar nuevas orquestaciones. En lugar de tener un saxo, tener cinco, y ya la armonía crece. Ese tipo de sonoridades, a los músicos les genera una oportunidad estética, auditiva, absolutamente incomparable con lo que es tocar solo. Además, hay un repertorio específicamente pensado para Big Bands y otro para standards, que obedece a otro tipo de variantes”.

 

 

Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar