Zabala supo escuchar y Sills fue una solución en Instituto

El DT acomodó la estructura y priorizó la necesidad de equilibrar desde el mediocampo. Los resultados comenzaron a aparecer.
zabala iacc
Zabala ahora con otro esquema cambió la suerte de Instituto. - Foto: Showsport.

No fue promisorio el arranque de Instituto en la Primera Nacional y a pesar de que ahora goza de un veranito, cerca estuvo de cambiar de proyecto y de entrenador. Es que César Zabala también es parte de este replanteo general, ya que ajustó parte del sistema y se acomodó de atrás para adelante, después de sufrir más de la cuenta en las primeras dos fechas del torneo.

Es que ahora con cuatro puntos Zabala respira aliviado pero estuvo contra las cuerdas en dos partidos había recibido cinco goles y con un síntoma preocupante, con un mediocampo sin marca ni retroceso, exponiendo la última línea. El diagnóstico no era favorable. Y hasta se habló de la necesidad de un cambio.

Zabala pretendía un equipo ofensivo pero sin orden. Una idea que atacaba con mucha gente pero que retrocedía sin hacer relevos. Y lo pagó. El 4-3-3 dejaba solo a Ignacio Antonio y a la defensa muy expuesta, con laterales que no lograban coordinar los movimientos. Hasta que tomó consciencia, después de una charla con la dirigencia, decidió equilibrar la estructura y salió bien.

Ya con Juan Sills, lo centralizó junto a Antonio y de esa forma, llegó un balance aceitado y sacó cuatro puntos de seis posibles. Es decir, con un 4-2-3-1 logró solucionar muchos aspectos que su ambición le habían llegado a pensar en un Instituto súper ofensivo. 

Ahora goza de otra salud más allá de que metió un gol en 180 minutos. En su momento lo peor había llegado ante Sarmiento de Junín aunque lo mismo Zabala ponderó el ataque, como la mejor actuación de todas. 

Pero cambió y le salió bien, sin traicionar ideales pero casi con un solo delantero, con doble cinco, ya no sufre las averías y se acomoda con el objetivo de volver a ser protagonista en la Primera Nacional.

Te puede interesar