Estudiantes crearon un carnet de descuentos para paliar la crisis

Sociedad 09/09/2019 Por
La propuesta de una agrupación del Centro de Estudios Superiores de San Francisco apunta a descomprimir las subas en la canasta estudiantil y evitar la deserción.
Cres San Francisco 00003
Con la propuesta más de 600 estudiantes que se encuentran matriculados podrán acceder de forma gratuita y sin límite de tiempo al carnet de beneficios - Foto: prensa CRES San Francisco.

chapa_ed_impresa_01


Especial para La Nueva Mañana

El aumento de precios no resulta novedoso para ningún ciudadano de a pie que se acerque a las góndolas de cualquier almacén de barrio, “supermall” o kiosquito amigo, o que simplemente acceda a un catálogo online de compras.

Si hacemos cuentas desde una perspectiva rigurosa podemos advertir que el Índice de Precios al Consumidor (IPC) correspondiente a julio arrojó un aumento del 2,35% (en comparación a junio) y un acumulado del 24,58% en los primeros siete meses del año en Córdoba.

La categoría que más sufrió incrementos desde diciembre de 2018 fue la relacionada con los servicios (agua y electricidad) y los combustibles (29,08%). A ese capítulo le siguen los de enseñanza (27,74), salud (26,46%), alimentos y bebidas (25,83%) y esparcimiento (24,11%). En lo que respecta al transporte y las comunicaciones la suba de precios alcanzó el 19,34%. En tanto que el alza en indumentaria y calzados rozó el 17,04%.

El Índice de Precios al Consumidor (IPC) correspondiente a julio arrojó un aumento del 2,35%, en comparación a junio.

Sin embargo, en las próximas semanas, estos porcentajes quedarán en el olvido cuando la Dirección General de Estadísticas y Censos de la Provincia dé a conocer las cifras correspondientes al mes de agosto.

En este contexto, altamente desfavorable en materia económica, estudiantes del Centro Regional de Educación Superior (CRES) de la localidad de San Francisco, en el este provincial, desarrollaron una “tarjeta de beneficios” orientada a paliar la crisis desde la universidad.

La iniciativa surgió como una respuesta superadora para favorecer a los alumnos de la dependencia, a través del trabajo conjunto con comerciantes de la zona.


Un leve respiro a la economía estudiantil

En julio de este año, la agrupación “Revuelta Estudiantil” desarrolló un proyecto que apunta brindar un acompañamiento, desde una perspectiva económica, a aquellos estudiantes que quieran acceder a beneficios y descuentos para amortiguar el aumento de la inflación.

Al respecto, Belén Luna, secretaria general del Centro de Estudiantes del CRES SF comentó que la iniciativa tuvo como antecedente una cuponera de descuentos que se había otorgado a los estudiantes de Diseño Industrial por los elevados gastos que tenían que afrontar para adquirir artículos de librería y papelería.

“La idea surgió durante las vacaciones de invierno cuando comenzamos a diagramar las actividades del segundo cuatrimestre. Meses atrás veníamos con una idea de generar un carnet de descuento. Junto a otros compañeros nos pusimos a buscar comercios en la zona cercana a la universidad que quisieran sumarse a la propuesta”, relató en diálogo con La Nueva Mañana.

Para Belén, la iniciativa se centra en el pilar fundamental de la empatía con la realidad que atraviesa el otro. “La idea es darle una mano a los estudiantes entendiendo el contexto socioeconómico en el que estamos viviendo. Sabemos lo que cuesta estudiar y más en el caso de los que se trasladan desde otras localidades. Por eso, buscamos otorgarles un alivio para que puedan ir un poco más tranquilos a la verdulería y pagar más barato”, detalló.

Un combo que puede provocar más deserción estudiantil

De acuerdo a un relevamiento realizado por la agrupación, el 60% de los estudiantes del instituto, dependiente de la Universidad Nacional de Villa María, trabaja para mantener sus estudios. El porcentaje incluye también a aquellos que poseen algún familiar a cargo.

Por otra parte, estiman que la Canasta Total Estudiantil alcanza un total de 15.000 pesos en el caso de aquellos que provienen desde otras ciudades y que deciden alquilar en la zona para continuar con su educación.

Estos números son alarmantes y se teme que, de manera directamente proporcional a la crisis, se incremente la deserción estudiantil.

En ese sentido, Belén afirmó que “la realidad de los estudiantes no escapa a lo que sucede con el resto de los sectores sociales”. “La situación es más aún complicada para aquellos que tienen que alquilar y trasladarse varios kilómetros para poder estudiar. También pensamos en la realidad de quienes deben dirimirse todos los días entre estudiar o trabajar porque hoy las prioridades son otras. La mayor causa de deserción es la vinculada a cuestiones económicas. Los estudiantes cambiamos de prioridades ante la necesidad”, remarcó.

Universidad estudiantes universitarios


El gran aporte de los comerciantes

La tarjeta de descuentos fue ampliamente valorada por los comercios locales ya que no solamente les permite colaborar con la situación de los universitarios que llegan o viven en la ciudad, sino que además les posibilita promocionar sus productos y potenciar sus ventas.

Comerciantes de los barrios Independencia, Dos Hermanos y Centro se sumaron inmediatamente en la iniciativa y en la actualidad más de una decena de negocios ya se encuentran adheridos. Los beneficios se localizan en sectores concurridos por la masa estudiantil ya sea por cuestiones de vivienda o por encontrarse próximos a la universidad.

Tal fue la magnitud de la recepción que los mismos negociantes desarrollaron junto a los autores del proyecto un sistema de cartería para identificar aquellos locales que ofrecen descuentos que van desde el 5 al 30%.

“Cuando les acercamos el proyecto, la mayoría de los comerciantes manifestaron empatía con la realidad de los estudiantes. Nos contaban que hay muchos chicos y chicas que compran por día lo que pueden con 30 pesos por que no les alcanza para más”, relató la joven en relación al acompañamiento recibido por el sector comercial de la localidad ubicada en el departamento de San Justo.


Una propuesta sin fronteras

Los coordinadores del CRES respaldaron desde un primer momento la propuesta y le otorgaron el marco institucional para que pudiera formalizarse.

De ese modo, los más de 600 estudiantes que se encuentran matriculados podrán acceder de forma gratuita y sin límite de tiempo al carnet de beneficios que contará además con el número de su legajo.

Abarca a estudiantes de las carreras de Administración, Contador Público, Comunicación Social y Diseño Industrial, que deseen realizar compras en verdulerías, carnicerías, librerías y rotiserías. Además aplicará además para viajes con algunas empresas de taxis o para quienes quieran acceder a un corte de cabello o comenzar una actividad física en un gimnasio.

“La recepción por parte de los estudiantes fue muy buena. Recibimos mensajes y consultas desde el primer día. La idea fue creciendo y ahora abarca a todo el claustro”, sostuvo la estudiante.

Este trabajo del centro de estudiantes se complementa con “fotobecas” para quienes no puedan acceder a sus apuntes y becas de trabajo.

Con miras al futuro, desde el agrupación ya se está trabajando para intentar potenciar y expandir esta propuesta a todos los centros universitarios de la UNVM y alcanzar la mayor cantidad de estudiantes.

Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar