Clemente Rodríguez, a “la carga Barracas”

Deportes 09/09/2019 Por
El ex lateral izquierdo de Boca y la Selección Argentina ahora milita en la Primera Nacional, en el no tan modesto Barracas Central. Con 38 años y el oficio de siempre, opinó de su momento personal y de la Libertadores.
clemente rodriguez noir - Foto Diego Roscop
- "En la cancha todos quieren ganar y nadie se acuerda si jugaste en Boca, si fuiste campeón de la Libertadores o jugaste un mundial" asegura Clemente. Foto: Diego Roscop

chapa_ed_impresa_01


Especial para La Nueva Mañana

La metáfora utilizada dentro del lenguaje y lunfardo futbolero cuando algún equipo dependiendo el momento del partido, apunta a ir al ataque sin brújula definida, se suele decir “fue a la carga Barracas”. En la traducción  y como parte de la construcción social del idioma de la pelota, se asemeja a un estilo de ir al arco de enfrente como sea, bienvenidos sean los pelotazos largos a los delanteros o con diagonales, pero con más convicción que otra virtud a la vista.

Con esa misma actitud pero con criterio y orden sobre todas las cosas, podría acomodarse a ese mote perfeccionado el lateral izquierdo Clemente Rodríguez, hoy con 38 años y con hilo en el carretel.

Gran escalador en tiempos de Boca campeón del continente y en el certamen local, el ex Los Andes también paseó su fútbol en Europa y en la Selección Argentina. Distinguido por sus proyecciones pero no “a la carga barracas” sino que lo hacía con intensidad, pero como su club actual es el humilde Barracas Central, recientemente ascendido a la Primera Nacional, el vuelo literario invitaba a titular de esa forma la entrevista que le pudimos hacer en La Nueva Mañana.

Barracas Central no tiene mucho de humilde ya que es el club donde creció en su vida dirigencial el actual presidente de AFA, Claudio “Chiqui” Tapia, razones por la cual los llaman “el caballo del comisario” por supuestos privilegios que reciben o siempre quedarán en sospechas, como le pasará siempre al Arsenal de Sarandí del extinto Julio Grondona.

“Es una categoría especial, no es para cualquiera, nadie puede confiarse en el fútbol de hoy. Me encuentro en un momento de mi carrera donde quiero disfrutar lo que hago, sin perder la llama de conseguir cosas, y acá en Barracas encontré un grupo con los mismos objetivos, que viene de ascender y por eso todo es una aventura”, declaró en su primera expresión Rodríguez, más conocido como Clemente por encima de su apellido, para después zambullirse en un cuestionario que abarcó la previa del duelo de Boca-River en la Libertadores, su presente y el del combinado Nacional.

- ¿Cómo te recibió la Primera Nacional?

- Es una categoría brava, nosotros arrancamos bien, estoy comprometido con lo que pretende el club. Algunos nos dicen injustamente que nos ayuda AFA porque es el club del presidente y nada que ver, somos todos iguales para los árbitros. Además este equipo ascendió de punta a punta, sin ayuda.

-¿Cómo te tratan en el vestuario y los rivales? ¿Con respeto?

-En la cancha todos quieren ganar y nadie se acuerda si jugaste en Boca, si fuiste campeón de la Libertadores o jugaste un mundial. Todos te quieren ganar. Afortunadamente el grupo de gente de Barracas es bueno, humilde, compañero. Es un nuevo desafío que decidí a afrontar, y encontré respeto desde el primer momento. Acá nadie es egoísta.

- ¿En qué momento te encontrás de tu carrera?

- Venía de jugar en Colón por tres años, me salió esta chance y me copó la idea. Todavía sigo disfrutando de jugar al fútbol, continúo mentalizado, con la necesidad de ganar algo siempre.

- ¿Cuánto hay que esperar para ver las escaladas de Clemente por la banda?

- (Risas) Es muy diferente la Primera Nacional, hay mucho roce, los espacios son acotados, casi no hay tiempo para pensar. Todos te presionan más, en la marca, son más brutos (sic) por decirlo de alguna manera. Pero es cuestión  de adaptación, yo tengo experiencia y no me está costando aunque lo mismo hay que estar preparado y mentalizado.

Boca y la Selección, una satisfacción

Clemente coronó con Boca tres copas Libertadores (2001, 2003 y 2007) además de sumar una medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004 y disputar un Mundial con Diego Maradona de DT, en Sudáfrica 2010. Por eso la referencia a su participación  en la víspera del superclásico en las semifinales del máximo torneo continental fue impostergable.

“Los clásicos son especiales siempre, eso es ya sabido, ojalá sea con paz después de lo que pasó en Madrid y ojalá lo pueda ganar Boca, que llega mucho mejor que antes. Son 180 minutos infartantes y uno debe estar concentrado todo el tiempo, sin pestañear. En esos partidos hay que estar preparado para todo”, graficó.

- ¿Tanto puede influir un DT? Más que nada comparando al Boca de Carlos Bianchi con este River de Marcelo Gallardo…

- Cada uno tenía su estilo, en mis tiempos teníamos una supremacía sobre River en los resultados y en los ‘mano a mano’. En estos últimos años River logró dar vuelta eso, pero cada serie tiene su singularidad y está edición no va a ser la excepción. Igual, a la cancha entran los jugadores y resuelven ellos. Los entrenadores acompañan, enseñan, hacen cambios pero los responsables somos los jugadores.

- ¿Alguna opinión de este nuevo proceso de la Selección Argentina?

- Está en medio de un proceso generacional después de algunas camadas importantes, el DT Lionel Scaloni está buscando un estilo, fue ayudante de campo en otros procesos y eso puede ayudar. En esto no hay nada que te salve, es salir a la cancha y hacer lo mejor, dentro del trabajo realizado. Me ha tocado ser dirigido por maestros como Bielsa, por motivadores como Maradona y Basile, por esquemáticos  y exigente de lo táctico como Alejandro Sabella y cada uno dejó su marca. De todos se aprende. Lo veo bien. La camiseta de la Selección despierta lo mejor de cada jugador y espero que este equipo tenga ese mismo contagio.

Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar