Córdoba busca mejorar la disposición final de residuos urbanos

El dilema de la basura en Córdoba demanda una intervención de toda la sociedad para solucionarlo. Desde el Estado, se impulsan acciones para mitigar los efectos de este creciente problema que afecta la calidad del ambiente.
Diego Suarez © 2019 Javier Imaz_001
Diego Suárez, funcionario a cargo de la Dirección de Conservación de la Biodiversidad y Recursos Naturales. - (Foto: Javier Imaz / LNM)

Suple 13 - Vida Sustentable III - Bnr

 
 
 


Qué se hace con los residuos que genera la actividad humana? Esa es una pregunta que se formulan constantemente en las dependencias gubernamentales que tienen injerencia en el tema. La provincia de Córdoba tiene un territorio de 16 millones de hectáreas y 427 municipios y comunas y el desafío es llegar a todas.

Por un lado, el común de la gente entiende que este asunto depende de la gestión de las autoridades en materia ambiental. Pero, por el marco legal vigente, hay diversas cuestiones que están bajo otra jurisdicción. Es el caso de los agroquímicos, que están en la jurisdicción de la Secretaría de Agricultura y Ganadería, que es quien fiscaliza cuando se utilizan y aplican estos productos. Pero, las leyes dan un margen de intervención a la Secretaría de Ambiente en el tratamiento de los bidones vacíos. En ese caso, la nueva ley de residuos peligrosos da una pequeña participación que desde Ambiente se aprovecha para tener injerencia y dar garantías sobre su correcta disposición final.

Compromiso social

En la actual gestión se decidió aplicar una herramienta, los acuerdos socioambientales, que tienen que ver con la articulación con los actores sociales locales. Como es muy difícil llegar a todos los rincones con recursos propios, desde las esferas gubernamentales se estableció que para poder trabajar el territorio hay que acordar con los actores sociales.

Los acuerdos socioambientales son la declaración pública de un compromiso que tienen los actores locales, el intendente, la cooperativa, las ONG´s, el sector religioso, la Policía, la escuela, los bomberos. Todos estos actores son convocados a firmar un compromiso público acerca del trabajo que van a desarrollar, analizar y detectar los problemas ambientales que ellos creen que tienen en la localidad, y fijar líneas de acción para solucionarlos.

En los últimos años se llevan firmados a nivel regional 18 acuerdos socioambientales, con departamentos y ciudades como Río Cuarto y Bell Ville.

Contenedores
Los municipios que son los responsables constitucionales de la basura de sus localidades tienen que entender que el correcto tratamiento de los residuos coienza en la educación de sus habitantes. (Foto: NA)

Tres ejes de gestión

A través de los acuerdos socioambientales se determinan los principales problemas ambientales. Ellos son: el tratamiento de los residuos sólidos urbanos; forestación, reforestación y tratamiento de los bosques nativos; y educación ambiental.

Sobre los tres ejes mencionados se viene trabajando, desarrollando acciones como la conformación de entes, aprobación de las licencias ambientales de los sitios de disposición, el financiamiento posterior, la selección diferenciada en origen y la educación ambiental.

Todo ese trabajo está logrando ciertos objetivos. Uno de los más relevantes es que se logró la construcción de un vertedero nuevo en el departamento Tercero Arriba, que ya está en funcionamiento y están en proceso de cierre los basurales a cielo abierto del departamento. Estos basurales habían sido convertidos en sitios de disposición precaria, ordenados, con frentes de trabajo, cobertura, seguridad, control de vectores. En esas condiciones están los 17 basurales de Tercero Arriba que se están por clausurar.

Por otro lado, se está construyendo un vertedero regional en Porteña, que servirá para 8 localidades. Será una planta de tratamiento con la fosa impermeabilizada. Allí además del enterramiento se hará la clasificación y el encapsulado de los residuos generados en el noreste del departamento San Justo.

Además, ya están listos para ser financiados y terminados en todo lo administrativo y técnico dos proyectos importantes: la planta de tratamiento y el relleno sanitario de Totoral y el de la microrregión de Ansenuza.

Ahora, los esfuerzos de la Secretaría de Ambiente están enfocados en el inicio del trabajo técnico con Cruz del Eje para recuperar la planta de tratamiento de esa localidad para atender la región de Punilla norte.
Vale recordar que ya vienen funcionando las plantas de tratamiento de Villa Carlos Paz, Villa Dolores, Calamuchita, Leones y Laboulaye. A través del área de Residuos Sólidos Urbanos de la Secretaría, con inspecciones periódicas, se sostienen en condiciones de funcionamiento aceptable todos estos sitios de disposición.

Basural
En Tercero Arriba, están en proceso de cierre los basurales a cielo abierto de todo el departamento.

Un ejemplo a seguir

Un foco de atención es considerar los residuos sólidos urbanos como una oportunidad de desarrollar productos para que puedan pasar a ser insumos para otra actividad.

Esto se logró a través de la sinergia entre la Secretaría de Ambiente, la empresa Holcim y la planta de tratamiento de Villa Carlos Paz. A través de la clasificación en origen que se estableció en la villa serrana se obtienen dos componentes, los secos y los húmedos. Lo seco tiene una valoración por parte de una cooperativa que separa cartones, plásticos, metales. Todos estos materiales, que en las fosas ocupan mucho volumen, a veces cuesta valorizarlos porque es un mercado muy volátil y a veces hasta informal.

La empresa Holcim, a través de su subsidiaria Geocycle Argentina, trata residuos peligrosos en el horno de su planta industrial de Malagueño. Se hizo la propuesta de poder valorizar estos productos que ya estaban clasificados en el relleno sanitario de Carlos Paz como combustible para el horno a bajo costo, comparado con el combustible tradicional. Es un proceso de incineración a alta temperatura, que se realiza a 1.900°. Los efluentes gaseosos que salen son eficientemente tratados en las columnas que ya están preparadas para tratar residuos peligrosos.

Es un “Ganar-Ganar”, según lo definen los funcionarios de Ambiente. Gana la empresa porque tiene un combustible más económico. Gana la planta de tratamiento porque se disminuye la cantidad de residuos que se disponen y se extiende la vida útil del relleno sanitario.

Municipios involucrados

Esta iniciativa despertó el interés en otros lugares de la provincia pero, aquí surge otro punto relevante de la problemática. En el tema de los residuos, los municipios que son los responsables constitucionales de la basura de sus localidades tienen que entender que el correcto tratamiento de la basura arranca en sus habitantes. El vecino tiene que hacer una clasificación en origen. ”Y después viene un proceso de colecta diferenciada y valorización que implica una nueva selección de esos residuos en algún punto de destino.Todo este proceso solo es posible con el compromiso de toda la sociedad, a través de la autoridad local que implementa la clasificación y la recolección diferenciada.”Hasta el momento, solamente con Villa Carlos Paz se está haciendo este trabajo. A futuro, que se incorporen otras localidades en esta modalidad es visto con buenos ojos desde el gobierno, siempre que se haga todo el trabajo previo y ordenado. La Municipalidad de Unquillo está interesada en hacer la misma práctica, lo que permite trabajar con el municipio para ordenar el tratamiento local.

Cormecor: ¿un camino con salida?

La Corporación Intercomunal para la Gestión Sustentable de los Residuos Sólidos Urbanos del Área Metropolitana de Córdoba (Cormecor) es una sociedad anónima integrada por la Municipalidades de Córdoba, Villa Allende, Estación Juárez Celman, Malvinas Argentinas, Río Ceballos, La Calera, Despeñaderos, Alta Gracia; y las Comunas de Villa La Bolsa, Villa Los Aromos; y el Sindicato Único de Recolección de Residuos y Barridos de Córdoba (Surrbac).

“Esta sociedad se formó en 2012 y desde entonces intenta aplicar un sistema para la disposición final de los residuos urbanos del Gran Córdoba pero, por sucesivos conflictos, su concreción está frenada por la intervención de la Justicia.”

“La realidad que tenemos nosotros es que se está disponiendo en Piedras Blancas y por ahí, siempre analizamos con el secretario Britch que, desde que asumimos, a Piedras Blancas siempre le quedaba un mes. Nosotros tratamos de hacer la licencia del complejo Cormecor. Por una cuestión social y de la Justicia, ese proceso no pudo avanzar”, explicó Diego Suárez, a cargo de la Dirección de Conservación de la Biodiversidad y Recursos Naturales.

“A partir de eso desde la Secretaría de Ambiente se comenzó a barajar qué alternativas se podrían ofrecer para superar estas circunstancias”, agregó.

Diego Suarez © 2019 Javier Imaz_006
 “Se generan alrededor de dos mil toneladas por día para procesamiento en el área metropolitana que comprende la ciudad de Córdoba y el Gran Córdoba”. (foto: Javier Imaz / LNM)

Suárez precisó que se empezaron a hacer algunos análisis de la cantidad de residuos que se generan. Esos análisis más el diagnóstico ambiental arrojaron que se generan alrededor de dos mil toneladas por día para procesamiento en el área metropolitana que comprende la ciudad de Córdoba y el Gran Córdoba.

“En la provincia de Córdoba, los grandes centros urbanos tienen rellenos sanitarios funcionando en condiciones precarias. Tanto Piedras Blancas como otros lugares. Entonces empezamos a analizar un montón de tecnologías”, indicó. “Se nos ocurrió descentralizar esta área con algunos predios que están en estudio, aproximadamente a 60 o 70 kilómetros de Córdoba y utilizando como concepto la Red de Accesos a Córdoba (RAC). Ahí determinamos cinco predios que podrían ser la solución para estas plantas de tratamiento. Cada una de estas plantas de tratamiento trataría 400 toneladas por día, que conformarían lo que se produce en todo el Gran Córdoba”, señaló.

Esta posibilidad de hacerlo cada 60 o 70 kilómetros hace que para afuera de ese radio también haya un tratamiento, con lo cual en este esquema quedarían incluidos 170 municipios y comunas, con una población estimada en dos millones de habitantes.

“Esta tecnología está en estudio y esta tecnología podría solucionar el problema del área metropolitana de Córdoba. En el resto de la provincia la solución pasa por el Programa Córdoba Limpia, con los vertederos que son para centros urbanos chicos, de no más de 100 mil personas. Esta sería la solución integral de todo el problema. Hacer un enfoque para los grandes centros urbanos y otro para lugares con menor densidad de población”, destacó Suárez.

 

   

   

Suplemento Especial

Seguí el desarrollo completo de este Suplemento Especial 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los lunes en tu kiosco ]


Te puede interesar