“Ya no se juega poste bajo, hay que adaptarse a todas las funciones”

Deportes 30/08/2019 Por
Fabricio Oberto será condecorado con su ingreso al Salón de la Fama FIBA justo en China, donde viajó para acompañar a la Selección argentina en el Mundial 2019.
Fabricio Oberto © NA
“Cuando decís basta, no juego más, es cuando empezás a dimensionar lo conseguido”. - Foto: NA

chapa_ed_impresa_01

Cuando las luces se apagan y los flashes dejan de encandilar, suele aparecer alguna sorpresa gratificante si se desarrolló la actividad con pasión y dedicación. De esto le toca disfrutar ahora a Fabricio Oberto, ex ala pivote de Atenas, la Generación Dorada y los San Antonio Spurs en la NBA, ya que en el acto inaugural del mundial de China, su nombre será inscripto perpetuo en el Salón de la Fama del mundo FIBA. Un honor que llegó sorpresivamente con merecimientos, pero que le rinde tributo al cordobés de Las Varillas, hoy abocado a la música y a otros proyectos tecnológicos sin olvidar su vocación basquetbolística.

“Ser parte del salón de la fama es algo hasta inesperado y te digo más: me toca ingresar a ese selecto grupo con uno de mis ídolos, como “Piculín” Ortiz, de quien imitaba los movimientos cuando era chico, siempre como un pivote ejemplar. Será un honor volver a agradecerle sus enseñanzas, quizás sin que él lo supiera. Y ahora entraremos juntos a este lugar de honor”, contó con tono juvenil de aprendiz un Oberto que ya no necesita presentación ni mostrar sus credenciales.

“Cuando decís basta, no juego más, es cuando empezás a dimensionar lo conseguido. Esto es como una caricia, porque cuando uno ya no está en el básquet no espera seguir recibiendo gratificaciones. Ahí es cuando uno recuerda todo el esfuerzo que hizo, los sacrificios y un montón de historias y situaciones que las cámaras de TV no te muestran. La vida no se termina ahí, sin el básquet. A eso lo entendí, pero lo mismo no dejo de disfrutar esta premiación y encima en China para poder acompañar a la Selección Argentina en las tribunas”, acotó, para después dejar su semblanza de su carrera, opinar sobre las evoluciones del deporte y meterse de lleno en las expectativas en el mundial de China.

Oberto explica: “No hay receta, pero agradezco las horas de sueño que sacrifiqué para ir a entrenar y formarme... Y mirá que no me gustaba, pero algo te decía, dale, levántate. La familia es importante, detrás de un deportista hay gente que hace de soporte fundamental en esto. Muchas mañanas entrenando, cosas que se resignan. Todo trajo sus frutos”.

-¿Es diferente el básquet actual al que jugaste en tu época?

-Cambió tanto la dinámica del básquet que cada vez se usa menos la zona pintada, como en mi época. El juego interno es en caso de paridades, hoy la posición del ala-pivote requiere otros conocimientos y adaptaciones, ya son todos más tiradores, tener puntería desde lejos, se tienen que sumar a la transición del juego. Todo es dinámico a puro vértigo, es el material del momento. Hoy necesitás jugadores que puedan tener funciones en las cinco posiciones, en todos los roles. Del base al pivote.

-¿Depende de la idea o de los jugadores que hay en el equipo?

-Está claro que mucho tiene que ver las herramientas disponibles. Si tenés a (David) Robinson y a (Tim) Duncan, el juego interior te va a dar más satisfacciones pero a la vez el básquet de hoy requiere una adaptación. De saber tirar desde afuera sobre todo. Los Warriors encontraron un estilo porque a la vez tienen jugadores como Tim Curry y Thompson. El básquet va evolucionado como también lo hizo el fútbol en su momento. ¿Desde qué lugar hoy puede uno dar un concejo? ¿Puede uno estar calificado para opinar si jugó en otras épocas, en un básquet diferente? Por eso yo hablo desde las posiciones y cómo se deben amoldar a las nuevas estructuras de juego. Ya casi no se juega a espaldas al aro.

Oberto © gentileza
“Estoy feliz con mi banda, ‘New Indians’, ya tengo algunos shows programados en septiembre y octubre en Buenos Aires. Todos me piden la canción ‘Home’, que la grabamos con un amigo y leyenda de la NBA, Tim Duncan. Fue en el desierto de Marruecos, en un viaje que hicimos en moto, sale con un tul azul y gafas. Un fenómeno Tim, vean el video en YouTube”.

-¿Cuál es la verdadera medida de Argentina? ¿Cómo lo ves al equipo?

-Y el resultado nos dirá dónde estamos parados. Pasó el tiempo y sería un error quedarnos con el recuerdo de la generación dorada y todo lo logrado. El paso del tiempo es tirano pero en serio, yo veo mucha química grupal en el equipo. Hay talento, jugadores que militan en Europa como Campazzo, Laprovíttola, Garino, Delia, tenemos material que pueden jugar tanto de manera interna como externa. Yo veo un grupo que está a disposición total de los colores, hay amor y ganas de demostrar. Todos aportan.

-Argentina sin Oberto no juega más poste bajo, queda solo Scola con esa referencia…

-Eso lo hablaba con “Luifa”, justamente que tiene casi 40 años y sigue jugando a gran nivel porque supo adaptarse. Tiene poste bajo como virtud al igual que Delia, pero en la NBA aprendió a jugar de frente al aro, con tiro externo. Está amoldado, encendió esa cueva que para muchos es quedarse fuera del sistema porque supo leer el juego. Scola ahora puede jugar en casi todas las posiciones. Entiende el panorama desde adentro y desde afuera de la zona pintada.

-¿Podrías jugar en el básquet actual?

-Creo que sí pero siempre y cuando readapte mi juego. Tendría que ser más fino en la puntería, sumar disparos de media distancia. En mi caso nunca fui tirador de tres puntos pero como virtud sabía leer la jugada para ir a bloquear la marca del tirador. Por lo general yo lo veía a Manu (Ginóbili) muy atrapado y presionado por la defensa, se la daba y corría rápido a cortinear para que quede libre y tome un segundo de ventaja. Tratar de soltarles la marca a los goleadores era una de mis tareas. A eso lo puedo aplicar. Eso es letal para una defensa.

-¿El objetivo es estar entre los cuatro o los ocho mejores?

-Sería una linda marca, pero la meta debe ser quedar entre los dos mejores de América y de esa forma clasificar a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. Y con Estados Unidos que son boleto asegurado habrá que hacer un esfuerzo doble. Pero ojo que en los amistosos cayeron contra Australia así que sería un error de ellos subestimar al mundial. Hay que procurar un cruce accesible en la ronda siguiente. Una España o Estados Unidos hoy te deja afuera. Será cuestión de buscar el máximo de concentración y hacerse fuerte en el mano a mano. Rusia sabemos lo que es capaz de hacer. Habrá que saber hacer la rotación, de que todos estén cómodos. Hay jugadores que ya tienen muchas millas, muchos kilómetros, hay que poner esa sabiduría al servicio del equipo en el mejor momento del torneo. Estamos para hacer un buen papel. Hay que estar óptimos, no queda otra.

   

Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar