Reflexiones sobre los ausentes que nos acompañan

Sociedad 30/08/2019 Por
La Nueva Mañana habló con víctimas de delitos de lesa humanidad que, desde sus diversas ocupaciones, trabajan en pos de la reparación de todos los crímenes del tipo en nuestro país.
Fresneda - Anguita
Juan Martín Fresneda; Eduardo Anguita. (Fotos: Gentileza)

chapa_ed_impresa_01


Especial para La Nueva Mañana

30 DE AGOSTO - DÍA INTERNACIONAL DE LAS VÍCTIMAS DE DESAPARICIONES FORZADAS DE PERSONAS

Eduardo Anguita desempeña su labor periodística en varios medios y es escritor de numerosos libros de diversos géneros. Su madre fue desaparecida por la dictadura cívico-militar.

- Eduardo, su madre es una persona desaparecida desde 1978 ¿Cómo y desde qué momento se asume una desaparición?

- No tengo respuesta a esa pregunta. Es algo tan truculento que resulta intransferible. En mi caso viví una suma de sentimientos en ebullición confusa y continua. La esperanza de que esté viva se mezcla con la angustia de un posible destino fatal.

- ¿Sabía usted en los setenta del sistema de desaparición de personas como método de terrorismo de Estado por algún caso en otro país?

- No había hasta entonces un antecedente igual. Había antecedentes de masacres, fusilamientos, pero no este método.

- ¿Por qué cree que la dictadura lo utilizó?

- En gran medida el método fue concebido para no molestar a la iglesia, porque ésta iba a apoyar a la dictadura pero sin que se fusilara a los combatientes.

- Fedefam, Madres de Plaza de Mayo, Hijos, Abuelas… ¿Cuál es el rol de las agrupaciones?

- Hay que aclarar que toda responsabilidad, en cuanto a los delitos y a las reparaciones de las víctimas, es del estado democrático. Lo que las agrupaciones hacen es fortalecer la memoria colectiva. Establecen fechas conmemorativas, participan en la transmisión histórica de los crímenes, contienen permanentemente a las víctimas y reclaman junto a ellas.

- En el nuevo siglo, ¿encuentra casos emparentados con aquel sistema terrorista?

- Tres. El de los 43 de Ayotzinapa. Estuve hace poco en México y resurgió la lucha por ellos de un modo notable. Pero México es un estado fallido. Allí la vida y la muerte se juegan de otra manera. Sicarios narco-políticos asesinan a periodistas de modo constante sin que esto provoque un escándalo de grandes proporciones, por ejemplo.

- ¿Los otros dos casos?

- En Argentina. El de Julio López, desaparecido en el 2006 cuando iba a declarar en el juicio a Etchecolatz. Y el de Santiago Maldonado en el 2017.

- ¿Qué opina de ellos?

- López fue un desaparecido víctima de grupos de tareas vinculados a la dictadura. Si bien no hay pruebas judiciales hay evidencias, huellas, de estos grupos. Además la policía bonaerense intoxicó la investigación. En el caso de Maldonado hay irregularidades manifiestas. Nunca debió actuar la policía provincial sin orden de un juez en el territorio mapuche; debió actuar la federal. Santiago fue, por un tiempo, un desaparecido. Luego se halló el cuerpo. Lo que sí fue es víctima de una represión feroz.

- ¿Hay diferencias entre los desaparecidos y los nietos apropiados?

- Con los nietos los genocidas sentían que en la conversión ideológica del niño-sujeto, mediante la estructuración educacional familiar (convertir al niño de uno de “aquellos” a uno de los “suyos”) estaba el súmmum de la victoria de su ideología.

- ¿Cómo ve el accionar de la justicia en este campo?

- Los juicios argentinos son prácticamente únicos en la región. En otras naciones no hay posibilidad alguna. Lo que es imprescindible señalar es que no se está reparando el pasado. Lo que se está sanando es el presente.

Eduardo Anguita Gentileza
Eduardo Anguita - Foto: Gentileza



Juan Martín Fresneda es hijo de desaparecidos. Fue secretario de DDHH de la Nación hasta el 2015. Actualmente es legislador provincial de Córdoba.

- Fresneda, ¿qué diferencias encuentra entre el crimen que tratamos y otro tipo de crimen de lesa humanidad?

- El estado enloquecedor que provoca en la víctima, ya que impide el proceso natural del duelo y además trastorna al buscador de la persona desaparecida, debido a la falta de un protocolo específico. Aunque hoy es muy diferente al tiempo de la dictadura. También está el miedo en el buscador de la posibilidad que la persona buscada pueda sufrir represalias (hasta su asesinato), como consecuencia de dicha búsqueda. Yo he padecido el maldito privilegio de ser víctima de este crimen. Esto ha provocado en mí un perjuicio eterno y un desconsuelo constante. Reencontrarse con los restos del familiar es fundamental para la víctima. No hay palabras de consuelo si no se descubre cuál ha sido el destino final del desaparecido.

- ¿Por qué no hubo casos de víctimas que hayan buscado justicia por mano propia?

- Creo haber encontrado una respuesta, al menos una personal. Creo que se debe a que las víctimas fuimos criadas por personas que nos educaron para el amor y no nos inculcaron ese sentimiento de venganza. Aunque sí para la búsqueda incesante de justicia institucional.

- Sobre los casos de Julio López y Santiago Maldonado ¿Cuál es su opinión?

- El de López quizás pueda ser tipificado como desaparición forzada de persona, en el entendimiento que la investigación en curso considera la posibilidad que pudiera existir algún nivel de involucramiento por parte de algún(os) miembro(s) de las fuerzas de seguridad. El de Maldonado, si bien hay que aclarar que no estamos ante un plan sistemático de desaparición de opositores políticos, esa condición de desaparecido existió hasta el hallazgo del cuerpo. No fue un extravío.

- Eduardo Luis Duhalde y Claudio Avruj (predecesor y sucesor en la secretaría de DDHH) ¿Qué opinión tiene sobre el desempeño de ambos?

- Lo de Duhalde ha sido importantísimo, logró instituir la demanda social de justicia y reparación para las víctimas del terrorismo estatal como política de estado. Tuvo enorme coraje y gran tenacidad durante su gestión. Logró poner al estado al lado de las víctimas. Avruj forma parte de aquellos que intentan provocar una constante tensión social reinstalando la “teoría de los dos demonios”; no puede creer eso… y si lo cree no debiera ocupar el cargo. Responde a los lineamientos políticos generales de la actual administración. No creo que su paso por el cargo vaya a ser valorado por la historia.

  

 

Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar