¿Cómo construir una fuerza alternativa en Córdoba?

El panorama electoral vuelve a mostrar un escenario en el que las fuerzas minoritarias parecen quedarse afuera de las discusiones centrales del país y la provincia. Polarización y bipartidismo.
Politicos Cba

chapa_ed_impresa_01


 El lunes 7 de septiembre dará inicio, oficialmente, la campaña de cara a las elecciones generales del 27 de octubre en las que los argentinos elegiremos presidente para el período 2019-2023 y Córdoba definirá los nombres para nueve bancas en la Cámara de Diputados.

En un clima hiperpolarizado a nivel país, el desafío de quienes buscan representación por fuera de las fuerzas que en las elecciones primarias sumaron más del 83% de los votos parece ser aún mayor en comparación con otras etapas históricas, de resultados más abiertos y climas más propensos a la dispersión del voto.

En Córdoba, esa situación parece complejizarse debido a la existencia de una división al interior del PJ en la que una parte de la vertiente provincial (la más allegada al gobernador Schiaretti) eligió participar de la contienda con una boleta corta que sólo presenta opción para la disputa por los lugares en juego en la Cámara Baja.

Tal situación no favorece a las fuerzas alternativas a las opciones mayoritarias, sino que las complica aún más. De hecho, entre las 11 opciones que había en el cuarto oscuro para definir a los candidatos en el tramo parlamentario, Juntos por el Cambio, el Frente de Todos y Hacemos por Córdoba, sumaron cerca del 82% de los sufragios.

En ese contexto, resulta útil preguntarse por la estrategia que podrán desarrollar los referentes de las opciones políticas que buscarán presentarse como opción a la tríada de frentes electorales elegidos por la mayoritaria de los cordobeses en las PASO.

Cómo construir una alternativa

“Es complejo porque, en la actualidad, las grandes fuerzas políticas crean los enemigos más funcionales a sí mismas”, dice Betiana Cabrera Fasolis. Para la candidata a diputada, la forma de salir de esa discusión es “tratando de debatir ideas y complejizar un poco el debate”. Desde su espacio, entienden que la elección no está cerrada y que la figura de Roberto Lavagna puede hacerse fuerte en un contexto en el cual la economía ocupa el plano central de la discusión.

Betiana Cabrera Fasolis
“Las grandes fuerzas políticas crean los enemigos más funcionales a sí mismas”. Betiana Cabrera Fasolis

Según Liliana Montero, “la grieta de la que se habla en los últimos años no es más que la manifestación de lo que históricamente se ha presentado en el país como la defensa de dos modelos distintos de país”.

Montero es una de las dirigentes provinciales que ha formado parte de las experiencias políticas que, en los últimos años, pudieron alcanzar lugares de representación escapando al binomio peronismo/radicalismo con el que se caracterizó tradicionalmente al mapa provincial. “La vida está regida por las oposiciones y, llevándolo al terreno de lo político, en todos los países desarrollados del mundo pueden encontrarse dos grandes estructuras partidarias entre las que se disputa el poder. El desafío para las terceras posiciones es lograr transformarse en polaridad. El ejemplo local es el juecismo, cuando en el 2003, logró dejar de presentarse como una alternativa para presentar una propuesta que polarizó con el peronismo y el radicalismo”, advierte.

Para Aurelio García Elorrio la clave está en “la claridad y en la coherencia que se mantiene a lo largo de los años”. Su partido, Encuentro Vecinal Córdoba, pudo experimentar un crecimiento significativo alcanzando dos bancas legislativas en la elección del pasado 12 de mayo. “Para que una democracia funcione, cada uno tiene que jugar de lo que es”, asegura el parlamentario. “No se puede ser un camaleón que va cambiando el discurso de acuerdo a lo que la gente va necesitando escuchar. Eso es una actitud de respeto hacia el votante que se acerca a partir de una idea específica y ve que esos principios están bien representados desde los lugares que nos toca ocupar”. Con esa base, García Elorrio imagina un afianzamiento del voto propio que, según augura, los llevará a “tener una gran elección en octubre”.

Laura Vilches
“Hay mecanismos que transforman a los órganos legislativos en las escribanías del Ejecutivo”. Laura Vilches

Desde el próximo 10 de diciembre, Laura Vilches se convertirá en la primera concejala de un partido de izquierda en la historia de la capital provincial. Ese no es un dato menor para una ciudad que, no sólo elige intendente y concejales a partir de una misma boleta sino que tiene una cláusula de gobernabilidad que hace que el partido más votado se quede con la mayoría automática en el cuerpo legislativo. “Ese tipo de mecanismos existe a partir de los acuerdos que se firman tácitamente para garantizar siempre gobiernen los mismos. Pero también para transformar a los órganos legislativos en las escribanías del Poder Ejecutivo”, afirma la actual legisladora.

Para Vilches, la tarea de lograr construir espacios por fuera del bipartidismo es “una pelea contracorriente”. Entiende que el Frente de Izquierda logró consolidar un espacio propio a partir de sostener que “la grieta” está construida por los partidos tradicionales que “junto a los grandes medios de comunicación, defienden siempre los mismos intereses”.

La idea de la “escribanía del oficialismo” es compartido por Cabrera Fasolis. “Tenemos que discutir cómo se busca replicar en Córdoba las buenas experiencias de otras provincias. En el ámbito legislativo, es muy difícil que los oficialismos que cuentan con mayoría sólo por ganar las elecciones, ni siquiera tengan en cuenta las iniciativas de los bloques minoritarios. En la negación de la diversidad también se fomenta la polarización y el bipartidismo”, asegura.

Liliana Montero 03
“El desafío para las terceras posiciones es lograr transformarse en polaridad”. Liliana Montero

Córdoba de las dos campanas

En la mirada de Montero, “Córdoba es conservadora, pacata y le gusta decirse ‘la Docta’ más que ‘la revolucionaria’, esto hay que decirlo. El Cordobazo y la Reforma Universitaria son destellos de determinados momentos históricos, representaron el otro polo histórico, entre los que pueden identificarse como los dos grandes bloques de pensamiento histórico en la provincia”, asegura a la vez que afirma que la historia política cordobesa no presenta grandes diferencias con lo que sucede a nivel país.

En ese sentido, advierte que “Argentina tiene una fuerza política muy particular que ha sabido pivotear entre la izquierda y la derecha a lo largo de la historia. De la misma forma en que el radicalismo lo hizo durante sus primeros años entre Yrigoyen y Alvear, el peronismo ha logrado concentrar siempre a una de las polaridades. Porque no es lo mismo Menem que Kirchner, está claro”, afirma. “En ese escenario, los sectores progresistas hemos estado junto al peronismo cuando las posiciones que ocupó tuvieron más que ver con la izquierda socialdemócrata, y lo hemos enfrentado cuando expresó posiciones como la que representó en los noventa”, asegura la legisladora.

Aparecer en la vida política de una sociedad y quedarse no es algo menor. Vos podés llegar, jugar con la desesperación de la gente, desilusionarla y caerte sólo”, afirma por su parte Aurelio García Elorrio. “Acá el bipartidismo se mantiene fuerte porque hay una muy buena historia detrás que lo sostiene. Perón, Irigoyen, Sabattini, Illia o Alfonsín no son datos anecdóticos de un momento particular, sino que han logrado trascender los tiempos específicos. Ganarte un lugar entre esa acumulación histórica requiere un gran esfuerzo sostenido en el tiempo. Y cuando no tenés un prócer atrás, tenés que tener constancia y tomar las decisiones que requiere cada situación particular. Es un trabajo duro y difícil, pero da resultado”, sostiene el legislador.

“Ya no sé si es correcto hablar de bipartidismo porque parece haber una gran estructura que lo abarca todo”, dice Vilches al referirse a Hacemos por Córdoba. Según describe, Córdoba tiene una característica particular respecto a otros distritos del país: una gran movilización social. “En esos espacios hemos podido articular una representación que va más allá de los ámbitos institucionales pero que guían nuestro comportamiento en cada uno de los recintos”, afirma. “La ley de bosques se frenó en la calle, las luchas del movimiento de mujeres y el movimiento de trabajadores toman, en Córdoba, una dimensión muy fuerte a la hora de disputar la agenda política”, considera la legisladora que encuentra el potencial de la izquierda, que en la actualidad tiene la representación legislativa más grande de su historia en esos espacios concretos.

ELorrio
“Para que una democracia funcione, cada uno tiene que jugar de lo que es”. Aurelio García Elorrio

“La lógica binaria en la que estamos sumergidos viene de arriba para abajo y también nos afecta a los cordobeses, pese a que digan que nos caracterizamos por tener una mirada distinta”, resalta Cabrera Fasolis, que también advierte que la complicación para las fuerzas que buscan romper con ese binarismo se agranda cuando “los sectores que fomentan la polarización tienen a su disposición al aparato del Estado”. Más allá de eso, asegura que los dirigentes políticos deben replantearse a sí mismos los por qué de la situación. “Yo nunca compartí la lectura que pone la carga en el electorado. Más allá de todo, tenemos que preguntarnos a nosotros mismos por qué la gente vota como vota”.

 

 

Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar