Daniel Arroyo: “Acá no hay una crisis, acá hay una catástrofe social”

Política / Economía 23/08/2019 Por
Lo afirmó el diputado del bloque Red por Argentina al referirse a la situación social que vive la Argentina y a las medidas que anunció el presidente Mauricio Macri.
Arroyo02 © gentileza

chapa_ed_impresa_01


Especial para La Nueva Mañana

Las medidas que anunció el presidente Macri a través de las redes sociales la semana pasada para intentar paliar la profundización de la crisis económica que desató la fuerte devaluación del 30% del peso argentino, en un solo día después de las Paso, terminaron fuertemente cuestionadas desde el candidato a sucederlo Alberto Fernández, los gobernadores y también por el referente de políticas sociales, el diputado Daniel Arroyo.

En este sentido, algunas de las iniciativas gubernamentales fueron consideradas electoralistas, por su vigencia hasta después de las elecciones generales de octubre, tal es el caso de los beneficios para los trabajadores en relación de dependencia que no pagarán sus impuestos al trabajo (aportes personales, el 11% del sueldo bruto) durante septiembre y octubre, con un tope para el beneficio de 2000 pesos por mes o el bono de 5.000 pesos que recibirán a fin de mes los empleados de la administración pública nacional, las Fuerzas Armadas y las fuerzas de seguridad federales.

También fueron cuestionados por extemporáneos e insuficientes los dos pagos extra de 1000 pesos por hijo, uno en septiembre y otro en octubre que se le abonarán a los trabajadores informales y los desocupados, el aumento del 40 por ciento de las becas Progresar y el plan que supuestamente lanzará la AFIP para las Pymes para otorgarles 10 años de plazo para ponerse al día con deudas vencidas hasta el 15 de agosto.

Asimismo otras propuestas del Ejecutivo deberán esperar como la promesa del incremento del salario mínimo vital y móvil que fija el piso salarial para los trabajadores formales del sector privado que no cuentan con un convenio colectivo. La reunión del Consejo del Salario que estaba prevista para ayer jueves fue postergada para el 30 de este mes con la expectativa de la CGT de reclamar una suba alineada con el valor actual de la canasta básica de bienes y servicios, que supera los 31 mil pesos, lo que implicaría un ajuste de más del 140 por ciento desde los actuales 12.500 pesos.

Reclamo de Fernández y los gobernadores

Otras de las medidas económicas incluidas en el plan del gobierno que será de dudosa aplicación y ya fueron cuestionadas por el candidato del Frente de Todos y por los mandatarios de las provincias gobernadas por la oposición, es la decisión de Macri de eliminar el impuesto al valor agregado (IVA) de los productos de la canasta básica alimentaria. “No parece razonable reducir el IVA indiscriminadamente” que “no redundará en una merma de precios” sino en “una ganancia adicional para las empresas”. “Hubiera sido mejor devolver el IVA a los sectores más postergados”, sostuvo el ex jefe de Gabinete.

“Las medidas anunciadas por el Gobierno actúan sobre los efectos y no sobre las causas de la crisis económica que han generado. Con estas medidas solo desfinancian a las provincias”, remarcó Fernández.

En la misma línea, afirmó que las medidas de Macri, entre las que se encuentran también la rebaja en ganancias, “se hizo sin haber consultado a los gobernadores, cuando son sus provincias las que pierden 1.500 millones de dólares de recaudación fiscal con esas decisiones”.

Esta posición fue acompañada por los gobernadores de las provincias opositoras, quienes a través de un duro documento, criticaron el plan de medidas económicas lanzado por el jefe de Estado y advirtieron que deja a las provincias “al borde de una grave crisis”. El texto fue rubricado por 19 mandatarios o sus representantes, en el marco de la reunión que mantuvieron anteayer en el Consejo Federal de Inversiones (CFI) y anticiparon que esperarán una compensación de Nación mientras que irán a la Justicia para sostener sus recursos.

“El gobierno tiene que abrir los ojos y debería ya decretar la emergencia alimentaria. Ya debería fortalecer partidas para los comedores”, asegura Arroyo.

A los gobernadores les preocupa el impacto en la coparticipación de las medidas impositivas anunciadas por el Gobierno nacional sobre el IVA, Ganancias y el congelamiento de los precios del combustible, que según sus cálculos perderían casi $52.000 millones.

Asimismo, los mandatarios advirtieron que están “en grave peligro de no poder afrontar los gastos corrientes, el cumplimiento de las obligaciones salariales, la prestación de servicios esenciales y la preservación de la paz social” en cada uno de los distritos.

Al mismo tiempo, insistieron con que no permitirán que el Estado Nacional se “apropie” de los recursos provinciales en un intento de “atemperar las consecuencias perjudiciales, precisamente de sus propias y malas políticas económicas y financieras”.

Mientras que las provincias de Neuquén, Río Negro y La Pampa presentaron este miércoles medidas cautelares ante la Corte Suprema de Justicia para intentar frenar el decreto que congeló el precio del crudo y los combustibles por 90 días.

Catástrofe social

A su turno, el ex secretario de Políticas Sociales y Desarrollo Humano de la Nación y actual diputado Daniel Arroyo al referirse a la pobreza y a la indigencia que dejará el gobierno de Macri dijo: “La pobreza y el hambre: Si nosotros teníamos un 35 por ciento de pobreza hace diez días, ahora que aumentó todo el 30 por ciento los alimentos y se paró toda la actividad económica ha subido claramente mucho más”.

Tras lo cual el experto en políticas sociales afirmó que “acá no hay una crisis, acá hay una catástrofe social”. “Una crisis es algo acotado, uno diría una crisis si hay un sector, un grupo, una zona del país que tiene problemas. Acá hay problema de hambre, hambre es un mate cocido y un pedazo de pan a la noche. Es más, gente en los comedores comunitarios, están desbordados, realmente han empeorado y hay más chicos en los comedores escolares”, argumentó.

Acá hay que parar la caída, después hay que reconstruir. Acá hay mucha gente que la pasa mal, muy mal de verdad”, acotó.

Contrariamente a las medidas económicas que lanzó el gobierno, Arroyo sostuvo “el gobierno tiene que abrir los ojos y debería ya decretar la emergencia alimentaria. Ya debería fortalecer partidas para los comedores”.
Además, el diputado que suena en el ambiente político como el futuro ministro del área social advirtió que el gobierno generó un fenómeno nuevo en la Argentina que ni siquiera pasó en otros períodos tan críticos “la gente se funde trabajando. El fletero que no le bajó el laburo, que labura todo el día y sigue trabajando al fin del día perdió plata porque le subieron los costos, digo luz, gas, agua, alimentos, transporte, combustible, le baja el ingreso y se le complica todo, estás tirando mucha gente a la banquina”, añadió.

Por último Arroyo consideró que lo que vivimos “es un quiebre en la estructura; no ha pasado muchas veces en la Argentina que toda la estructura social se quiebre. Sacando un 5 por ciento muy arriba que han tenido altos niveles de ingresos, el resto se ha desacomodado todo”.

 

 

Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar

Boletín de noticias

Te puede interesar

data-matched-content-ui-type="image_card_sidebyside" data-matched-content-rows-num="4" data-matched-content-columns-num="1"