Entre crisis y elecciones, intendentes cordobeses arman su juego

Mientras se analizaban los resultados de las Paso, las medidas anunciadas por el Gobierno nacional pusieron en alerta a todos los espacios de la oposición.
Ed 116 © Pito Campos
Ilustración: Daniel "Pito" Campos

chapa_ed_impresa_01

Los estallidos cambiarios generados en la Argentina luego de las elecciones primarias del 11 de agosto retrasaron por una semana los balances, análisis y posicionamientos de los diferentes sectores que participan de la contienda en todo el país. Los movimientos en el Gabinete, las negociaciones urgentes y las medidas anticrisis lanzadas por el presidente Macri pusieron nuevos elementos en la agenda que separaron, aún más, al mandatario nacional de los responsables provinciales. Algunos, incluso, elevaron sus pedidos para que la Justicia impida que la administración nacional aplique las medidas que, consideran, perjudicarán drásticamente a las economías locales.

El miércoles, reunidos en el Consejo Federal de Inversiones, un grupo de 18 gobernadores opositores (más el Ministro de Finanzas, Osvaldo Giordano en representación de Córdoba) denunciaron que las medidas fueron tomadas de forma “inconsulta y unilateral”. “No se puede disponer inconstitucionalmente de recursos que son de las provincias”, advirtieron, dejando abierta la posibilidad de llevar el reclamo a la Justicia.

En la previa, la inquietud por la eliminación del IVA y sus consecuencias en la masa coparticipable había llegado a los intendentes cordobeses, que mantuvieron un encuentro con el Ministro de Gobierno, Juan Carlos Massei, en el Centro Cívico durante la jornada del martes.

massei
Los intendentes cordobeses mantuvieron un encuentro con el ministro de Gobierno, Juan Carlos Massei, en el Centro Cívico.

En diálogo con La Nueva Mañana, el intendente de Alta Gracia, Facundo Torres, aseguró que en el presente panorama “resulta muy difícil hacer proyecciones a largo plazo porque la situación se va modificando momento tras momento”. “Realmente no pueden hacerse previsiones de ningún tipo porque todos los días cambia algo. Estamos administrando los recursos de la mejor manera, intentando priorizar las cuestiones que consideramos estrictamente necesarias y siendo cautelosos para poder enfrentar esta situación que vive el país y que no es ajena ni a la Provincia ni a los municipios” señaló.

Desde el territorio considerado “cuna de Cambiemos”, Pedro Dellarossa entiende que las medidas no deberían traer aparejados resultados tan negativos para las provincias y los municipios. “Por lo menos, nosotros estuvimos sacando cuentas, analizando las posibles incidencias y, si hay algún efecto negativo, el Gobierno lo va a reparar con alguna otra medida”, señaló a este medio.

No creo que sea intención del Presidente perjudicar a las provincias, sino que me parece que la intención es mejorar el bolsillo de la gente porque después de la elección sintió el mensaje de las urnas que estuvo motorizado por la situación económica”, dijo el intendente de Marcos Juárez.

“Después del pacto federal, ninguna de las provincias tuvo déficit durante el mandato de Macri, todas cumplieron sus metas, por lo que no tiene sentido pensar que puede llegar a descuidar esa relación sobre el final de la gestión”, consideró Dellarossa.

Desde el foro de intendentes radicales, uno de los vicepresidentes del ente, Marcos Carasso, asegura que hay que “esperar a ver los números”. “Son todos supuestos. Si se tomó esta medida es porque lo que se pierde por un lado se puede recuperar por otro, queremos ver cómo resulta y cuáles son las acciones que seguirán con el paso de los meses”, indicó el intendente de General Cabrera.

Marcos Carasso
Marcos Carasso. Intendente de General Cabrera.

No obstante a ese posicionamiento que adquiere una lectura más benévola en torno a los posibles perjuicios de las decisiones nacionales sobre los dineros provinciales, el radicalismo viene advirtiendo sobre algunos problemas en el reparto de la coparticipación provincial. El pasado 24 de junio, el foro había solicitado a Massei una reunión de la Mesa de Seguimiento de la Coparticipación y de la Mesa Provincia-Municipios.

El primer cónclave tendrá lugar el próximo 4 de septiembre. “Hay algunos fondos que se vienen retrasando desde el 2018 y, en este contexto, es muy importante poder solucionar este problema”, dijo a La Nueva Mañana Víctor Molina, intendente de Cañada de Luque. “Si alguien tenía proyectada una obra por un determinado monto de dinero, desde el pasado lunes sabe que va a tener un 20% menos de esa plata”, afirmó el secretario general del ente que nuclea a los jefes comunales del radicalismo.

Víctor Molina
Víctor Molina. Intendente de Cañada de Luque.

El juego de la boleta

Tras los resultados del 11 de agosto, todos en Córdoba dicen estar conformes por la cosecha de votos obtenida a la hora del escrutinio. Así lo expresa el macrismo, por el resultado local; el Frente de Todos por el nacional; y el peronismo cordobés por haber logrado alcanzar el objetivo “de mínima” que se trazaron en la previa a la primaria.

Esa es la lectura que se impuso el martes, en la reunión en la que todos los sectores de Hacemos por Córdoba se volvieron a ver las caras. Si bien resulta imposible desde lo práctico contabilizar cuáles eran las boletas elegidas por los cordobeses cuyos votos fueron impugnados a partir de errores involuntarios cometidos a la hora de cortar y combinar boletas, el rompecabezas puede armarse tomando como base los testimonios de los responsables del escrutinio en cada una de las escuelas. Es decir, de los fiscales.

La ecuación cambia según la región provincial, pero la mayoría de los intendentes entiende que fue exitoso el trabajo de quienes promovieron el corte de boleta y militaron la combinación específica con la fórmula presidencial del Frente de Todos. No obstante, también aceptan que entre los votos que “se perdieron” (nulos e impugnados a la hora del escrutinio) la boleta corta se combinó “en proporciones muy parecidas” con votos de Mauricio Macri y votos de Alberto Fernández.

En esa realidad, posiblemente se diluyan las expectativas de aquellos que auguran un alineamiento de Schiaretti de cara a las elecciones de octubre. Las versiones en torno a un cambio de postura se hicieron moneda corriente durante la semana pasada, aunque la expectativa era más externa que interna. Entre el grupo de intendentes que nuclea a delasotistas y kirchneristas, encolumnados tras la candidatura de Fernández, siempre estuvo claro que la postura de Gobernador no se iba a modificar. “Ya no importan las versiones, diga lo que diga Schiaretti nosotros vamos a seguir firmes detrás de Fernández-Fernández”, aseguró un intendente, en voz baja, al ser consultado al respecto en la previa a la reunión.

Algunos responsables provinciales elevaron sus pedidos para que la Justicia impida que la administración nacional aplique las medidas que, consideran, perjudicarán drásticamente a las economías locales.

La estrategia se definió en el congreso partidario y allí se decidió jugar con la boleta corta. Después, cada intendente fue trazando su propia estrategia a partir de una lectura particular que responde a la realidad de sus departamentos y municipios. En definitiva, creo que eso fue lo que fortaleció este planteo con el que salimos a buscar el voto para los “diputados de Juan”. Después, no hubo ningún tipo de recriminación ni ningún tipo de pedido. El clima en el que trabajamos electoralmente es de absoluta alegría y agradecimiento porque lo alcanzado superó todas nuestras expectativas”, aseguró Torres, uno de los voceros del encuentro del martes, de la que los intendentes salieron decididos a buscar la tercera banca para el espacio del peronismo de provincia en la Cámara baja.

“Nos propusimos redoblar el esfuerzo para poder reducir al máximo los votos anulados e impugnados de aquellos ciudadanos que tuvieron dificultad con el corte de boleta pero que, claramente, quisieron elegir a los diputados de Hacemos por Córdoba”, dijo el mandatario que también forma parte de la lista de candidatos de Hacemos por Córdoba a la Cámara de Diputados de la Nación.

Confianza macrista

Para Pedro Dellarossa, el resultado “se puede revertir si la gente siente un respiro en el bolsillo, si puede llegar a fin de mes y puede llegar a cumplir algunas de las metas que no pudo cumplir en todo este tiempo”. “El único aplazo que yo le pondría al gobierno de Mauricio es haber ajustado tanto para alcanzar las metas acordadas con el Fondo Monetario Internacional. Eso asfixió la economía de la gente, pero en el resto de las áreas el trabajo fue bueno. En Transporte, en Justicia, en Educación, en Seguridad, en la forma en que se enfrentó a las mafias del fútbol, de la droga o de los sindicatos, yo creo que fue efectivo y se logró muchísimo en torno a esos temas. Este gobierno avanzó en materia de institucionalidad y federalismo, pero también en la apertura de los mercados del mundo para la Argentina. A las economías regionales y al fortalecimiento de la producción primaria, esas políticas han resultado muy favorables”, aseguró el intendente de Marcos Juárez.

Esa misma lectura sostienen desde el radicalismo. “Nos comprometimos a trabajar fuertemente de cara a octubre para remontar el resultado y lograr llegar a un balotaje; para ninguno de nosotros es lo mismo que gane Macri a que gane Alberto Fernández”, indicó, tajante y esperanzado, Marcos Carasso, tras la reunión de intendentes de la tarde del miércoles.

 

 

Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar