Magnano: "Logramos algo que no se compra en cualquier esquina"

Deportes 26/07/2019 Por
El DT multicampeón con Atenas y padre de la Generación Dorada hizo referencia a la necesidad de los procesos y al inicio desde las bases, con su gran legado en el básquet argentino.
Magnano © Campus Magnano
- "Este torneo nos va a dar la pauta real de donde estamos parados. Yo tengo esperanzas de que vamos a hacer un muy bien mundial", señala el "profe". Foto: Campus Magnano

chapa_ed_impresa_01

Docencia, pedagogía, proceso, desarrollo, metodología, son algunas de las palabras que de manera inmanente e inconsciente las relaciona con el “profesor” Rubén Magnano, como le han apodado a lo largo de su carrera.

El responsable de los últimos títulos de la Asociación Deportiva Atenas y padre de la criatura de esa leyenda inolvidable que será la “Generación Dorada” del básquetbol nacional, hoy busca canalizar sus experiencias mediante la enseñanza de un mensaje que le costó años construir.

A sus 64 años mantiene la concepción del juego y la misma filosofía de siempre. La charla se da dentro de lo que fue su campus, después de haber quedado con el humilde Uruguay en las puertas del mundial de China.

Sin embargo, lo que más llama la atención es que ni Atenas ni la Asociación Argentina de Básquetbol volvió a requerir de su sabiduría  y servicios, a pesar de la medalla de oro en Atenas 2004 y otros palmareses inigualables.

“Me sigo sintiendo un docente, como siempre”, comenzó relatando Magnano, y agregó: “Disfruté la experiencia. Sigo ligado como siempre, creo que  aprendo a la par de lo más jóvenes, no me quedo con la gloria del recuerdo, me siguen motivando los desafíos, sea donde sea”.

- A nivel equipo y Selección argentina, ¿Se está pagando la transición?

- No lo llamaría de esa manera, el paso del tiempo hizo lo suyo. Creo con orgullo que dejamos una huella con esa generación, plantamos una semilla, la germinamos y dio sus frutos después de un proceso fuerte de trabajo constante. Ese es nuestro legado, y sobre todo es entender que el camino que trazamos y sus resultados no llegó porque sí. No fue casualidad. Espero se pueda repetir. Creo que hay mucho potencial en el básquet argentino.

- ¿Se está equivocando el camino, el proyecto?

-No creo, seguimos siendo competitivos. Yo soy amigo de los procesos. En nuestro tiempo hubo liderazgos, referentes, dejamos  un sendero trazado y  le aportamos un plus distinto. Eso es lo que trato de inculcar siempre y es llevadero a todas las actividades. Argentina no deja de ser de jerarquía.

- ¿Por qué le costó a Argentina sostenerse en los primeros lugares?

- Eso es una tarea nada sencilla, nada fácil. Seguimos en primer nivel, hay que intentar continuar haciendo las cosas bien, tenemos estructura basquetbolística, sólo hace falta más desarrollo. El deporte no es ajeno, no es una isla de la situación actual que vive el país. Con lo que está sucediendo, estamos golpeados socialmente, y los pilares siempre deben ser con educación. El deporte es parte de la educación. Sin eso, la estructura se resiente. En este caso, cuesta sostenerlo en el tiempo.

Magnano 3 © Campus Magnano
“Disfruté la experiencia. Sigo ligado como siempre, creo que  aprendo a la par de lo más jóvenes, no me quedo con la gloria del recuerdo", afirma Magnano. Foto: Campus Magnano



- ¿A qué se refiere?

- Dentro del proceso de crecimiento, hago hincapié en los clubes de barrio, en las escuelitas, que albergan a 100 o 15 chicos. Ahí se necesita contención. Hay que darle fomento y cuidarlo. Esos clubes por más pequeños que sean albergan sueños e ilusiones de crecer con ser futuros jugadores de selección. Es un efecto cascada no se debe seguir, es como una pirámide inminentes como parte del proyecto general, con la ilusión de ser competitivos. Y eso nace con la célula madre que te nombre anteriormente, con un ejemplo que fue la generación dorada.¡

- ¿Lo volvieron a llamar alguna vez de la Federación Argentina, aunque sea a modo de consulta?

- Nunca  más.

- ¿A qué cree que se debe, después de su gran aporte?

- Es una pregunta que forma parte de mis posibilidades. No me volvieron a llamar, no me convocaron más ni nada.

-¿Hay buena relación o mala? Después de todo lo conseguido en su proceso, suena incomprensible.

- Es que es una respuesta que me supera y no tengo ánimo de darle lugar a las suposiciones. No me queda una sensación amarga ni nada. No puedo responder más. No tengo ánimos de dejar ninguna interpretación. Creo que los dirigentes son sumamente maduros como para tomar decisiones correctas. Es lo que ellos consideran y no voy a evaluar sus acciones. Yo me considero útil en muchos aspectos, porque lo que hemos logrado, no se compra en ninguna esquina. Es una gran experiencia vivida, conseguida  desde las bases, sin atajos ni nada.

- ¿Cómo analiza a la Selección argentina, de cara al Mundial de China? ¿La vara quedó alta después de la Generación Dorada?

- Este torneo nos va a dar la pauta real de donde estamos parados. Yo tengo esperanzas de que vamos a hacer un muy bien mundial, será cuestión de analizar hasta donde llegamos. Ahí está el verdadero parámetro nuestro. Hay material y eso es lo importante. Somos competitivos.

- ¿En qué aspectos considera que cambió el básquet?

- En muchos, hay pequeñas adaptaciones lógicas del tiempo, ahora se juega con más transición, con un vértigo diferente, yo tengo mi idea general pero también la debo “aggiornar” a lo contemporáneo, aunque la idea madre de todo no la pierdo.

- ¿Los jóvenes lo siguen reconociendo?

- Los no tan jóvenes, sería (risas). Afortunadamente los padres se encargan de darles esa información, de todo lo que conseguimos. Después de todo siempre se impone la gratitud. Ese es mi gran orgullo.

- ¿Y Atenas?

- Atenas es un lindo club, en barrio General Bustos.

- ¿Y su regreso?

- Te voy a contar una anécdota. Cuando era profesor de un colegio, le dije al director que renunciaba porque me iba a Atenas, me preguntó “¿te vas a Grecia?” (Risas). Quiso el destino que en 2004 ganamos la medalla de oro en Atenas, en los Juegos Olímpicos.

- No respondió…

- Atenas por ahora no, no es el momento.

 

Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar