Crean recurso para revalorizar la flora de zonas incendiadas de Córdoba

Sociedad 13/10/2016
Investigadores de la Facultad de Ciencias Agropecuarias de la UNC publicaron un libro que describe el comportamiento de los pastos posfuego de las sierras cordobesas. La herramienta aporta conocimientos para la elaboración de modelos predictivo-productivos y para estimar los procesos de sucesión de la flora en áreas afectadas por incendios forestales
incendiobosque
Ladera de sierra en campo de camino al Cuadrado a un mes de producido un incendio. Fotografía gentileza del equipo de investigación.

Un estudio reciente determinó que entre 1999 y 2013, los incendios afectaron 657 mil hectáreas de las sierras cordobesas. Durante ese período, el área más dañada fue la de las Sierras Chicas   donde las llamas alcanzaron el 36,2 % de la superficie.

Con el propósito de aportar un recurso concreto para revalorizar la flora de los ambientes deteriorados por el fuego en esa zona de la geografía provincial, un equipo de investigadores de la UNC publicó el libro “Pastos posfuego de las Sierras de Córdoba. Guía de Campo”.

El trabajo aporta un catálogo con 90 fichas cada una de las cuales describe con exhaustividad especies, subespecies, variedades y formas de pastos que se recuperan o crecen espontáneamente en zonas afectadas por el fuego.

Además de la información morfológica integral, cada registro incluye descripciones sobre aspectos referidos al comportamiento de cada planta en relación a los incendios forestales.

Silvia Patricia Gil, directora del proyecto de investigación en el que se enmarca la publicación del libro, expresó: “Para revalorizar la flora en los ambientes posfuego, es necesario conocer las especies desde el punto de vista taxonómico y caracterizarlas también desde el punto de vista externo e interno. El trabajo implica no solamente ver cómo se multiplican y se regeneran después del fuego, sino también ver cómo se comportan a lo largo del tiempo”.

Sobre el valor de la información sistematizada, Elsa Fuentes, investigadora que dirigió el proyecto hasta 2015, complementó: “El conocimiento de las especies es la piedra basal para saber cuál es la materia prima, cómo se comporta y cómo la podemos aprovechar sin provocar daño en el ambiente”.

“El proyecto en su totalidad apunta a la preservación de la biodiversidad. Enfatizamos esta búsqueda en las especies que son de interés para el hombre, ya sea por cuestiones ornamentales o productivas, desde una perspectiva sustentable”, agrega Fuentes.

La publicación del libro sienta bases para delinear acciones eficaces hacia la regeneración de especies nativas en zonas que han sido afectadas por incendios. Entre las acciones específicas que sugieren los investigadores, se destacan dos. La primera, ofrecer recursos para que los productores conozcan el comportamiento de pastos con potencialidad forrajera. La segunda, promover la siembra de especies nativas en las zonas afectadas por incendios.

Una de las dificultades que los investigadores advierten, es la carencia de pooles de semillas de especies autóctonas que estén al alcance de los productores. “Generalmente, los productores tienen más a mano, en cantidad, semillas de especies exóticas, por eso optan por resembrar las zonas afectadas por incendios con especies que luego invaden el ecosistema”, ejemplificó Stella Pons, miembro del equipo.

Fuente: Unciencia

Te puede interesar