El Congreso de la Nación volverá a ser vital para el próximo gobierno

Política / Economía 19/07/2019 Por
Ni el Frente de Todos y ni Juntos por el Cambio tienen mayoría en las dos Cámaras. Tampoco la conseguirán. Sin una tercera fuerza mediadora se podría paralizar la actividad.
Senado
Sin una tercera fuerza de peso que oficie de árbitro entre las dos principales, se podría virtualmente paralizar la actividad parlamentaria. - Foto: gentileza.

chapa_ed_impresa_01


Especial para La Nueva Mañana

Ninguna de las dos coaliciones que prevalecen en las encuestas, el Frente de Todos y Juntos por el Cambio, tienen mayoría propia en las dos Cámaras legislativas, pero tampoco la conseguirán si se da como indican los pronósticos una elección polarizada.

De ser así, sin una tercera fuerza de peso que oficie de árbitro como hizo en los últimos años el massismo en Diputados y el bloque peronista que dirigió Miguel Pichetto en el Senado, podría virtualmente paralizar la actividad parlamentaria.

En los comicios del 27 de octubre, además de la elección presidencial y para la gobernación en sólo 5 provincias que no desdoblaron las elecciones locales, se elegirán 130 diputados y 24 senadores.
En la Cámara Baja, el interbloque de Juntos por el Cambio, que ostenta la primera minoría, es el que menos bancas arriesga y el que mayor cantidad conservará de la elección legislativa de 2017; mientras que los diversos bloques parlamentarios que hoy integran el Frente de Todos ponen en juego más escaños y conservan una representación menor entre quienes tienen mandato hasta 2021. En el Senado, se repite la misma proporción pero con una diferencia, el posible triunfo del Frente de Todos podría alinear a los representantes de los gobernadores peronistas liderados hoy por el cordobés Carlos Caserio y convertirse en la bancada mayoritaria en la Cámara Alta.

Cámara de Diputados

No todos parten del mismo piso de representación en la disputa por las bancas en la Cámara de Diputados. Cambiemos (ahora Juntos por el Cambio) tiene un interbloque de 107 integrantes, más tres aliados de Evolución Radical y sólo pondrá en juego 48 de esos escaños; conservará 62 con mandato hasta 2021.

Diferente es lo que arriesgan los distintos bloques que ahora integran el Frente de Todos: el FpV-PJ pone en juego 39 de sus 65 bancas, mientras que sus aliados del Frente Renovador y Red por Argentina se juegan 18 de 20. En conjunto, conservarán 28 bancas propias hasta 2021.

El Bloque Justicialista, cuyos integrantes dividen su apoyo electoral mayoritariamente entre la fórmula de los Fernández y la candidatura de Roberto Lavagna, pone en juego 12 de sus 33 bancas y conservarán 21. Aunque un posible triunfo del Frente de Todos podría modificar su actual alineamiento “independiente”.
El FIT arriesga solo una de sus tres bancas; mientras que distintos partidos provinciales y monobloques ponen en juego 7 de 21 bancas.

Recambio por provincias

De los 130 diputados nacionales que finalizan su mandato este año, 35 pertenecen a la provincia de Buenos Aires, el distrito que concentra el 37% del padrón electoral nacional y mayor representación parlamentaria.
En este territorio, el Frente de Todos es el espacio que más pone en juego en estos comicios, 21 diputados del total, 12 legisladores son del FpV-PJ; 6 de FR; 2 de Red por Argentina y 1 del Movimiento Evita

El oficialismo arriesgará 12 bancas, 9 del PRO; 3 de la UCR. En tanto, el Frente de Izquierda pondrá en juego 1 escaño y 1 el bloque Justicialista que responde a Lavagna.

En la Ciudad Autónoma de Buenos Aires serán 12 los escaños que se renovarán, de los cuales el oficialista Juntos por el Cambio pone en juego 6 y las otras 6 el Frente de Todos: 3 FpV-PJ ; FR 2 y SOMOS 1.
La provincia de Santa Fe renueva 10 diputados, de los cuales 4 son de Juntos por el Cambio, 2 del PRO y 1 de la UCR. El Frente de Todos pone en juego 6 bancas: 2 del FpV-PJ, 2 de FR, 1 Movimiento Evita y 1 Primero Argentina.

En tanto, en Córdoba renuevan 9 legisladores: Juntos por el Cambio renovará 5, 2 del PRO; 2 de la UCR y 1 de la Coalición Cívica. El oficialismo provincial Hacemos por Córdoba del gobernador Schiaretti arriesga 2 bancas y el Frente de Todos también 2, 1 del FpV-PJ y 1 de la aliada Concertación Forja.

Siguen las provincias de Mendoza y Tucumán, que renovarán 5 diputados cada una. El oficialismo mendocino, Juntos por el Cambio, pone en juego 3 escaños (2 del PRO y 1 de la UCR). El FpV-PJ debe renovar 1, igual que el Bloque Justicialista. En Tucumán, el FpV-PJ es el que pone en juego 2 bancas propias y 1 del BJ. Juntos por el Cambio debe renovar 1 banca propia (PRO) y otra por los aliados de Evolución, de Martín Lousteau.

En tanto, Corrientes, Entre Ríos, Misiones, Salta y Santiago del Estero renovarán 4 bancas. En Corrientes, el Frente de Todos pone en juego 2 bancas, 1 el PJ y 1 Juntos. En Entre Ríos, Todos arriesga 2 y Juntos las otras 2. Salta también divide representación: 2 del PJ y 2 de Juntos. En las dos provincias restantes prevalecen los oficialismos locales. En Misiones el Frente Renovador de la Concordia pone en juego 3 bancas y Todos 1. Lo mismo en Santiago del Estero, donde el Frente Cívico busca renovar 3 bancas y Todos la propia.

Por su parte, Chaco, Formosa, Jujuy, Río Negro, San Juan, Tierra del Fuego, Chubut y La Rioja renovarán 3 escaños. En las 6 primeras, el Frente de Todos arriesga 2 bancas y Juntos por el Cambio 1. En Chubut, las tres bancas en juego son de Todos; 2 del FpV y 1 del oficialismo provincial y en La Rioja 2 son de Juntos y 1 de Todos.

Por último, Catamarca, La Pampa, Neuquén, Santa Cruz y San Luis tendrán 2 bancas a renovar. Excepto San Luis donde el oficialismo provincial pone en juego los 2 escaños, en el resto de las provincias Juntos por el Cambio y el Frente de Todos arriesgan 1 banca cada uno.

El Senado

Este año los distritos que eligen representantes a la Cámara Alta, con mandatos de 6 años, son Ciudad de Buenos Aires, Chaco, Entre Ríos, Neuquén, Río Negro, Salta, Santiago del Estero y Tierra del Fuego.
De las 24 bancas que están en juego en el Senado 8 pertenecen a Argentina Federal, 4 a Cambiemos, 3 a Unidad Ciudadana, 2 para Movimiento Popular Neuquino, 1 del Frente Popular Santiagueño y 1 del Movimiento Popular Fueguino.

Sin embargo, además sus 4 bancas, Juntos por el Cambio pone en juego otras dos que sumó con los reacomodamientos políticos, las del ahora compañero de fórmula de Mauricio Macri, Miguel Ángel Pichetto, y la de Lucila Crexell que abandonó el Movimiento Popular Neuquino para sumarse al nuevo bloque de Pichetto.
Los 19 senadores del ex bloque de Pichetto acompañan las candidaturas del Frente de Todos por lo que sumados a los 9 senadores kirchneristas que tienen ese espacio en la actualidad conformarían un bloque de 28 bancas. De entre ellas pondrán en juego 10 escaños en octubre próximo, además de la de Fernando “Pino” Solanas, hoy también candidato en el Frente de Todos.

 

 

Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar