El FMI proyectó una inflación del 40% y la profundización de la caída del PBI

De acuerdo a un informe, la entidad relajó además la meta fiscal de Argentina y la ubicó en el 0,3% Piden buscar aumentar la refinanciación de la deuda.
David Lipton @Lipton_IMF
“Las autoridades argentinas continúan mostrando un sólido compromiso con su programa de política económica", sostuvo Lipton. - Foto: archivo.

El Fondo Monetario Internacional empeoró este lunes los pronósticos de la inflación y del PBI para 2019 y 2020. En ese sentido, elevó su estimación de inflación de Argentina para el 2019 a 40,2%, desde un cálculo previo de 30,5%, y que profundizó levemente su proyección de contracción económica a 1,3% para este año desde una previsión anterior de 1,2%. Para 2020, en tanto, redujo a la mitad la proyección de crecimiento: del 2,2% al 1,1%.

A su vez, el informe elaborado por la entidad señala que Argentina deberá buscar aumentar las refinanciamientos de deuda y extender sus vencimientos, al tiempo que reveló que el Gobierno pidió incrementar la meta del resultado fiscal primario de fines de septiembre como parte del programa de crédito stand-by que tiene el país por unos u$s57.000 millones. Los desembolsos para el país en el marco del préstamo Stand By suman u$s44.100 millones.

El directorio del FMI, que confirmó que desembolsará u$s5.400 millones como parte del acuerdo, dijo que Argentina pidió subir la meta de superávit fiscal de fines de septiembre a $70.000 millones desde la meta anterior de $60.000 millones.

Las autoridades argentinas continúan mostrando un sólido compromiso con su programa de política económica, y han cumplido con todas las metas pertinentes en el marco del plan respaldado por el FMI. Si bien ha tomado tiempo, los esfuerzos realizados en materia de políticas están empezando a dar frutos. Los mercados financieros se han estabilizado, la posición externa y fiscal están mejorando, y la economía está empezando a recuperarse gradualmente de la recesión del año pasado. aseguró David Lipton, quien dirige la entidad.

Y agregó: “Aunque sigue estando en un nivel alto, la inflación ha entrado en una trayectoria descendente que se espera continúe en los próximos meses. La gestión prudente de la política monetaria por parte del BCRA sigue siendo esencial para anclar tanto el tipo de cambio como el proceso de desinflación”.

Para Lipton, la implementación firme de las políticas sobre las que se asienta el programa respaldado por el FMI será fundamental para continuar progresando. “A medida que la estabilidad macroeconómica se vaya afianzando, los esfuerzos de políticas deberán centrarse más en revitalizar los planes de reformas estructurales. El acuerdo Mercosur-UE suscrito recientemente es un paso importante en ese sentido”, completó.

Te puede interesar