“Argentina no necesita una reforma laboral con sesgo de precarización”

Política / Economía 12/07/2019 Por
Así lo afirmó el ex ministro de Trabajo, Carlos Tomada, al referirse a una de las primeras medidas que tomará el Frente Juntos Somos el Cambio que encabeza Macri en caso de ser reelegido.
Tomada © NA
- "La Argentina está cambiando la estructura ocupacional, está dejando de ser el empleo industrial  el mayoritario y está creciendo el empleo precario", señala Tomada. Foto: NA.

chapa_ed_impresa_01


Especial para La Nueva Mañana

Con la autoridad que le da tener el récord de haber estado 12 años al frente de la cartera laboral en un país como la Argentina, el actual legislador porteño del Frente para la Victoria Carlos Tomada analizó el presente y el futuro del mercado laboral argentino bajo un nuevo mandato de Mauricio Macri.

-¿Cómo llegamos a estas elecciones en materia laboral?

-Lo menos que uno puede decir mirando datos, mirando la calle, lo que pasa en la fábricas es que la situación del empleo en la Argentina está muy complicada pero además, consolidándose este proceso de deterioro, no sólo  empeorando sino que hay algunos datos que son realmente alarmantes. Por ejemplo, el empleo registrado lleva 15 meses  consecutivos de caída, el poder adquisitivo del salario que todos sabemos que está en retroceso y en caída libre lleva 17 meses cayendo en relación con la inflación.

Los dos datos preocupantes son, por un lado el aumento de la desocupación que llegó a los dos dígitos y el crecimiento del empleo informal, que nosotros bajamos al 32 por ciento y este gobierno lo volvió a subir al 36%; y  por otro lado, lo más significativo es que está cayendo y mucho, de hecho este año se perdieron 260 mil puestos de trabajo.

-¿Cómo se entiende que un gobierno que criticó y denigró tanto el empleo público, sea el único rubro “empleo registrado” que se incrementó, según los últimos datos del Indec?

-Pero es un aumento deplorable porque han aumentado dejando cuenta de una perversidad llamativa porque han despedido a miles de trabajadores en este sector, incluso sin respetar las normas, porque han despedido trabajadores con tutela sindical, trabajadores con estabilidad permanente y por supuesto que despidieron a todos los contratados, pero simplemente para reemplazarlos por los propios. Hay un nivel de hipocresía  en esa materia que es realmente deplorable y es una de las tantas contradicciones que tiene este gobierno cuando contrastamos los dichos con los hechos.

-¿Es cierto lo que dijo recientemente el secretario de Trabajo, Dante Sica, con respecto a que existe en el país creación neta de empresas, unas mueren y otras nacen, para justificar el elevado índice de desempleo?

-No es cierta la creación neta de empresas; al contrario, han destruido empresas de manera brutal en estos casi cuatro años. Pero por más que inventen son los propios datos del ex ministerio de Trabajo los que dan cuenta de cómo se ha derrumbado el empleo industrial, cómo ha crecido la capacidad ociosa en las empresas.

La verdad es que no hay por dónde encontrarle alguna veracidad, pero lo que es  más grave aún es que ha crecido la precariedad laboral. La Argentina está cambiando la estructura ocupacional, está dejando de ser el empleo industrial  el mayoritario y está creciendo el empleo precario, sin derechos. El empleo no registrado creció 4 puntos porcentuales y el trabajo por cuenta propia aumentó 6 por ciento.

Eso significa que el empleo que la OIT (Organización Internacional del Trabajo) ha definido como trabajo decente, con protección social, con derechos y con salud está retrocediendo y está siendo reemplazado  por trabajadores que no tienen derechos, o porque están en negro o porque directamente el empresario falsea el vínculo y lo pone como si fuera un prestador de servicio como monotributista que cobra una factura.  O más perverso aún es que el gobierno considera trabajadores a los monotributistas sociales, que también están desapareciendo.  

Tomada 092 © NA
"El gobierno quisiera hacer una reforma como la que hay en Brasil", afirma el exministro. Foto: NA

-¿Por qué insiste el Gobierno con una reforma laboral que prometen acelerar si son reelegidos?

-A esta altura es para cumplir con las obligaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI), la Argentina no necesita ninguna reforma por lo menos del sesgo de precarización que le quieren dar.

El gobierno quisiera hacer una reforma como la que hay en Brasil que, para sintetizarla, le doy un ejemplo. Ellos entienden que entre el trabajador y el empresario no hay diferencias, por lo tanto no tiene que haber un contrato laboral, tiene que haber una relación entre iguales, cosa que repudia la lógica.

El  sentido común más berreta sabe que entre empresarios y trabajadores hay diferencias naturales de poder, de fuerza de situación privilegiada en términos económicos y eso en Brasil ha provocado que se haya derrumbado el empleo.

-Ahora el Gobierno está vendiendo este acuerdo Unión Europea-Mercosur como si fuera la panacea en el futuro para el trabajo argentino. ¿Cómo lo ve?

-Vamos por parte: primero,  que lo que ha salido a vender el gobierno es un acuerdo que todavía no está firmado ni siquiera está el texto definitivo, con lo cual uno tiene que ser cuidadoso y esperar  a saber lo que dice, ya ni siquiera digo la letra chica, sino saber lo que plantea realmente el acuerdo en su texto definitivo.

Espero que cuando se someta a debate en el parlamento sea analizado realmente con un espíritu crítico, no porque como dicen algunos  funcionarios nos da miedo crecer y salir a competir en el mundo,  sino porque tenemos malas experiencias en materia de acuerdos de este tipo.

En México y sobre todo en Chile, que son puestos como modelos que todos debíamos copiar, lo único que generaron estos acuerdos fue un aumento del déficit comercial y una pérdida del empleo, entonces ahora qué me quieren contar.  La realidad es que no solamente vamos a tener los productos importados que van a competir en desventaja con la producción nacional sino que además en Brasil van a entrar los productos europeos, por lo cual vamos a ser desplazados también del mercado brasilero, que es el principal destino de nuestras exportaciones.

-¿La desindustrialización de la Argentina  es un mandato propio del neoliberalismo global al que adhiere el presidente Macri?

-El neoliberalismo tiene una mirada y un destino con respecto a los países en desarrollo que se ajusta al plan que aplica el presidente Macri. En general, los acuerdos de libre comercio han servido para disciplinar a los países periféricos en orden a una economía global donde la parte del león se la llevan los países desarrollados que reciben materias primas más baratas para seguir siendo ellos los grandes productores, ni siquiera con mano de obra de sus propios países, que ese es el otro problema, con mano de obra de países donde a los trabajadores se los explota.

No vaya a ser que la Argentina, ahora que quieren decir que nos vamos a insertar en el mundo, se termine insertando en el mundo con mano de obra barata y entonces la reforma laboral iría a cubrir esa necesidad de que nuestros trabajadores sean trabajadores con menos salarios y menos derechos.

 

    

  

    

 

Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar