Repudio de familiares de la joven encontrada tras desaparecer en Unquillo

Córdoba 09/07/2019
A través de una carta, contaron que la adolescente apareció en "estado de shock y alterada", y se quejaron de la "violencia y maltrato" recibido tras su aparición sana y salva.
lorenzo valencia
La familia y los y las amigas de la adolescente desaparecida y luego encontrada, manifestaron su solidaridad con ella. - Foto: gentileza.

Los familiares y amigos de la adolescente que desapareció en Unquillo el viernes pasado y que por fortuna fue hallada sana y salva este lunes, escribieron una dura carta contra el maltrato recibido a partir del hallazgo de la joven.

"Repudiamos las versiones que circulan en distintos medios de comunicación sobre la desaparición y posterior aparición de DI. Repudiamos los comentarios malintencionados que juzgan y acusan. Repudiamos la violencia y el maltrato que recibimos de quiénes no se alegran por la aparición con vida de nuestra amiga", publicaron.

Además, dieron cuenta del estado en que apareció la adolescente: "Sabemos que llegó asustada, lloraba. Lo primero que hizo fue abrazar. Su mamá contó que 'estaba shockeada, alterada, preguntaba por qué no habíamos buscado y no dejaba que la tocáramos'".

A continuación, el comunicado completo:

El pasado viernes 5 de julio D salió de su casa en Unquillo para llevar a su hijo al jardín de la escuela ubicada en Mendiolaza. A las 14 horas dejó a su hijo, según indicó la directora del jardín y retornó a su casa caminando por el costado de la ruta que une ambas localidades. En el camino se cruzó con una conocida y le dijo que se iba al gimnasio. Nunca llegó a su casa, nunca llegó al gimnasio.

Alertados por la ausencia el viernes por la noche y el sábado temprano familiares y amigas comenzamos a movilizarnos. Su madre realizó la denuncia en la comisaría de Unquillo y luego ante la Unidad Judicial de Villa Allende.

A través de grupos de Whatsapp decidimos organizar una movilización para de pedir por la aparición de D. Nos reunimos ayer en la rotonda de acceso a Unquillo, llevamos carteles, ollas y mucha fuerza para gritar por nuestra amiga.

Las horas siguieron pasando mientras llegaban noticias de los lugares por dónde la policía y los bomberos estaban realizando la búsqueda. Allí estuvimos hasta que nos dijeron que cortaban porque era ya de noche. La actividad siguió por redes, compartimos su foto hasta cansarnos y seguimos hablando entre nosotras y nosotros para tratar de entender lo que podría haber pasado.

A las 3,30 de hoy (por el lunes) nos enteramos que D había aparecido. Sabemos que llegó a la casa del padre de su hijo, que llegó asustada, lloraba. Lo primero que hizo fue abrazar. Su mamá contó que “estaba shockeada, alterada, preguntaba por qué no habíamos buscado y no dejaba que la tocáramos".

Repudiamos las versiones que circulan en distintos medios de comunicación sobre la desaparición y posterior aparición de DI. Repudiamos los comentarios malintencionados que juzgan y acusan. Repudiamos la violencia y el maltrato que recibimos de quiénes no se alegran por la aparición con vida de nuestra amiga.

Queremos vivir tranquilas, salir tranquilas, caminar libres. No queremos vivir desesperadas porque una de nosotras no vuelve a su casa.

D volvió porque nos organizamos y salimos a la calle a buscarla. Porque nos acompañó el amor y el cariño que sentimos por ella. Agradecemos a quiénes nos acompañaron desde el primer momento . Agradecemos a quiénes respetan este momento la intimidad de nuestra amiga.

D abraza hoy a su familia y nosotras la abrazamos a ella. Creemos en ella y vamos a seguir acompañándola.

Te puede interesar