La Morera abre sus puertas al primer centro de extensión de la UPC

Sociedad 05/07/2019 Por
La fundación que trabaja desde 10 años en Córdoba será parte del proyecto impulsado por la Universidad Provincial. Una iniciativa colectiva para garantizar nuevas oportunidades.
morera villa el saucee © upc00001
"Hay distancias culturales que son difíciles de acortar. Entonces, debemos estar ahí, más cerca". - Foto: gentileza prensa UPC.

chapa_ed_impresa_01

La unión hace la fuerza”, reza esa frase tan trillada y a la vez sabia que logra describir la necesidad del trabajo conjunto de diferentes actores sociales para llegar a un objetivo compartido.

En tiempos de individualismo y egoísmo siempre surgen aquellos que miran más allá del horizonte y colaboran para que otros puedan hacer lo mismo. Bajo esa idea la Fundación La Morera y la Universidad Provincial de Córdoba (UPC) unieron voluntades para ampliar el proyecto de Casa Abierta de Villa Los Sauces que albergará también el primer Centro de Extensión de la Casa de Altos Estudios. Se trata de un espacio de articulación de saberes y haceres donde se conjugan las ganas de aprender, conocer al “otro” y empoderarse.

“Queremos pensarnos en el barrio, con la gente”

El pasado 19 de junio, los vecinos de Los Robles y de comunidades como Villa Los Sauces y el Tropezón vivieron una verdadera fiesta por la inauguración de las nuevas instalaciones de la Casa Abierta y la consolidación de un proyecto que le da batalla a las brechas sociales.

En ese sentido, Mariela Edelstein, secretaria de Extensión de la UPC, señaló que el el fin que se persigue es crear una articulación más formal de trabajo entre la universidad y los miembros de la fundación. “Queremos seguir el mandato fundacional que tenemos como institución. Este tipo de acciones nos motiva a empezar a pensarnos en el barrio y con la gente. Creemos que el modo, es colaborar con los que están en los barrios, como una forma de nuclear el trabajo territorial de las distintas áreas o disciplinas curriculares”, destacó en declaraciones a La Nueva Mañana.

Una de las acciones que se propone desde el flamante centro es la curricularización de la extensión, es decir, que este tipo de iniciativas formen parte del diseño curricular de cada una de las carreras, es brindar clases fuera de las aulas y realizar prácticas profesionales con esta comunidad. Salir a la calle y dejar la comodidad de las aulas.

Otra de las finalidades que se pretende alcanzar con la apertura de este lugar es la elaboración de diagnósticos participativos a través del trabajo conjunto con vecinos, metodología que resulta novedosa en Córdoba. “De esta forma podremos analizar cómo desde la educación superior se establece un diálogo con otros peldaños del sistema educativo, qué pasa en los barrios y qué necesitan los jóvenes para completar sus estudios y lograr una inserción educativa que se ajuste a las demandas de los diferentes territorios”, resaltó Edelstein.

En esa misma línea, desde la UPC se instalará un nodo académico para que aquellos jóvenes que quieran acercarse a algunas de las carreras universitarias puedan hacerlo y “sentirse más cómodos, más invitados”. “Las distancias no se salvan solamente con un boleto educativo gratuito. Hay distancias culturales que son difíciles de acortar. Entonces, debemos estar ahí, más cerca, y acompañarlos en el recorrido. Queremos aprender junto a ellos, transformarnos mutuamente”, sostuvo.

“Alto mestizaje”

La secretaria de Extensión planteó asimismo que existe una deuda social entre la universidad y distintos sectores sociales. Es por ello que por más que la educación superior sea pública y gratuita, siempre alguien queda afuera del sistema. “La universidad no puede construir conocimientos en claustros, término que da cuenta de lo cerrado, sino que debe enfrentarse a nuevos desafíos es construir conocimiento en los territorios”, agrega. Es por ello que el nuevo centro apunta a acortar las brechas de acceso a la educación superior para que más personas puedan sentirse incluidas en cada una de las propuestas.

Me quedó grabada una frase de un joven que afirmó durante la inauguración: ‘Alto mestizaje hay acá. Está lleno de caras de distintos colores’. Saludamos eso porque dialogar con ‘otro’ no significa acercar un saber construido en otra parte. Por el contrario, significa construir juntos desde ese lugar”, completó.

“Flor de laburo”

Nosotros llevamos adelante un proyecto de complemento educativo y de formación cultural de niños, niñas y adolescentes del que nació, por ejemplo, Rimando Entre Versos. A los talleres asisten aproximadamente 100 niños y se trabaja colaborativamente para lograr su permanencia”, cuenta Gonzalo Montiel, presidente de La Morera, en diálogo con este medio.

Desde hace más de 10 años la fundación viene realizando diferentes acciones con el fin de integrar a la comunidad y abrir las puertas a nuevas oportunidades. En ese marco, la ampliación de sus instalaciones fue posible gracias al Fondo Ayudar, que tiene como objetivo hacer efectiva la articulación entre sectores para crecer en la comunidad y favorecer nuevos y mejores trabajos.

La organización dirigida por el Padre Mariano Oberlin también hizo su pequeño aporte a través de la construcción sustentable del nuevo salón con tecnología 3C. “Fue un trabajo de articulación colectiva”, resaltó.
Para Gonzalo, las nuevas instalaciones y la apertura del primer centro de extensión en la zona serán un motor que potenciará el trabajo de todos los vecinos.

Lejos de cerrarse a las posibilidades del entorno, desde la fundación se llevan adelante diferentes procesos productivos. Uno de ellos es “Flor de Laburo”, el cual comprende la puesta en marcha de un vivero y una carpintería, y promueve la venta de plantas.

morera villa el saucee © upc00002
“Flor de Laburo” comprende la puesta en marcha de un vivero y una carpintería, y promueve la venta de plantas. Foto: gentileza prensa UPC


Una forma de enfrentar la delincuencia y el narcotráfico

“En las tareas que involucran a jóvenes se tiene que dar un diálogo de saberes y articular espacios de formación. Por eso trabajamos con la escuelita cultural donde se brindan propuestas artísticas de todo tipo”, añade.

Por otra parte, el espacio acoje también a un grupo de mujeres que vienen impulsando una cooperativa de colaboración. “Ellas se reúnen y colaboran con las necesidades del conjunto y se asisten en situaciones de emergencia”, detalló.

Montiel afirma que el trabajo conjunto entre la universidad dirigida por Raquel Krawchik y la organización de Los Robles es una forma de hacerle frente al narcotráfico y la delincuencia, las problemáticas más complejas dentro del universo de los jóvenes.

Esto genera una alternativa y una posibilidad de identificación con el otro, y los vincula a actividades como el trabajo y la educación. Estamos logrando estrechar lazos entre las personas y las instituciones para la regeneración del tejido social. Y este fue un gran paso”.

 

 

Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar