Juicio por Carina Drigani: los celos como posible móvil del femicidio

Córdoba 02/07/2019 Por
Testimonios de los hijos de la kinesióloga describen a Hugo Salas, quien era su pareja, como posesivo y controlador. Este martes es la cuarta audiencia.
juicio carina drigani - lnm
El juicio por el crimen de Carina Drigani se realiza con jurados populares. - Foto: gentileza.

A medida que avanza el juicio por Carina Drigani, quien fue encontrada muerta el 5 de mayo de 2016 en un pequeño arroyo de Icho Cruz, salen a la luz testimonios claves que van reconstruyendo una situación atravesada distintos tipos de violencia de género: psicológica, económica y social, que habría ejercido Hugo Salas, el único imputado, y pareja de la víctima al momento del hecho.

Y si bien la causa de muerte es asfixia por sumersión, y los peritos médicos dieron cuenta de que podría haberse tratado de accidente ("aunque sería muy extraño por sus características", dijeron) o de un homicidio, todo lo que rodea a la vida de Drigani meses antes de su muerte, no puede leerse de forma separada al resultado final: una mujer muerta y presencia de numerosos rasgos violentos en Salas.

Pero fueron las dos últimas audiencias del juicio que comenzó el martes pasado en la Cámara 4ta del Crimen, con jurados populares, las que comprometieron más al único sospechoso, imputado por homicidio doblemente agravado por el vínculo y por mediar violencia de género (femicidio). En ellas declararon la hija mayor de Carina, nacida de un primer matrimonio; el padre de ésta; y Giuliano, hijo que Carina tuvo con Daniel Baretta, su segunda pareja.

Un tercero, ¿el detonante?

Con un testimonio contundente, Giuliano contó que su madre cambió su comportamiento desde que apareció en su vida Salas, a quien la kinesióloga de 44 años conoció en su consultorio cuando éste tenía 72 años. El adolescente dijo que la situación económica de su madre también cambió, ya que a diferencia de cómo había actuado siempre (manejando ella sus finanzas), comenzó a cederle el control a él.

Además, Giuliano explicó que por culpa de Salas se peleó con su madre, quien finalmente lo echó de su casa, por lo que perdió todo contacto con ella. Y a pesar de que a veces Carina le escribía por celular para verse, finalmente a último momento cancelaba el encuentro porque Salas no estaba de acuerdo.

Pero uno de los datos claves, surgió cuando el adolescente contó que en octubre de 2015, es decir siete meses antes de la muerte de su madre, Salas habría tomado conocimiento sobre una nueva relación de Carina con un paciente de apellido Salazar. Antes de ello, el ahora imputado por femicidio, habría manipulado a Carina para denunciar a su ex, Daniel Baretta, por violencia de género y ponerle incluso restricciones, que luego se comprobaron eran falsas.

"La aparición de Salazar habría desatado un ataque de odio e ira en Salas, que ya había invertido toda su energía y hasta dinero en alejar a Baretta de Carina y de sus hijos", explicó Gustavo Nuñez, uno de los abogados querellantes, a La Nueva Mañana.

"Desde el punto de vista del móvil, la figura de Salazar es importante porque genera una explosión de celos en Salas. Una nueva porque ya la celaba con Baretta, lo que nunca dejó de ser. A tal punto que no la dejaba usar el auto, que lo tenía Carina en la puerta o un garage a la vuelta", agregó.

"Salas quería cremar a mi mamá"

Otro testimonio clave fue el de Tania, la hija mayor que Carina tuvo con su primer esposo, Fabián Ambrosioni. La joven contó que, con su hermana, conocieron a Salas el sábado 7 de mayo, cuando su madre ya había sido encontrada muerta.

En compañía de su padre, fueron a verlo para coordinar los gastos compartidos que todo velorio y sepelio implican. Las chicas querían enterrar a su madre pero Salas insistió en cremar a Carina y repartir sus cenizas en el cementerio. "Estaba frío, tenso y nervioso (por Salas), y acompañado por su hija menor. Dijo que solo pondría plata si era cremada. Me pareció obsesivo y manipulador", contó Tania.

Finalmente, Salas no solo no puso dinero -según la joven- sino que además no participó ni del velorio, ni del sepelio que se llevó a cabo en el Cementerio San Jerónimo. Todos sus dichos fueron ratificados por su padre, Fabián Ambrosioni, quien también declaró este lunes.

Este martes declararán Julio Barelier, Rastreador Táctico del Ministerio de Justicia, quien dará cuenta del recorrido detectado en el botón antipánico; y en los próximos días Martina, la hija más chica de Carina y Baretta, quien lo hará de forma individual ante una psicóloga del Poder Judicial.

Si sos víctima de violencia de género o conocés a alguien que necesite ayuda, comunicate a la línea nacional y gratuita 144, que funciona todos los días del año, las 24 horas. También podés dirigirte al Polo Integral de la Mujer (teléfono 0800 888 9898, Entre Ríos 680, Córdoba Capital).

Noticias relacionadas:

Carina DriganiEl crimen de Carina Drigani y el peso del artículo 80
WhatsApp Image 2019-06-26 at 2.13.04 PMEl cuerpo de Carina Drigani tenía 21 lesiones: descartan hipótesis de suicidio

Te puede interesar