Saborido: "El gorilismo es no ver que el otro es igual a vos"

Cultura 21/06/2019 Por
La Nueva Mañana charló mano a mano con el guionista de Peter Capusotto y sus Videos, una de las mentes más lúcidas de la TV argentina. Córdoba, peronismo, humor y rock.
Pedro Saborido by gentileza
"Si el cordobesismo te implica un orgullo puesto en mejorarle la vida a la gente, bienvenido", comenta Saborido. - Foto: gentileza.

"Vos fijate cómo resumís esta mierda porque es la primera vez que lo digo", afirma Pedro Saborido antes de morder una medialuna que untó durante cinco minutos en su café con leche. El bar de la Uepc está vacío, ya todos los huéspedes del hotel contiguo a su sede desayunaron menos él, que lo hace mientras habla mano a mano con La Nueva Mañana.

Así es el guionista de Peter Capusotto y sus Videos. Visceral y directo como muchas de sus creaciones, sin que eso signifique dejar de ser una de las mentes más lúcidas de la televisión argentina, que año a año adolece cada vez más de un humor que escape al yoísmo neúrotico.

Con su emblemática gorra de The Who, una remera negra estampada con el submarino amarillo de The Beatles, una campera de jean rota al igual que su pantalón, Saborido filosofa desde su esencia "hippie-punk" sobre Córdoba y su competencia con Buenos Aires, lealtad y traición peronista y el futuro del rock argentino antes de preguntar qué resultados se tienen que dar para que Argentina clasifique a cuartos de la Copa América.

Pedro Saborido 2 by gentileza
Para Saborido "Córdoba es una potencia cultural muy importante". Foto: gentileza.

"Voy a empezar a indagar sobre el tema 'Córdoba y porteñidad'". Saborido piensa y le confiesa a este diario su primer acercamiento consciente al tema. Solamente bastó preguntarle cómo lo trataba la ciudad, mientras batía su café con leche mezclado con edulcorante.

-Quizás sea también un tema entre el interior y el porteño.

Pero en el cordobés es más fuerte el "no Buenos Aires". Córdoba es una potencia cultural muy importante. A ver, digo, muchas cosas en la Argentina necesitan "realizarse" en Buenos Aires. No siento eso acá, siento que vive su propia vida y como que hay un "igual a igual". Hay una competencia: pensá que es un polo cultural anterior a Buenos Aires y creo que aún persiste. A diferencia de la Capital Federal y la provincia que parecen dos cosas que son juntas y son entes que no terminan de amalgamarse. Acá seguro debe haber diferencias entre el cordobés de Capital y el de Río Cuarto, o el de Villa María.

-Acá algunos le dicen a eso "Cordobesismo". Principalmente en el plano político, donde me gustaría saber si para vos Schiaretti y en su momento De La Sota son peronistas.

Claro, ¿cómo no? Muchas veces el tipo que vive en Capital tiene una mirada más endogámica. No sabe quién es el intendente de Córdoba, pero acá todos saben quien es Larreta. El tipo que irradia mandato tiene menos percepción de la periferia, ¿se entiende? Después fijate como lo armás porque esta mierda es la primera vez que lo digo en una nota. Para el peronismo, te sorprenderías de ir a Azul y ver cómo es ahí. O en Tierra del Fuego, donde la gobernación se dirimió entre un radical K (Gustavo Melella) y una peronista K, que era peronista M pero a último momento se volvió K (Rosana Bertone). Esos colores son propios de las realidades de cada lugar y pasa con Schiaretti.

No todo lo peronista es bueno ni todo lo peronista es malo. La identidad es una carrocería con la que andás en la vida. Nada más. Se puede ser peronista y un hijo de puta. Comunista y un hijo de puta. Cristiano, musulmán, judío, cordobés o porteño y ser hijodeputa. Si el cordobesismo te implica un orgullo puesto en mejorarle la vida a la gente, bienvenido. Si un montón de cordobeses cagan a piñas a un montón de sanjuaninos por no ser de Córdoba, no sé si está tan bueno. Che, nos fuimos al carajo.

-Entonces, pensando en Pichetto, ¿dónde está la línea entre el compañero y la traición?

No sabremos nunca si Pichetto fue fiel y leal a sus convicciones. La lealtad hacia una cosa implica la traición a otra. Todo cambio es visto como una traición. El tema es que la palabra es muy fuerte, tiene consecuencias trágicas. Veremos con el tiempo qué fue con Pichetto.

-Muchos te preguntan sobre Micky Vainilla, pero quizás, con traición o no, el gorilismo se ve más reflejado en el personaje de Luis Solari. ¿Lo ves así?

Sí, puede ser. Pero nada se piensa en función de lo que provoque. El personaje se piensa en función de lo que pueda ser gracioso. Después cuando vos ves algo de gorilismo en él, es porque conocés gorilas que son así. Un montón de gente lo ve y no le pasa absolutamente nada. Se termina de completar con quién lo mira.


-Entonces si veo en el sketch de la dictadura hippie una crítica al pensamiento políticamente correcto de esta época, lo tengo que interpretar así.

En eso lo que hicimos fue invertir polos. Pero que lo critique no quiere decir que no esté más cerca de una actitud como la de esos hippies, porque las tuve. Tuve actitudes totalitarias, porque cuando sentís que lo tuyo es mejor y el otro es un enajenado, empezás a sentir superioridad. El gorilismo es no ver que el otro es igual a vos. Uno puede ser gorila siendo rockero y hippie, quizás como una defensa hacia el desprecio del otro lado.


-Y en una momento donde el humor es tan autoreferencial y el stand-up está de moda, ¿por qué creés que vos y Diego Capusotto siguen vigentes para la gente?

Me parece que el nuestro es un humor que sale de otra formación. Es distinto porque lo hace gente de otra edad, de otra formación. Generaciones que se criaron más en aparatos de protección de la censura, por eso aparece la metáfora y el surrealismo. El hippismo mismo era una vía de escape para las dictaduras. Parte de Serú Girán funciona durante una dictadura. Aparecen otras mañas, vuelos, cierta formación política...

-¿Te gusta el humor político de Lanata?

No lo vi nunca.

-Uno hace otras cosas los domingos a la noche.

Siempre es mejor hacer otra cosa antes que ver televisión. No le podría decir a una persona que hay algo mejor que no mirar a Peter Capusotto. Siempre hay algo mejor.

-¿Le ves futuro al rock?

Sí, qué se yo. Por ahí con otro nombre. Pero las cosas siguen existiendo a pesar de uno. Le veo presente y le veo futuro, porque siempre va a ser un pequeño refugio, a veces con más intensidad, a veces con menos. Más cercano o no a la industria cultural. En ese zigzag va a existir. Es una idea mía, por ahí deja de existir y listo.

Pedro Saborido brindará una charla abierta este viernes 21 de junio desde las 18 en el SUM de Uepc (San Jerónimo 558) sobre su último libro: "Una historia del Peronismo". Con entrada gratuita.

Te puede interesar