Alapar, swing cordobés de exportación

Cultura 07/06/2019 Por
La banda de jazz cordobesa centrada en la producción de piezas tradicionales de los primeros tiempos, realiza el domingo 9 de junio su última presentación en barrio Güemes antes de embarcarse para presentarse en el viejo continente.
A la par00001 © gentileza
- Alapar hizo girar su primer disco en festivales de jazz de Brasil y México entre otros países. Foto: Gentileza

chapa_ed_impresa_01


Especial para La Nueva Mañana

Hace un par de años apareció dentro del universo del jazz local una agrupación centrada en la producción de piezas de jazz tradicional de los primeros tiempos para grata sorpresa de los cultores del género. Hoy, dos discos después, comienzan a recolectar los frutos de su trabajo. Antes de emprender esta sorprendente experiencia la banda le concedió a La Nueva Mañana una entrevista exclusiva.

¿Por qué el nombre ALAPAR?

Mariana Piatti -De una combinación de palabras, un par de alas para poder volar juntos en dentro del universo del jazz y el swing.

¿Quiénes  son los miembros estables de la formación?

M. P. -La banda surgió como un trío integrado por Guillermo Delfino en contrabajo, Rodrigo Fernández en guitarra y banjo y yo, Mariana Piatti, como cantante. Pero ahora contamos siempre con la colaboración de dos músicos más que se han integrado magníficamente, ellos son: Jorge Gornik en clarinete y saxos y Francisco Castillo (de la Small Jazz Band) en corneta.

¿Cómo nació esta pasión por el hot swing jazz?

Guillermo Delfino -En mi caso particular pasó que una noche en la que decidí salir a tomar un trago me encontré en un lugar en el que estaba tocando la Small Jazz Band y dije: ¡yo quiero tocar esa música! Desde entonces me entregué a pleno a este deseo.

M. P. -A mí en cambio me pasó que descubrí a los Tuba Skinny de New Orleans y me fasciné con el modo de interpretar este género que tiene esa gente. Por supuesto que también me llegó mucho lo de Oscar Alemán y lo de Django Reinhardt.

Y llegó el momento de Toma uno…

M. P. -Sí, en 2017 decidimos grabar un primer disco (de ahí el nombre) sin saber muy bien cómo nos iba a ir en cuanto a la recepción del público. Finalmente salió con ocho registros y fue muy bien recibido. Ya en ese trabajo contamos con la colaboración de Gornik.

G. D. -Fue un gran desafío para nosotros ya que tocar en vivo es una cosa (se percibe la receptividad de la audiencia de modo directo) y en un estudio es otra. En vivo los errores pueden disimularse en el fragor del concierto pero en un estudio hay que repetirlo todo hasta que suene como debe sonar.

¿Lo presentaron solamente en Córdoba?

M. P. -No, por suerte pudimos llevarlo de gira por Latinoamérica, tocamos en festivales de jazz de Brasil y México entre otros países.

G. D. -Eso nos sirvió mucho para afianzarnos internamente y también como gimnasia de tocar mucho tiempo sin parar.

2018 y un nuevo CD, “Swingin´The Nite”.

M. P. -Fue una gran alegría volver a los estudios prontamente.  Pasa que ya estábamos embalados y en el fervor del impulso habíamos compuesto canciones propias y queríamos plasmarlas en un disco.

G. D. -Es muy fuerte lo que te pasa cuando venís lanzado, hay que aprovechar el envión. Fueron otras ocho composiciones, pero esta vez con cuatro nuestras.

¿Cómo se da el proceso compositivo en un género tan particular?

M. P. -Ningún cocinero muestra sus recetas…gratis, ja. No, nada, simplemente alguno tira una idea melódica, un ritmo y va saliendo. Las letras las trabajamos después.

GP -Es raro pero cuando te metés tan a pleno en el mundo musical que te apasiona hay un momento en que el alma de ese mundo toma posesión de vos y te va indicando qué es lo quiere que hagás.

¿Las letras, son todas en inglés?

M. P. -Sí, pasa que forma parte de esa apropiación del género, viene así.

G. D. -Claro, para tocar swing tradicional hay que tener guitarra, corneta, contrabajo, etc. No da para sintetizadores o erkes. Con el idioma es igual. Las letras pueden tratar de cosas que nos pasan acá, pero el idioma inglés es, de momento, inevitable.

2019 y una gira europea. ¿Cómo surgió esta posibilidad?

M. P. -Se dio debido a una convocatoria de una institución suiza (CSOA il Molino-Lugano) a la cual nuestro trabajo le llamó la atención, al punto de contactarnos e invitarnos a tocar en su espacio. El concierto lo tenemos programado para el 21 de junio.

G. D. -En vista de semejante convite nos pusimos las pilas y contactamos productores que nos armaran una gira, y,….allá vamos.

Se despiden en estos días. ¿Cómo, cuándo y dónde?

M. P. -Como siempre, tocando a full.  La última presentación la hacemos el domingo 9 de junio en un espacio de barrio Güemes, La Cova del Drac, a las 19,30.

G. D. -Esta presentación la hacemos a todo trapo, con cinco músicos como mínimo. Vamos a repasar los dos discos más alguna que otra sorpresa.

19,30. Un horario atípico  para su género…

M. P. -Pero está buenísimo, el lugar es hermoso y pasa que cuando tocamos en un teatro, por ejemplo, la gente está sentada, pegada a su silla, y lo que nosotros queremos es que la gente ponga algo de cuerpo también. Aprovechamos que el espacio abrió un ciclo llamado Música y Cocktails, nos contactamos y salió.

G. D. -Claro, y cuando tocamos en locales nocturnos cerca de la medianoche gran parte del auditorio ya está estimulado con todo lo del día, con alguna tercera o cuarta copa en su ser, o disperso, con la atención en otros asuntos, y hay que laburar para atraerlos a lo que pasa en el escenario. En cambio aquí la gente se llega a vernos y tiene la posibilidad de beber un primer aperitivo y moverse un poco. Además es domingo, hay un cierto relax propio del día que colabora con el disfrute.

¿Cuáles son las expectativas de la gira?

M. P. -Como todos, queremos gustar, pero además el hecho de ver de cerca el modo de trabajar que tienen allá y ver si de eso se sacan cosas que ayuden a crecer.

G. D. -Además estaría bueno contactarnos con posibilidades futuras. Diversificar destinos y….¡disfrutar!

 

Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar