Centro de Atención al Suicida: buscan recuperar la comunicación verbal

En tiempo de redes sociales, bajaron los llamados telefónicos al CASC y subieron las consultas por otras vías de comunicación como Whatsapp.
Asitencia

chapa_ed_impresa_01


El Centro de Asistencia al Suicida y a las Personas en Crisis Córdoba (CASC), funciona en la Ciudad de Córdoba desde el año 1984. Se encuentra conformada por un equipo de 22 voluntarios con vocación de servicio, capacitados para cumplir con su rol de asistencia telefónica, y prevención del suicidio.

Desde su creación, hace 35 años, las formas de comunicación y el advenimiento de las redes exigió a abrir nuevos canales de comunicación para el acceso de las personas que se encuentren en crisis emocional.
La psicoanalista y miembro del CASC, María Celeste Berardo, aseveró a La Nueva Mañana: “Estamos atravesando una época marcada por la caída de los ideales, siendo estos, una guía para organizar el estilo de vida de cada uno, un surco, un punto donde se detiene la deriva del sujeto, es un punto de arribo”.  “Lo que se observa en la cultura actual es una reducción de lo simbólico que acentúa la desorientación y la soledad”, reflexionó.

“Los fenómenos propios de la impulsión, anorexia, bulimia, la drogadicción, el acoso sexual virtual (grooming), el bullying, las autolesiones, se han presentado con una violencia devastadora en los últimos tiempos. El empobrecimiento de lo simbólico favorece el paso a la acción, a la conducta impulsiva”, analizó.
“Desde el año pasado trabajamos en conjunto con la licenciada Julieta Verdú para lograr un mayor alcance en lo que respecta a la difusión de la problemática del suicidio, con el objetivo de formar redes institucionales que permitan un trabajo junto a la población”.

María Celeste Berardo
María Celeste Berardo: “Lo que se observa en la cultura actual es una reducción de lo simbólico que acentúa la desorientación y la soledad”.

Un llamado telefónico oportuno

En los últimos años se produjo una reducción de los llamados telefónicos en las guardias. El incremento del uso de las redes sociales nos llevó a darle lugar a los nuevos medios de comunicación como lo son Facebook y WhatsApp, más allá de incluir una línea de telefonía celular, implementada a partir de este año. Estas nuevas vías permiten de algún modo que las personas cuenten con una referencia cuando están atravesando una crisis; pero la verdadera apuesta está en poder sostener la palabra”, explicó Berardo.

Se trata de orientar al sujeto a su propia existencia, en lo que Freud llamaba ´el goce de vivir´. Esa es la apuesta que uno puede hacer en presencia. Por eso tras el llamado, siempre se realiza una derivación presencial a un profesional. Lo que ocurre en los últimos tiempos es que, a la hora de hacer derivaciones, los hospitales se encuentran colapsados y eso hace que nuestra institución no pueda absorber las demandas”, aseguró la especialista.

Sobre las derivaciones, contó que “debido al incremento del valor en las prepagas, la opción es asistir a hospitales públicos”. “En general, a las personas que no tienen obra social y medios para solventar una terapia, lo derivamos a un profesional del CASC. Cuentan con una consulta gratuita y luego pueden seguir un tratamiento abonando un honorario mínimo”, relató la profesional.

Estadísticas que se mantienen

“Resulta importante que un sujeto en situación de crisis pueda acceder a un tratamiento. No basta solo con una consulta por Facebook para localizar las causas que lo llevaron a esa crisis, comprender algo acerca de lo que le produce ese sufrimiento, en presencia de otro que pueda escuchar”, aseveró la licenciada Berardo.

Debido a la evolución en el uso de líneas de celular en detrimento de las líneas fijas, se abrieron otros canales de comunicación, y la cantidad de consultas se mantiene constante o en aumento, aunque mutan a esas otras vías. Así lo demuestran las estadísticas del CASC. “Nosotros evaluamos los períodos de julio a julio, por el mes en que se creó el centro. En lo que va del año, se registró un aumento del 35% en llamados de personas de 10 a 19 años, un 20% de llamados de personas de 30 a 39 años y un 120% de personas de entre 50 a 59 años. Quienes más se comunican por las redes son los adolescentes y es por eso que se habilitó una línea de teléfono celular”.

En el inicio del Centro de Asistencia al Suicida Córdoba registrábamos anualmente unas 900 llamadas; hoy el promedio anual es de poco más de 200 llamados a nuestra línea fija incrementándose el uso de la línea de celular y de las redes sociales. Orlando Herrera, es el voluntario que lleva adelante las estadísticas del CASC, y es quien aporta los datos que nos permiten realizar este análisis”, afirmó la licenciada.

Consultas por Facebook:
(desde 2015 a 2019)
2016: 55 consultas
2017: 179 consultas
2018: 240 consultas
2019 (de enero hasta mayo): 99 consultas

Llamados telefónicos:
De julio 2017 a julio 2018: 255 llamados
De julio 2018 a mayo 2019: 210 llamados

Además, aclaró: “En la crisis la sensación de que no hay tiempo invade a la persona, por lo cual resulta importante que algo de eso que le está ocurriendo se pueda elaborar, poder ubicar qué causas lo tienen atado o desatado a la vida, abrir un tiempo para comprender, posibilitando un decir acerca de su sufrimiento”, manifestó la profesional.

Según Berardo, entre el 65% y 70% de quienes realizan un primer contacto por otras vías, luego llaman por teléfono. “Recibimos mensajes a través de las redes sociales, iniciándose una conversación insistiendo en la importancia de la comunicación telefónica; ya que esto permite brindarle orientación en tiempo real disminuyendo de este modo ese estado de desesperación y angustia propio del momento de crisis”.

Voluntarios y capacitación

El Centro de Asistencia al Suicida y a las Personas en Crisis Córdoba es una Asociación Civil sin fines de lucro que no recibe aporte de ningún organismo gubernamental. Se autofinancia con el pago de una cuota mensual mínima por parte de los voluntarios para el sostenimiento de la institución.

Cuenta con 22 voluntarios, diez de los cuales están abocados a la atención telefónica y 9 están en proceso de formación para hacerlo.

Tiene dos sectores, uno de prevención y otro de asistencia. El de prevención está compuesto por voluntarios que intervienen en las escuelas o instituciones brindando cursos gratuitos sobre cómo proceder ante un intento de suicidio.

En el sector de asistencia, el CASC se maneja con guardias y tiene su sede en el viejo hospital San Roque. “Antes de acceder a la atención en las guardias telefónicas los voluntarios deben realizar un curso de formación que lleva un poco más de un año, pasando por distintas etapas de formación que permiten atender un llamado. La formación que nosotros damos es el CASC es únicamente para atención telefónica”, enfatizó.

Berardo comenzó a dictar el mes pasado en la Facultad de Psicología de la UNC, un seminario titulado “Urgencia y Riesgo Suicida” en la clínica psicoanalítica dentro de la cátedra de Psicología Clínica, permitiendo de este modo la formación de futuros profesionales.

Es de destacar por otro lado que en la provincia el abordaje de la prevención del suicidio es contenido en un programa que depende de la secretaría de Salud Mental, el cual trabaja con referentes comunitarios. El programa está a cargo de Alejandra Rossi, quien muchos años atrás fue voluntaria del CASC.

Depresion
La tasa de suicidio adolescente se triplicó en 30 años

Días atrás, Unicef dio a conocer un informe titulado “El suicidio en la adolescencia. Situación en Argentina”, en el que advirtió que la tasa se ha triplicado desde los años noventa y reclamó políticas públicas de prevención.

El estudio revela que entre 2015 y 2017, último año con cifras oficiales, 12,7 de cada 100.000 adolescentes entre los 15 y los 19 años se auto provocó la muerte en nuestro país. Se trata de la segunda causa de defunción en este grupo de edad, después de los accidentes de tránsito.

Unicef destaca como causas abusos sexuales, falta de contención familiar, patologías mentales mal atendidas, consumo problemático de drogas y acoso escolar, entre otras variables. La presencia de adultos o instituciones que desempeñen un papel protector es clave para que el suicidio no llegue a concretarse.

Vías de Comunicación:
Si estás en la provincia de CÓRDOBA, atravesando una crisis y necesitás ser escuchado, contenido y comprendido podés comunicarte a los siguientes números: 135 (línea gratuita) o al 0351 4265755. Celular: 3512266135, de lunes a viernes.

Guardias horarios de atención:
Lunes de 8 a 12 y de 16 a 20; Martes: de 10 a 14; de 14.30 a 19.30; y de 21 a 1; Miércoles: de 10 a 14; Jueves: de 7.15 a 11.15 y de 15 a 17; Viernes: de 9 a 13.
[email protected]

Facebook CASC

 

 

Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar