Elecciones 2019: el Gobierno atrapado en su laberinto

Política / Economía 07/06/2019 Por
Mientras el Justicialismo lo acusa de cambiar las reglas del juego para manipular las elecciones, las posibilidades de ganar las elecciones están cada vez más alejadas.
Macri-vidal © NA
Cambiemos prevé que es necesario ampliar la base electoral de Cambiemos para tener chances electorales. - Foto: NA

chapa_ed_impresa_01


Especial para La Nueva Mañana

El presidente Mauricio Macri y la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal “están dispuestos a cualquier cosa para manipular el resultado de las urnas” y retener el poder, denunció el Partido Justicialista de la provincia de Buenos Aires a través de un comunicado, en consonancia con los mismos reclamos de naturaleza electoral que viene formulando la conducción nacional del partido.

“Como siempre, Cambiemos subestima a los argentinos si piensa que de esa forma va a poder torcer la voluntad popular que ya tiene decidido dejar atrás este modelo económico que trae inflación, pobreza, desempleo, recesión y endeudamiento”, dispararon desde el peronismo.

El detonante que provocó esta semana el comunicado fue la intención del gobierno de dar marcha atrás con la eliminación de las colectoras en provincia de Buenos Aires, una medida dispuesta por el propio Ejecutivo y que ahora, con la intención de despegar a Vidal de la mala imagen de Macri, buscan revertir, cambiando nuevamente las reglas del juego.

En este escenario, desde el PJ sostuvieron que: “además de las noticias falsas, el marketing engañoso y la desinformación a los que nos tienen acostumbrados, el Gobierno ya intentó once cambios a las reglas de juego a solo dos semanas de que inicie el calendario electoral”.

Las trampas electorales

Los cambios en el Código electoral a los que apunta el peronismo son, el intento de desdoblamiento inconstitucional de la elección bonaerense con la nacional y las municipales de la provincial como estrategia para mejorar la posibilidad de reelección de ambos mandatarios, además del intento de adelantamiento y de sacar las PASO.

También cuestionaron los decretos que intentaron regular el voto de los argentinos residentes en el exterior, de los procesados con prisión preventiva y de los agentes de las Fuerzas Armadas y de seguridad que custodian los comicios. Mientras que para los argentinos residentes en el exterior se creó un régimen de voto por correo postal, para los presos y los agentes de seguridad se dispuso un sistema de voto anticipado. Para hacer los cambios el Gobierno apeló a decretos reglamentarios cuando sólo pueden hacerse por ley del Congreso.

El documento también cuestionó el intento de eliminar las actas de escrutinio y los telegramas por la transmisión electrónica de resultados (acta digitalizada a cargo de empresas privadas) que no permitirán el control cruzado entre ambos documentos electorales y el cambio de la empresa de recuento provisorio de votos Indra por la cuestionada Smartmatic.

Otra de las trampas, señalan desde el PJ, fue la ausencia de 400 mil jóvenes de entre 15 y 17 años que deberían estar habilitados para votar por primera vez no figuran en el padrón provisorio que se publicó días atrás, la modificación al sistema de financiamiento de los partidos políticos que favorecen claramente a la alianza gobernante, después de los escándalos de los “aportantes truchos” de Cambiemos en las elecciones de 2015 y 2017.

Por último, señala el documento del Partido Justicialista, la eliminación por decreto de las colectoras en la provincia de Buenos Aires y el intento por dar marcha atrás con la eliminación. El Gobierno modificó mediante el decreto 259/19 las reglas de las elecciones nacionales para evitar que los partidos lleven listas colectoras en momentos en que dirigentes peronistas analizaban utilizar esa herramienta en el marco de un acuerdo político entre el PJ y el Frente Renovador, que lidera Sergio Massa, en la provincia de Buenos Aires.

Puntualmente, lo que determinó Macri por decreto es que los partidos políticos no podrán ir divididos en la elección presidencial y unirse en otro nivel, es decir evitar que un candidato a presidente figure en más de una boleta de candidatos a gobernador o viceversa.

Sin embargo, a pocos días del cierre, el jueves, de las alianzas y las confederaciones de los partidos políticos que van a participar en las elecciones nacionales primarias, abiertas, simultáneas y obligatorias (PASO) el próximo 13 de agosto y cuando cada vez le quedan menos espacios a las fuerzas políticas para ampliar su base electoral, Macri quiere dar marcha atrás con el decreto “anti colectoras” y habilitó a María Eugenia Vidal a negociar con Alternativa Federal y el Frente Renovador pegar su boleta de gobernadora a la fórmula presidencial de esas fuerzas políticas para mejorar sus chances electorales.

En este sentido, el presidente del PJ Bonaerense Fernando Gray dijo en declaraciones periodísticas que “no se puede cambiar todo el tiempo las reglas y normas electorales. Vamos a acudir a la justicia y a seguir pidiendo veedores internacionales”, para controlar las elecciones.

Rechazo de la Justicia Electoral

La jueza electoral María Romilda Servini de Cubría confirmó que “el decreto de Macri contra las colectoras sigue vigente”.

La magistrada afirmó: “Yo recibí tres amparos y los rechacé. Ahora hay que ver el resto de las presentaciones en otras provincias, pero a nivel nacional está rechazado. El decreto (de Macri) sigue vigente”, relató en diálogo telefónico con el portal eldestapeweb.com.

Por temor a una eventual derrota de María Eugenia Vidal en la Provincia ante Axel Kicillof por el arrastre de la imagen positiva de Cristina Kirchner en la fórmula con Alberto Fernández en ese distrito, Cambiemos salió a cazar votos a cualquier costo.

Ahora el PRO necesita retroceder con ese decreto con otro que lo anule o con una decisión judicial favorable. Sobre este último ítem, Servini dejó claro que el decreto sigue vigente y no habrá colectoras. Por ahora, Vidal irá solo con Macri en la boleta. Mientras, negocia con otros espacios: Alternativa Federal, Consenso 2019 o el Frente Renovador.

Tensión en el Gobierno

La posibilidad cada vez más cierta de que Macri no sea reelecto en octubre y una derrota en la provincia de Buenos Aires, según las encuestas y los magros resultados que hasta ahora se han registrado en las elecciones a gobernador en todas las provincias, terminaron de convencer al Presidente, su jefe de gabinete Marcos Peña y su asesor estrella Jaime Durán Barba que es necesario ampliar la base electoral de Cambiemos para tener chances electorales.

Sin embargo, esa posibilidad parece complicada y tarde. El senador y precandidato de Alternativa Federal, Miguel Pichetto, en el almuerzo semanal del Rotary Club respecto a la posibilidad de confluir en un mismo espacio con Cambiemos aseguró: “No existe la magia. Ese camino debió ser abonado en 2017”, cuando el ala política del gobierno Emilio Monzó, Nicolás Massot y Rogelio Frigerio lo aconsejaban, pero terminaron eyectados del gobierno.

Al mismo tiempo, Pichetto cargó durísimo contra Lavagna “no tiene visión política y prácticamente desarmó Alternativa Federal” que parece destinado a la testimonialidad en las elecciones.

De esta manera, la confirmación de la candidatura de Roberto Lavagna por el espacio Consenso 2019 atenta contra las intenciones y las posibilidades del gobierno en doble vía. Todos los consultores coinciden en que el economista le resta votos a Macri más que al PJ y la implosión del Peronismo Alternativo no le resta al PJ-Unidad Ciudadana.

 

 

Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar