El fantasma del descenso y un perro policía recordado como héroe

Una anécdota única del fútbol, esas que se dan una vez en la vida y que marcan la historia de un club. Se puede ver en el documental Losers, en Netflix.
torquay united

Es tan fuerte el mensaje que se impone desde muchos sectores sobre que "solo sirve ganar", y que siempre hay que ganar. Tal es así que a personajes como Guardiola o Messi, habituales vencedores, cuando pierden son criticados ferozmente porque "no ganaron".

Se baja la linea de que hay que ganar de cualquier modo, que provoca rechazo a la idea de perder, a no aparecer en el podio o en la foto.

Por tal motivo, la serie Losers de Netflix es un oasis. Una perla en medio de tanto exitismo. Un documental que vale la pena recomendar. 

Uno de los capítulos nos regala una historia fabulosa para los amantes del fútbol, ya que revive una de las anécdotas más particulares de la historia del fútbol inglés. .

El "Gran escape" de 1987 cuenta la historia de cuando Torquay Uited evitó el descenso de la Liga de Fútbol por diferencia de goles cuando Paul Dobson anotó un empate en el tiempo de descuento. Curiosamente, el tiempo adicional se creó cuando un perro policía mordió al defensor Jim McNichol.torquay united q

Torquay es un pueblo situado en la costa sur de Inglaterra, forma parte del condado de Devon. Su estadio es el Plainmoor Ground, donde el United disputa sus partidos de local desde su fundación; con capacidad para 6,500 personas, en un lleno total puede reunir al 10% de la población de Torquay.

Corría la temporada 86/87 de la League Two (cuarta división), era el primer año en la English Football League que se aplicaría el descenso automático para todas las categorías.

Torquay United era candidato principal para terminar último en la tabla y con eso consumar un descenso que representaría la desaparición del club. Financieramente, la entidad era un desastre y bajar de división, sería un golpe mortal para el club.

Es decir, si Torquay United descendía, desaparecía. Así se vivía la tensa situación en aquella ciudad. Y un partido accidentado en la última fecha provocó una anécdota maravillosa.

Losers tom kellyEl director de la serie, el neoyorquino Mickey Duzyj, no busca romantizar la caída, sino destacar la enorme dosis de humanidad que existe en el fracaso. 

El espectador puede peguntarse por qué muchas puertas acristaladas de la ciudad de Torquay incluyen, a modo de adorno, la cabeza de un perro, concretamente, de un pastor alemán.

El documental es la respuesta a esta pregunta.

La policía local estaba consciente del riesgo en caso de que el United perdiera la categoría, por lo que en los últimos minutos y con el público efervescente, decidieron colocar oficiales en las bandas, aunque no iban solos, los acompañaban perros policía.

No vamos a spoilear, los invitamos a verla. Una historia bien futbolera. Pasó en Inglaterra, pero tranquilamente pudo haber sido un cuento del Gordo Soriano.

mmm

Te puede interesar