Tigre hizo historia en el Kempes: campeón de la Copa de la Superliga

Se impuso 2 a 0 sobre Boca Juniors y de esta forma sumó su primer título profesional. Los goles fueron anotados por Federico González y Janson de penal.
Ver galería Tigre Campeón Diego Roscop
1 / 2 - Tigre le ganó a Boca por 2 a 0 y se consagró en el Kempes. - Foto: Diego Roscop

Tigre hizo historia en el Mario Kempes. Es el primer equipo descendido o mejor dicho que disputará la B Nacional que clasificó a la Copa Libertadores al ganar la Copa de la Superliga. Superó 2 a 0 a Boca Juniors y de esta forma sumó su primer título a nivel profesional, como revancha de la pérdida de la categoría.

Premio para un Tigre que dio que hablar incluso antes de haber sido condenado por los promedios, jugando con jerarquía y sin el duelo a cuestas de haber descendido. Y Boca sufrió otro golpe más al orgullo, dejando sin alegrías una temporada que como saldo tiene sabor a muy poco.

Es que el equipo de Victoria jugó sin ningún complejo pero a la vez sabiendo que no tenía nada que perder, que con el esfuerzo realizado le alcanzaba para aprobar una campaña elogiada por todos. Mientras que el "Xeneize" trasladaba a sus espaldas la presión de ganar algo, después de la final perdida en la Copa ante River y la Superliga que le fue esquiva. Eso pareció pesar sin dudas en el ánimo de los protagonistas aunque el título quedó en poder del más regular del torneo.

El partido para Tigre se abrió con una carambola, un error impropio de Esteban Andrada, con una pelota que se le escapa tras un remate de Federico González sin potencia suficiente. De esa forma, a los 23 minutos  el elenco de Victoria se ponía en ventaja después de haber padecido esos primeros minutos donde Boca había sido dominador. De hecho, la más clara quedó en poder de Darío Benedetto, quien extiende su maleficio con la red, con un remate en el palo en un mano a mano.

En ese nuevo contexto Tigre se floreó, sacó lo mejor de su repertorio  y dejó de preocuparse por las subidas de Villa y un Zárate impreciso. Tevez se mostraba impotente. Con Montillo y Morales como abanderados, allí apareció lo mejor del fútbol del equipo de Gorosito, que tanto dio que hablar en los últimos meses.

Boca extrañó horrores a Nahitán Nández y a Iván Marcone. Ni Campuzzano ni Capaldo estuvieron a la altura ante un rival que aplicó rigor en las pelotas divididas, con mucha contemplación por parte del juez Pitana.

En el complemento la balanza de la fortuna siguió favoreciendo a Tigre, con tres oportunidades de Benedetto (uno de palomita y otra de cabeza en el travesaño) y un furibundo remate de Tévez que se fue por poco arriba. A esa altura ya Alfaro tenía cinco delanteros en cancha, más Cristian Pavón y Ramón Ábila, pero no siempre acumular delanteros es garantía de mejor ataque. De todas formas mereció marcar ante un Tigre ya refugiado con su cosecha y esperando que el tiempo sea su mejor aliado.

Tigre suma su primer trofeo para sus vitrinas y se dará el gusto de jugar la Copa más allá de deambular por el ascenso. Y Boca suma una nueva frustración que ya se transforma en una mochila de plomo.

Te puede interesar