Semana Mundial del Parto Respetado: “Un buen parir, un buen nacer"

Sociedad 14/05/2019
Así se titula el documento difundido por Mujeres por un Parto Respetado Córdoba. Leé el texto completo de la colectiva que lucha contra la violencia obstétrica.
parto respetado cordoba 3
"Frente al disciplinamiento y la violencia ejercida al momento de parir; nosotras queremos decidir cómo, dónde y con quién parir". - Foto: Mujeres por un Parto Respetado Córdoba

La Semana Mundial del Parto Respetado se celebra del 13 al 17 de mayo y busca recuperar los derechos de la mujer.

En ese marco, desde Mujeres por un Parto Respetado Córdoba difundieron un documento bajo el lema “Un buen parir, un buen nacer”

La Ley de Parto Humanizado Nº 25.929  y su reglamentación (decreto 2035/2015) promueven que se respete a la familia en sus particularidades –raza, religión, nacionalidad- y que se la acompañe en la toma de decisiones seguras e informadas.

De acuerdo a la norma nacional, la madre tiene derecho:

• A ser informada sobre las distintas intervenciones médicas que pueden tener lugar durante el parto y postparto y participar activamente en las decisiones que acerca de las alternativas distintas si es que existen.
• A ser considerada como persona sana, de modo que se facilite su participación como protagonista de su propio parto.
• A un parto respetuoso de los tiempos biológico y psicológico, evitando prácticas invasivas y suministro de medicación que no estén justificados.
• A ser informada sobre la evolución de su parto, el estado de su hijo o hija y, en general, a que se le haga partícipe de las diferentes actuaciones de los profesionales.
• A no ser sometida a ningún examen o intervención cuyo propósito sea de investigación.
• A elegir quién la acompañe durante el trabajo de parto, parto y postparto.
• A tener a su lado a su hijo o hija durante la permanencia en el establecimiento sanitario, siempre que el recién nacido no requiera de cuidados especiales.
• A ser informada, desde el embarazo, sobre los beneficios de la lactancia materna y recibir apoyo para amamantar.
• A recibir asesoramiento e información sobre los cuidados de sí misma y del niño o niña.
• A ser informada específicamente sobre los efectos adversos del tabaco, el alcohol y las drogas sobre el niño o niña y ella misma.

En tanto, que toda persona recién nacida tiene derecho:
• A ser tratada en forma respetuosa y digna.
• A su inequívoca identificación.
• A no ser sometida a ningún examen o intervención cuyo propósito sea de investigación o docencia.
• A la internación conjunta con su madre en sala.
• A que sus padres reciban adecuado asesoramiento e información sobre los cuidados para su crecimiento y desarrollo, así como de su plan de vacunación.

Asimismo, el padre y la madre de la persona recién nacida en situación de riesgo tienen los siguientes derechos:
• A recibir información comprensible, suficiente y continuada, en un ambiente adecuado, sobre el proceso o evolución de la salud de su hijo o hija, incluyendo diagnóstico, pronóstico y tratamiento.
• A tener acceso continuado a su hijo o hija mientras la situación clínica lo permita, así como a participar en su atención y en la toma de decisiones relacionadas con su asistencia.
• A un consentimiento informado sobre cualquier práctica médica que se le realice al niño o niña
• A que se facilite la lactancia materna de la persona recién nacida
• A recibir asesoramiento e información sobre los cuidados especiales del niño o niña.

A continuación el texto completo de la colectiva que lucha contra la violencia obstétrica:

Desde Mujeres por un parto respetado Córdoba acompañamos una vez más la Semana Mundial del Parto Respetado. Este año, el lema general es “El poder de parir está en vos” el cual nos interpela individual y colectivamente. A él respondemos con nuestro propio lema que es "Un buen parir, un buen nacer".

Como experiencia que encarna en los cuerpos femeninos o feminizados, entendemos que es fundamental cuestionarnos sobre las significaciones y los límites de este poder. Contextualizarlo en una realidad en la que los condicionamientos culturales, económicos, políticos y de género crean una trama de coerciones de la que nos es necesario salir con la fuerza de nuestras emociones.

Por eso, ponemos en el centro de nuestro aporte a esta campaña aquellas experiencias que nos han atravesado como personas. Nos situamos en cada uno de nuestros escenarios personales para encuerpar el lema y politizarlo a la luz de las demandas actuales por los derechos reproductivos de las mujeres, de las personas con capacidad gestante y de les niñes que van llegando.

Si la maternidad será deseada o no será, nosotras nos sumamos a desentrañar las configuraciones de este deseo en las tramas neoliberales del presente. Apostamos a la Educación Sexual Integral en todos los niveles para aprender y comprender aspectos básicos sobre nuestra potencialidad sexual, el universo de las emociones, los cuidados y el respeto, tanto hacia nuestras cuerpas, como en las relaciones con los demás.

Frente al mandato de maternidad; nosotras queremos poder elegir cuándo gestar.

Frente al disciplinamiento y la violencia ejercida al momento de parir; nosotras queremos decidir cómo, dónde y con quién parir.

Frente a la culpa impuesta, entendiendo los nacimientos con la lógica del éxito o fracaso; nosotras queremos parir con lo que somos, tenemos y devenimos en el tiempo y en el espacio.

Frente a la inexplicable sucesión de intervenciones violentas en les cuerpes de les niñes al nacer, nos asumimos al cuidado de lo que sabemos constituye la huella primal, fundante en sus vidas, en las nuestras.

Frente al deterioro crítico de la salud pública; nosotras acompañamos a las instituciones del Estado -tanto educativas como hospitalarias- en la tarea de difundir e incorporar de manera urgente un nuevo paradigma de atención de los partos y nacimientos, basado en los derechos que garantiza la Ley 25.929 de Parto Respetado. Parir y nacer en condiciones dignas y sin violencias no debe ser nunca un privilegio de clase.

Frente a un sistema médico que limita y cercena nuestra capacidad de parir, nosotras decimos “el poder de parir, en nuestras sociedades capitalistas y patriarcales, no está solamente en vos”.

Seguiremos trabajando para que todes podamos tener real acceso a un espacio cuidado de intimidad en el que nuestro deseo, nuestra fuerza, nuestra voz, nuestra cuerpa y su memoria, nuestro placer, nuestro poder sean las herramientas de un buen parir, de un buen nacer.

Te puede interesar