Ramón Mestre y Mario Negri: una derrota por aquí, otra derrota por allá

Opinión 13/05/2019 Por
Tras la jornada electoral, una cosecha amarga quedó para las dos versiones de Cambiemos en Córdoba, una con la cara de Macri detrás y otra con la del intendente capitalino.
Negri - Mestre
Final de aventura para una interna de Cambiemos Córdoba donde todos terminan peleados con todos. - Foto: gentileza.

Cosecha amarga para las dos versiones de Cambiemos en Córdoba, una con la cara de Macri detrás y otra con la del intendente capitalino, liberando la imaginación de los nostálgicos radicales que inflaron sus pechos para volver con la Lista 3.

Mestre perdió en todos los frentes: por paliza frente a Schiaretti y también de manera holgada ante su poco amigo Negri, que a la vez abandona Córdoba para regresar a la Casa Rosada y poner sobre la mesa del despacho presidencial otra mala noticia, como si no le alcanzaran las malas noticias al Presidente.

Lógica pura el resultado de la elección de Mestre: obtuvo una performance acorde a sus dos malos mandatos como intendente de la ciudad de Córdoba, sumida ésta en un abandono crónico que a estas alturas parece no tener solución.

A falta de obras y de gestión, para enamorar a la ciudadanía no le alcanzó a Mestre simular una pelea mano a mano con el mandamás del Suoem, siendo que por debajo de la mesa repartía generosamente horas extras y jornadas extendidas a los empleados municipales, que en estos tres últimos años y un cachito brillaron por su ausencia en los titulares de diarios.

Tampoco funcionó la idea de querer pegar a Schiaretti al kirchnerismo tildándolo de “populista”, término archimanoseado y tergiversado por los sectores más reaccionarios del periodismo y del marketing político que lo utilizan de manera ofensiva, despectiva, casi como un insulto.

Pero algo hizo bien Mestre, aunque era su única salida luego de que Macri lo descartara como candidato a gobernador y eligiera a Negri: revivió la Lista 3 en el momento indicado, con un Presidente desorientado en el gobierno y en caída libre en todas las encuestas.

Sin embargo, ese símbolo histórico que representa la Lista 3 en los radicales no pudo hacer milagros, y ahora la UCR irá a la convención del partido, el próximo 27, con escasas ganas de plantear un rompimiento a nivel nacional con Cambiemos (no olvidemos que el radicalismo come hoy de la mano y gracias al macrismo).

Final de aventura para una interna de Cambiemos Córdoba donde todos terminan peleados con todos, facturándose traiciones, exceso de egos y otras yerbas; esta vez con las miserias a flor de piel, al estilo Carrió.

En fin, ahora Mestre deberá culminar su gestión sin ninguna ayuda del poder central y Negri, un eterno perdedor en estas tierras, ya piensa en realizar su próxima jugada, que es la jugada que lo caracteriza desde el regreso de la democracia: acomodarse en un nuevo lugar para seguir viviendo de la política. Parece que todavía no es tiempo de soltar, como sí lo hace el otoño.

Notas relacionadas: 

WhatsApp Image 2019-05-12 at 21.55.31 (1)Mestre: "Recibí el mensaje de las urnas con dolor y con mucha sinceridad"
Cordoba Cambia by LNMNegri: "No tengo nada que festejar, solamente asumir las responsabilidades"

Te puede interesar