Nicolás Foglia, el capitán del histórico Estudiantes de Río Cuarto 2019

Deportes 10/05/2019 Por
Fue baluarte de la inolvidable campaña del "León" que desembarcó en el ascenso a la B Nacional. Una historia de fe y esperanza.
foglia festejo © Puntal
- "Lo que pasó en Río Cuarto a través del deporte y de Estudiantes va a quedar marcado, y ser el capitán de este equipo me enorgullece mucho". Foto: Gentileza Puntal.

chapa_ed_impresa_01

Llueve. El partido está por terminar. El estadio es un hervidero de alegría. Como nunca al protagonista de esta historia le toca vivir los minutos finales en el banco de suplentes. Una dolencia en el gemelo le impidió estar en el epílogo del juego. Sus compañeros celebran. Un sinfín de sensaciones se le cruza por el cuerpo. Se come las uñas. El hecho histórico es una realidad, a pesar de que faltan segundos para que el árbitro decrete el final, y con ello el histórico ascenso de Estudiantes de Río Cuarto a la B Nacional. Él busca en la tribuna. La ve a ella, su esposa. Y se le empiezan a escapar unas lágrimas. Se siente pletórico. Recuerda todo lo que vivió hasta hace muy poco tiempo. El camino transcurrido no fue fácil. Pero tuvo fe. El juez marca el pitazo final. Nicolás Foglia ya no puede disimular las lágrimas. Corre. Se encuentra con su compinche de zaga: Alan Vester. Se dan un abrazo. Y los dos, como lo hicieron en cada partido, antes y después, agradecen: "Dios ha sido fiel".

Nicolás Foglia es el capitán de este “León” que marca una época en el “Imperio del sur”. El defensor riocuartense de 32 años, previamente pasó por Nueva Chicago, Tristán Suárez, Los Andes, Platense, entre otros clubes. Hizo un gol clave en la penúltima fecha. Fue clave en el plantel que condujo Marcelo Vázquez.

“Lo que pasó en Río Cuarto a través del deporte y de Estudiantes va a quedar marcado, y ser el capitán de este equipo me enorgullece mucho. La verdad, todavía no caigo, pero a medida que pase el tiempo lo voy a ir valorizando más”, le contó Foglia a La Nueva Mañana. La adrenalina de la celebración por la conquista en el Federal A está cesando. Aunque en el “Imperio del Sur” todavía hay fiesta.

- ¿Qué gol gritaste más, el de penal o el segundo de Haser?
Creo que el segundo. El primer lo grité, pero rápidamente me puse a pensar cuánto falta. Y en el segundo ya me di cuenta que estábamos ascendidos, y la emoción fue enorme.

Foglia Correa © Puntal
“Pensé en dejar el fútbol. Me apoyé en Dios y él fue el que me trajo de nuevo a las canchas”. Foto: Gentileza Puntal.

Un hombre de fe

En los festejos del título obtenido se lo ve a Foglia con una remera que llama la atención. También a Alan Vester. En ambas tienen un versículo bíblico. “Todos los días agradecemos por lo que Dios va poniendo en nuestro camino. Las bendiciones que nos va dando. Antes de cada partido nos abrazamos con Alan y decimos que ‘este partido es por Dios y para Dios’. Eso lo decimos siempre. Y cuando terminó se lo dedicamos a Dios. La gloria es de Él. Por eso ahora estoy demasiado tranquilo y, tal vez, no tan eufórico como mis compañeros, porque entiendo que este logro no es mío, sino de Dios”, relata el defensor.

“He recuperado los sueños. Dios los puso en mi corazón. Pero siempre acorde al plan y su propósito”.
 

En noviembre de 2018, en una entrevista con LV16 de Río Cuarto, tras la lesión Foglia confesaba: “Me costó mucho más de lo que esperaba, pensé en dejar el fútbol. Me apoyé en Dios y él fue el que me trajo de nuevo a las canchas”. Menos de un año después es el capitán del ascenso del “León”.

- ¿Cómo llegaste a ese estilo de vida cristiano?
Ya de grande. Mi primer encuentro fue en Buenos Aires, cuando jugaba en Los Andes. Había empezado a tener algunos problemitas de ataque de pánico. Esta desanimado. Ahí un compañero me compartió por primera vez. Yo después me enfrié. Y cuando vuelvo a Río Cuarto, me encuentro con Martin García. En ese momento estaba en medio de una lesión y una recuperación muy larga que se me hizo en la rodilla. Yo le pedí a él que me compartiera, sabía que Martín tenía un mensaje especial. Y ahí incluimos a mi esposa, y después conocimos el Ministerio Deportistas de Cristo y a Damián Felicia. Y fue muy lindo.

“Como grupo los días previos al partido ante Sarmiento de Resistencia lo vivimos muy bien, muy maduros, sin estar demasiado ansiosos. La verdad que supimos mantener la calma. Sabíamos que al ser un partido importante los nervios nos podían jugar en contra”.

- ¿Y qué fue lo que cambió en vos?
- En muchas cosas. Este año ha sido una bendición tras otra, pero antes de eso pasamos por muchos procesos. A mí me hizo volver a soñar. Recuperé todos mis sueños, que lo había perdido. A nivel deportivo mucho más. Yo pensaba que mi carrera se está terminando. Conocí a Jesús y a través de Felicia me dijo que los mejores años estaban por llegar. Un año después, estamos acá, juntos, hablando de un ascenso histórico para la ciudad de Río Cuarto. Por eso, creo firmemente que esto recién empieza. Eso, entre tantas otras cosas. Una cuestión de fe.

Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar