“Muchas especies de aves están bajando su diversidad poblacional”

Sociedad 31/03/2019 Por
La Nueva Mañana conversó con Guillermo Galliano, guía en safaris de avistaje y fotografía, comunicador ambiental y uno de los fundadores de la organización Mil Aves, quien se refirió a las causas que ponen en peligro la compleja y rica variedad de aves en Córdoba.
Galliano aves00001 copy
- "Tenemos un 97 por ciento menos de espacios naturales, con toda la pérdida de su enorme biodiversidad, que excede a las aves en sí" enfatiza Galiano. Foto: Gentileza.

chapa_ed_impresa_01

Especial para La Nueva Mañana

Guillermo Galliano (Córdoba, 1974) es una de las voces más fuertes sobre las aves en nuestra provincia. Técnico superior en Turismo, fotógrafo de aves, viajero infatigable ( ha recorrido la cifra de 36 países alrededor del mundo), autor de dos libros de fotografía ( Aves de Córdoba y Aves en familia), comunicador social ambiental en Radio Universidad y Radio Nacional y miembro de la ONG Fundación Mil Aves. Con él  hablamos del trabajo de esta nueva ONG, el papel de los políticos en la conservación del medio ambiente de Córdoba y su deseo de educar a chicos y no tan chicos sobre las aves de nuestra provincia.

Mil Aves, mil voces.

¿Cómo surge la Fundación Mil Aves?
La Fundación Mil Aves surge por la necesidad de nuclearnos un gran número de aficionados a las aves que se encuentran dispersos por toda la provincia de Córdoba. No teníamos sede, no teníamos un club donde juntarnos, muchos no nos conocíamos incluso y ni hablar de aquellas personas que no están dentro de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC), donde sí se encuentran los biólogos y hay un vínculo de contacto entre ellos. Esta periferia enorme de no universitarios y no docentes universitarios estaban como separados. Muchas de las personas que he conocido gracias a la fundación pensaban que estaban ellos solos en esta “locura por las aves”. Entonces, creo que la Fundación Mil Aves vino, en primer término, a fortalecer el vínculo entre apasionados por las aves. La entidad se formó con un grupo bastante interesante de biólogos, geólogos, ingenieros, médicos… todo un conjunto  multidisciplinario de profesionales.

¿Y qué tareas han realizado hasta la fecha? ¿Qué planes tienen?
Hemos hecho un montón de cosas: avistajes de aves, convenios con municipios, charlas en más de cuarenta escuelas, talleres, salidas de campo con niños no videntes, innumerables publicaciones de divulgación científica en nuestras redes sociales… Hemos hecho un montón de cosas en el tiempo que tenemos de estar traccionando el equipo.

La fundación tiene tres pilares fundamentales. El primero es la educación ambiental, donde está como coordinadora Carolina Busquetz. En segundo lugar, está el pilar de conservación: allí está Ana Paula Ocampo, guardaparques y la coordinadora de este aspecto de la fundación. Como tercer aspecto, está la parte de investigación científica, donde Guillermo Sferco, que es biólogo ornitólogo, es el encargado de este equipo de trabajo.

loica02 copy
Loica. Foto: Gentileza Guillermo Galliano




La política y el medio ambiente.

Desde el nivel gestión, tanto en Provincia como en Nación, ¿qué se hace por las aves de Córdoba?
Sería cruel decir que nada, pero la verdad es que se hace casi nada. Recordá que un alto porcentaje de los espacios de conservación que tiene la provincia está solamente en los papeles; las reservas no son operativas y me refiero a algunas como Cerro Colorado, Mar Chiquita... Ni hablar de reservas que protegen el árbol endémico de Argentina que es el caldén.

Toda la protección que se le da solo está en papeles y nada más. Mientras, el agro sigue avanzando. Recordá que la mayoría de las reservas que tenemos son propiedades privadas, donde la conservación depende de la buena voluntad de un propietario que se dedica a la agricultura y ganadería para conservar un pedazo de bosque. Creo que es muy poco lo que se hace, muy poco el presupuesto que  se invierte, que tiene por detrás toda una lógica del modelo agroexportador. Hoy el gobierno necesita cobrar un impuesto a la soja y no subsidia bosques a nadie. Hasta que eso no se revierta y los políticos entiendan de la importancia, la necesidad y dependencia que tenemos de nuestros ecosistemas, va a aniquilar el escaso tres por ciento de bosque nativo que nos queda.

Galliano aves00003 copy
Colibrí. Foto: Gentileza Guillermo Galliano



Teniendo en cuenta esto, ¿la diversidad de aves de la provincia ha disminuido?
No hay que ser apocalípticos en esto, pero la ecuación es muy sencilla: si hace 120 años teníamos en Córdoba el cien por cien del bosque nativo y hoy, 2019, queda un escaso tres por ciento y teniendo en cuenta que el bosque nativo depende de las aves, no hace falta explicar mucho más.

Tenemos un 97 por ciento menos de espacios naturales, con toda la pérdida de su enorme biodiversidad, que excede a las aves en sí.  En cuanto a especies en peligro, el cardenal amarillo está en riesgo en toda la región, mientras que en Córdoba ya está declarado extinto. Quedan algunas poblaciones en Buenos Aires, La Pampa y en Corrientes. Muchas especies están bajando su diversidad poblacional debido a la caza, el tráfico y la pérdida de su hábitat.

¿Ves a la gente de Córdoba interesada por lo que es su medio ambiente?
En este punto hay que resaltar la Ley de Bosques, que ha sido una bisagra. Hemos dejado de ser los pocos locos que defendíamos la naturaleza a ser la sociedad completa que se vuelca en la calle. Creo que estamos en un cambio para bien, de compromiso social de protección de nuestros ecosistemas. Desgraciadamente, la sociedad en su mayoría tiene otros problemas mucho más urgentes que atender y no pueden estar pendientes de la parte ambiental. Eso yo lo comprendo, pero es importante que por lo menos tengamos la noción que este tema necesita de todos. Los gobernantes tienen que saber que hay un costo político a la hora de tocar nuestros recursos naturales.

Galliano aves00004 copy
Pareja de Cóndores. Foto: Gentileza Guillermo Galliano




Educar desde y con las aves de Córdoba.

Has visto aves y animales de todo el mundo, sin embargo me supiste decir que tu corazón y tus ganas de enseñar están con las aves aquí, en Córdoba. ¿Por qué es así? ¿Por qué no con las aves de Argentina en general?
Es una buena pregunta. Me parece que le saco más provecho a las especies que son cordobesas. Para ejemplificarlo, si yo le pregunto a un niño que me dibuje un oso panda o un koala, puede hacerlo perfectamente, pero si le digo que me dibuje animales autóctonos como una comadreja o un hurón no lo sabe hacer. Si toda la vida me he quejado de eso, no puedo mostrar otras cosas en mis fotos. El punto es el siguiente: arranquemos por conocer lo nuestro, que es lo cordobés y después pasemos a lo de Argentina y América Latina. Yo tengo un trofeo personal que es haber visto las aves del paraíso en Nueva Guinea. Pude ver el ave de Wilson en una isla pequeña de Nueva Guinea a la cual hay que llegar después de catorce días de viajar desde Bali en barco, balsa y en un ferri que se hundía. Pude sacarle una foto a ese pájaro que se posa solo cuatro segundos al lugar donde va y hay que esperarlo allí toda la noche.

Si vos te fijas, yo no puse una sola foto de esas aves en mi Facebook. Yo quiero que los chicos entren a mi perfil y vean todas aves de Córdoba, Argentina y de la Antártica Argentina. Yo quiero que aprendan qué es un cardenal, que es un chingolo, cuál es el hornero… soy muy nacionalista en esto. Me interesa que los chicos de Córdoba sepan primero lo que es nuestro.

 

Te puede interesar