Nueva sección: El Marcapáginas

Cultura 04/05/2019 Por
Acompañando la edición N°100, inicia este espacio como un marcapáginas, artilugio que marca una idea, para dejar la señal, poder retomar luego, y no abandonar la lectura.
Marcapaginas03-05-2019
- En esta oportunidad reseñamos: Dedicatorias, El crimen casi perfecto y Avión que va, avión que llega.

chapa_ed_impresa_01

Ed Impresa - Cintillo Nro 100

Especial para La Nueva Mañana

Dedicatorias

Por Barbi Couto

En lugar de “título”, “autora” y “editorial”, la tapa del libro presenta tres dedicatorias. “Estas Dedicatorias son para aquellos curiosos que gustan de perderse en libros raros” es lo primero que uno lee al tomar entre las manos el nuevo libro de Ana Laura Caruso, productora de contenidos, escritora, traductora, periodista y editora, editado por el sello cordobés Taller Perronautas.

El libro es ni más ni menos que eso, un exquisito compilado de dedicatorias. “A las chicas que leen mientras caminan” es una de mis preferidas, tal vez porque me siento una de esas chicas siempre con una lectura pendiente y en camino. O tal vez la dedicatoria “de verdad” del libro, que da inicio a la lectura: “A los que me dejaron revolver sus bibliotecas / para hacer este libro”, que despierta automáticamente una imagen visual y una sonrisa.

“Dedicatorias” forma parte de la colección ‘Formare’ que tiene como objeto a los paratextos (colofones, dedicatorias, páginas de legales, resúmenes, títulos, entre otros). Las dedicatorias que conforman las cien páginas del libro están despojadas de las firmas de sus autores y de los títulos de las que fueron extraídas, por lo que abandonan ese espacio destacado pero marginal de estar ‘fuera de la obra’ pero a su vez contenido dentro de la misma, para conformar una nueva obra, esta vez junto a decenas de otras dedicatorias.

La experiencia de lectura se convierte así instantáneamente en algo lúdico. La curiosidad intrínseca que caracteriza a un lector no tiene de pronto contextos ni referencias para decodificar estas líneas en otra clave que no sea la de la imaginación. Entre los dedicados hay grandes autores de la literatura nacional e internacional, personas con nombre y apellido, también relaciones: padres, madres, abuelas, amigos, nombres sueltos y sustantivos comunes como la aventura, los animales o la humanidad.

Uno desconoce si el autor es alguien de renombre o un escritor recién publicado. Si es local, de habla castellana o está traducido. Si quizás uno leyó el libro en cuestión sin prestar atención a la dedicatoria y quiere salir corriendo a revisar las ediciones propias a ver si logra adivinar de qué libro es. Entre las dedicatorias las hay descriptivas, informativas, humorísticas o encriptadas, algunas son solo iniciales, otras están atravesados por la poesía: “A mi padre, que me regaló la curiosidad / sin advertirme los riesgos”. Otras, narrativas, son los que más disfruté, porque parecen esconder una historia detrás: “Para Leonora, porque sin su simpatía y estímulo inquebrantables, este libro habría sido terminado en la mitad del tiempo”.

Como todos los libros de Taller Perronautas, la edición está cuidada al mínimo detalle, las solapas invitan a conocer la producción editorial artesanal del libro, la portada y el colofón, la encuadernación y toda su labor editorial explora con cuidado artístico la creación de un vínculo cómplice con el lector. En síntesis y tal como advierte la dedicatoria inicial, un libro ideal para los curiosos que buscan perderse en libros raros.

dedicatorias

Dedicatorias
Ana Laura Caruso
Taller Perronautas, Marzo 2019
21 x 15 cm; 100 páginas; tapa blanda
ISBN 978-987-783-798-8

El crimen casi perfecto

Por Mauricio Micheloud

Un buen investigador no se conforma con un suicidio cuando hay un indicio de que las cosas no son tan transparentes como parecieran ser. Algo no está bien, no cierra del todo. En estos casos se debe buscar hasta lo improbable con los escasos elementos con los que se cuentan hasta poder dar con la clave que pueda resolver el caso.

Veamos cuáles son los hechos. Hay un supuesto suicidio aparente: la señora Stevens aparece muerta en su casa. Hay tres sospechosos: sus tres hermanos. Hay también una serie de circunstancias que van de a poco armando el entramado de un crimen casi perfecto y es justamente ese “casi” el que moviliza esta historia.

Al estilo de los casos de cuarto cerrado se perpetra un asesinato. Las coartadas son irrefutables y los móviles no están claros al principio. Todos los elementos para que la historia sea atrapante están presentes y la pluma que la narra es la de Roberto Arlt: Infalible.

El trabajo que hizo Ojoreja en esta edición es impecable. Recupera un texto de un escritor clave y lo acompaña de un gran ilustrador. Decur aporta una mirada muy particular armando para el investigador una valija en la que se ordenan los elementos del crimen de la señora Stevens. Cada cubículo de esta valija se van llenando, a la manera de un anotador metafórico, con los indicios y los sospechosos del caso. Es la forma en la que Decur representa la distancia que debe conservar el investigador con su objeto de estudio. Así es como da riendas sueltas a una de sus principales características como ilustrador: El juego de magnitudes entre los objetos y los personajes dentro de cada cuadro que compone.

El diseño propio del libro también es para destacar. La elección tipográfica, los elementos ornamentales, la tapa y los dichosos espacios en blanco circundando varias de las ilustraciones redondean esta obra. Se podría decir que se trata de un libro perfecto para un crimen casi perfecto.

el crimen casi perfecto

El crimen casi perfecto

Roberto Arlt - Decur
Editorial Ojoreja, Enero 2019
22 x 15 cm; 32 páginas; tapa dura
ISBN 978-987-3969-15-7

Avión que va, avión que llega

Papeles de colores, fotos de paisajes, poesías, avioncitos de papel. ¿Qué es todo esto? Es libro y es juguete. Es poesía que viaja de mano en mano y a través de los cielos que imaginó Laura Devetach y coloreó Istvansch.

¿De qué se trata? Es una invitación a volar. Pasás las páginas y los poemas pasan y te transportan como avioncitos, como gorriones: “Por los alambres / andan gorriones / van inventando / renglones. / Forman palabras / silban secretos / cantan historias / gritan canciones / y amores.”

Es un poemario que se transforma. Te da permiso para que recortes sus hojas y hagas avioncitos de papel llenos de color, y con ellos viajarán lejos las palabras de Laura Devetach. Es una carga enorme que no pesa nada. Con cada avioncito que va llega la poesía y nos pone a jugar con palabras y con papel, con rimas y con colores: “...Todo rima / hoy. / ¿Será el viento? / ¿Las palabras? / ¿Seré yo? / ¿Seré yo / que voy rimando / estas palabras / con vos?”

Pero ¿Qué tipo de avioncitos se pueden hacer con este libro? Los hay de varios tipos: alargados, divertidos, de punta roma, de alas anchas, juguetones. Pero esos sí, son todos aviones poetas.

Este es un libro que se vuelve a editar por Norma. Un rescate necesario luego de que su anterior casa, Ediciones del Eclipse cerrara sus puertas. Los lectores de esta dupla artística, tanto los de siempre como los nuevos, estarán agradecidos.

Al final, cuando ya todos los avioncitos se encuentren en pleno vuelo o llegando a su fortuito destino, el libro original ya no será el mismo. Quedará un pequeño poemario para conservar mientras las poesías duplicadas en los aviones de papel visitan otros lectores que de seguro disfrutarán el convite.

avion que va avion que llega

Avión que va, avión que llega

Laura Devetach - Istvansch
Editorial Norma, Febrero 2019
23 x 21 cm; 48 páginas; tapa blanda
ISBN 978-987-545-780-5

 


Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar

Boletín de noticias

Te puede interesar

data-matched-content-ui-type="image_card_sidebyside" data-matched-content-rows-num="4" data-matched-content-columns-num="1"