Todos hablan de Bielsa, para bien o para mal te hace pensar

Deportes 04/05/2019 Por
El gesto del entrenador argentino del Leeds el fin de semana pasado en el fútbol inglés provocó un debate nacional. Se puede estar de acuerdo o no, pero jamás queda indiferente.
Bielsa © Archivo
- Más allá de las valoraciones subjetivas es que se habló del tema. Se pensó. ¡Y qué logro! Foto: Archivo.

chapa_ed_impresa_01

Ed Impresa - Cintillo Nro 100

Todos hablan de Marcelo Bielsa, para bien o para mal. Incluso este texto hablara de él. Es que el “Loco” despierta algo propio de los distintos: Te hace pensar. Se puede estar de acuerdo o no, pero jamás queda indiferente.

El gesto del entrenador argentino del Leeds, de permitir que el rival le haga un gol se inició tras la presión de su colega del Aston Villa. Y el “loco” asumió que el gol inicial de su equipo, con un rival caído y sus compañeros detenidos, había sido legal pero ilegítimo. Esa escena que pareció cómica derivó en un sinfín de debates en todos los medios de comunicación.

“Para muchos seguirá siendo un ‘fracasado’. Para otros un ‘vende humo’. Cada quien seguirá pensando lo que quiera de Bielsa. Aunque los que más ganan lo respeten aun perdiendo. Es más fácil desintegrar un átomo que un prejuicio. Yo SIEMPRE elegiré pararme en su vereda. Y orgulloso”. Román Iutch.

Está bien. Está mal. Todos debatieron sobre ética y moral. Todos en el mundo del fútbol, e incluso lejos del ambiente también, nos referimos al tema. Es que en los tiempo de hoy todos, parece, que debemos opinar de todo. Este no fue (no es) la excepción.

Lo que deja en claro, más allá de las valoraciones subjetivas es que se habló del tema. Se pensó. ¡Y qué logro! Una tontería que te hace pensar.

“Bielsa cimentó su leyenda”, lo elogió el periodista Jonathan Wilson en The Guardian.

“Me educaron para ganar, no para dejarme hacer un gol... No vendan humo, basta de este verso. Bielsa es un gran entrenador y no necesita hacer esto”. Oscar Ruggeri.

¿Qué pasa si me toca una situación similar? ¿Me gusta, pero lo haría? ¿Si soy hincha cómo afrontaría que mi equipo haga lo mismo que el Leeds? ¿Aplaudiría? ¿Me sentiría orgulloso? ¿Se puede hacer en Argentina? ¿Los ingleses, realmente, se la bancaron? ¿El contexto futbolístico de Inglaterra es tan diferente al nuestro? ¿Por qué? ¿Y si fuera jugador de fútbol, qué hubiese hecho? ¿El poder del mensaje que daría me llena?

“Mi opinión del gesto de Bielsa en dejar marcar un gol al rival, fue realizado en el contexto del fútbol inglés. Juzgarlo en el subdesarrollo de nuestro fútbol no tiene sentido”. Roberto Saporitti.

Tantas preguntas y cuántas más por hacer. Es que lo mejor de este acontecimiento es que pensamos. El fútbol, tan bastardeado por muchos intelectuales (y no tanto), nos hizo pensar. El gesto de Bielsa, el mismo de Newell’s y Vélez campeón, el mismo de la medalla de oro con la Selección, el mismo que hace desde 1998 que no sale campeón, el mismo de la eliminación en primera rueda del Mundial 2002, ese loco, nos hizo pensar. Ganar, perder, un gol a favor, un gol en contra… pensar, dudar, plantearse preguntas. El fútbol como la vida misma.

“Hace unos años que Bielsa sólo dirige y declara para sus fanáticos. Sube al escenario y hace sus “Greatest Hits”. Tiene un público cautivo que lo sigue a donde quiera que vaya. Hoy tocó una de sus canciones más renombradas. Los fanáticos deliran. Pero sólo ellos. Una pena”. Diego Fucks.

Gramsci y Bielsa

Por: Ariel Scher (*)

El 27 de abril de 1937 y en Roma, murió Antonio Gramsci, filósofo, político, revolucionario y periodista italiano, alguien que dijo “el fútbol es el reino de la lealtad ejercida al aire libre” y que también dijo “odio a los indiferentes, creo que vivir quiere decir tomar partido”.

El 28 de abril del 2019 y en un rincón de Inglaterra, Marcelo Bielsa, entrenador argentino de fútbol, indicó a los jugadores de Leeds, el equipo al que orienta, que permitieran a sus rivales convertir un gol en el marco de una circunstancia competitiva límite y así reparar una situación que evaluaba injusta.

La determinación de Bielsa, a contramano de una época y de muchas naturalidades, corrobora que, a causa de los discursos y de las prácticas dominantes en la humanidad y de la lógica política y cultural de quienes concentran el poder del dinero y de la palabra, a las ideas de Gramsci sobre el fútbol y sobre unas cuantas cosas se las silencia o se las presenta como afuera de la historia, derrotadas y sin regreso.

Sin embargo, esas ideas ahí respiran, a través de gente como Bielsa y hasta recibiendo goles en su propio arco.

El fútbol puede ser o volver a ser, y no sólo de a ratitos, persistiendo en la lucha y en la esperanza, el reino de la lealtad ejercida al aire libre.

Y la vida, con gestos como el de Bielsa, también puede ser otra vida.

(*) Publicado originalmente en la Fan Page de Deporte y Literatura.

“Bielsa lo sintió asi en ese momento y lo hizo. Y los que lo cuestionan a cuenta son en realidad aquellos que serían incapaces de una actitud leal o digna en cualquier circunstancia. Frente a su propio espejo buscan el modo de justificar sus propias miserias”. Juan José Panno.

 

Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar

Boletín de noticias

Te puede interesar

data-matched-content-ui-type="image_card_sidebyside" data-matched-content-rows-num="4" data-matched-content-columns-num="1"