Plan financiero de Cambiemos: nubarrones de insolvencia

Política / Economía 03/05/2019 Por
Luego de conocerse las elevadas cifras de la fuga de capitales, el FMI permitió al Gobierno cambiar las reglas del juego, una vez más, en su intento de evitar una corrida cambiaria.
Dujovne Sandleris
Nicolás Dujovne, ministro de Hacienda, y el titular del Banco Central, Guido Sandleris. Foto: NA.

chapa_ed_impresa_01

Ed Impresa - Cintillo Nro 100

Especial para La Nueva Mañana

En esta oportunidad, desde Washington aceptaron el planteo del equipo económico argentino para que el Banco Central intervenga en el mercado de cambios en lo que antes funcionaba como zona de no intervención. Este nuevo cambio decreta la conclusión del esquema en donde la autoridad monetaria dejaba que la cotización del dólar flotara libremente dentro de los márgenes dados por bandas cambiarias. La novedad está en que no hace falta que la divisa norteamericana supere el techo de $51,4 para la intervención del BCRA vendiendo dólares.

Además del cambio de táctica, también le permitieron al Comité de Política Monetaria del Banco Central incrementar el tope de venta de dólares diarios de 150 millones a USD 250 millones, en caso de que la cotización supere los 51,4 pesos, pese a que la economía no cumplirá con la mayoría de las metas dispuestas por el Fondo. Argentina estará lejos del crecimiento económico trazado y de la meta de inflación propuesta por el organismo. No obstante, las nuevas tácticas del Central no alteran la desregulación del mercado cambiario, de modo tal que son las acciones del BCRA las que siguen los intereses y lógicas de acumulación de los mercados, no al revés.

De este modo, se abre un interrogante sobre el comportamiento de las reservas internacionales de la institución que dirige Guido Sandleris, puestas a disposición para satisfacer la demanda de los mercados. En el mismo sentido, persiste el peligro de que el Central desangre su stock de dólares, dificultando el plan financiero trazado. Estos nubarrones de insolvencia harían disparar el riesgo país. Perjudicial para una economía recesiva y fuertemente endeudada que requiere de diferentes tipos de financiamiento para no estallar.

Estos nubarrones de insolvencia harían disparar el riesgo país. Perjudicial para una economía recesiva y fuertemente endeudada que requiere de diferentes tipos de financiamiento para no estallar.

Mientras tanto, la máxima entidad monetaria subió la tasa de interés de referencia, llegando a máximos históricos, incentivando a quienes tienen Letras y otros activos financieros a quedarse en pesos y no dolaricen su cartera. En consecuencia, las tasas altas seguirán siendo una constante este año. Continuarán siendo una de las causas de la recesión económica.

A todo esto, el Estimador Mensual de la Actividad Económica (EMAE) cayó casi cinco puntos en febrero de este año, en comparación con el mismo mes del año pasado. Este indicador del Indec muestra un acumulado de diez meses consecutivos con actividad recesiva, en la comparación interanual. Mientras que, si analizamos las mediciones desestacionalizadas (de acuerdo al mes anterior), vemos que en los tres últimos meses hubo un raquítico aumento de la actividad que fue menguando mes a mes.

Quienes señalaban que a fines del año pasado la economía comenzaba a abandonar los números en rojo, por el aumento de la actividad de diciembre de un punto porcentual, al parecer, mostraron un entusiasmo precoz. Ya que en enero la actividad estuvo solo un 0,6% por arriba de diciembre del 2018 y en febrero no se pudo consolidar el alza, puesto que el aumento de la actividad fue de 0,2%, respecto al mes anterior. Habrá que esperar al miércoles 22 de mayo para que Indec publique las mediciones de marzo y poder sacar conclusiones más certeras en este punto.

Lagarde
Christine Lagarde, directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI). Foto: NA.

Naftas más caras

A los precios recalentados de la economía se le suman nuevos aumentos de las naftas. La petrolera notificó, a mediados de semana, aumentos de 4,4% para las naftas y 4,6% para el diesel, que ya están vigentes. YPF aumentó 3,8% naftas y 4,5% diesel. Mientras que Shell incrementó sus naftas el 6% y le imprimió una suba de 8% a sus productos diesel. Al ser consultado por La Nueva Mañana, Gabriel Bornoroni, directivo de la Federación de Expendedores del Centro de la República, sostuvo que parte de los subas obedecen a corrimientos del precio internacional del petróleo dado a las sanciones norteamericanas a un país productor como Irán.

El Estimador Mensual de la Actividad Económica (EMAE) cayó casi cinco puntos en febrero de este año, en comparación con el mismo mes del año pasado. Este indicador del Indec muestra un acumulado de diez meses consecutivos con actividad recesiva, en la comparación interanual.

El presidente de la federación interpreta que el precio internacional “no va a aumentar, por el momento llegó a su techo”. Sin embargo, el empresario sostuvo que, en este estado de situación, los precios “todavía están atrasados en un 15%”. Los aumentos pueden darse por otras vías, incremento del dólar o de impuestos, principalmente. En efecto, un encarecimiento del tipo de cambio se traduce en el costo del combustible. De ocurrir, este insumo estratégico con fuerte incidencia en los precios internos aumentará más de los quince puntos señalados, presentando otro problema más a resolver.

 

 

Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar