El rey Carmín desplaza su corte hacia Sudamérica

Cultura 12/04/2019 Por
La celebérrima banda inglesa festeja los 50 años de su mítico primer disco con un tour mundial que la traerá al continente. Este 2019, además, se cumplen 25 años de su única presentación en la ciudad de Córdoba.
crimson 2019
- King Crimson es una banda de culto, su propuesta, contestataria en lo político-social a través de sus letras y disruptiva en cuanto a la estructura interna de cada pieza.

chapa_ed_impresa_01

Especial para La Nueva Mañana

King Crimson surgió, en 1969, producto de un espíritu de época con inquietudes infinitas e incontenibles. Con su primer disco se posicionó a la vanguardia del rock progresivo en ciernes e implantó el germen del rock sinfónico de alta calidad que seguirían bandas como Génesis, ELP y Yes. A la vez que acrecentó la propuesta psicodélica intimista de agrupaciones como Van der Graaf Generator y Pink Floyd.

Gestación y nacimiento del entronizado

Luego del sacudón a los espíritus y las psiquis que significó para los escuchas de música de cultura rock el convulsionante “Sgt. Pepper`s Lonely Hearts Club Band” de The Beatles (1967) hubo varias bandas inglesas que se animaron a realizar música experimental emparentada con el rock progresivo y la psicodelia. Ninguna llegó a concebir una obra de alto impacto hasta la aparición de la ópera prima de King Crimson: In the Court of the Crimson King.

Con un registro de menos de cincuenta minutos y de solo cinco composiciones musicales el Rey Carmín logró impactar de lleno en la audiencia con su novedosa propuesta, contestataria en lo político-social a través de sus letras y disruptiva en cuanto a la estructura interna de cada pieza.

Fue una rara alquimia, fusión de diversos géneros musicales (clásica, barroca, jazz, blues, rhythm and blues, rock, etc.) Las piezas de extensa duración (entre ocho y 12 minutos) obligó al escucha a concentrase a pleno en la ilación melódica y en la trama de la épica textual.
El estilo sinfónico misturado con estridencias y distorsiones amplificadas por las nuevas tecnologías conjugadas con composiciones provenientes del género bucólico pastoril del barroco no presentaba antecedentes.
Las letras reflejaban la actualidad del momento e invitaban a una reflexión lejana a la displicencia y al confort. Todo ello asombró, confundió y finalmente conmovió profundamente a una audiencia ávida que encontró en aquella propuesta una alternativa a los intrincados laberintos del jazz y a las propuestas más “fácilmente digeribles” como el pop, el blues o el rock & roll.

El rey (la banda)

El recién coronado grupo se constituyó de cinco miembros el guitarrista Robert Fripp, el bajista y cantante Greg Lake, el baterista y percusionista Michael Giles, el multi instrumentista Ian McDonald y el letrista Pete Sinfield. La capacidad poética de Sinfield le dio al disco una unidad épica. Su poética, con un fuerte componente de mística y existencialismo (emparentada con Poe, Baudelaire, Lovecraft, etc.) impregnó a la obra de un sentido romántico- decadente, lóbrego, semi-demencial y misterioso. Puede considerárselo como el primer gran álbum conceptual del rock progresivo.

crimson 1969
Parte de King Crimson en 1969, de derecha a izquierda: Jamie Muir, Bill Bruford, Robert Fripp, David Cross y John Wetton.

Primer miembro de la corte: el esquizoide señor de la tapa

21st century schizoid man” (incluyendo “Mirrors”). Abre un riff de guitarra estridente y distorsionado el universo musical del álbum, le sigue una voz chillona, estridente, desgarrada, y asoma una aplanadora compacta de un sonido ensamblado por el bajo y la batería, la melodía es sencilla y pegadiza. Es el “Hombre esquizoide del siglo veintiuno” El de la tapa del disco. Es el costado terrorífico de un hombre atormentado por la paranoia, una imagen que remite directamente al “El grito” de Eduard Munch.

…la puerta envenenada de la paranoia…
…inocentes violados con napalm….
hombre esquizoide del siglo XXI…
no necesita realmente nada de
lo que tiene.

En las ilustraciones interiores del sobre del vinilo aparece el costado alienado del hombre esquizoide ya imbecilizado.

Crimson
Arte de tapa e interiores del vinilo In the Court of the Crimson King.



Segundo miembro: el romántico indómito, confundido y desilusionado

I talk to the wind”. En “Le hablo al viento” el héroe se mueve dentro de un ámbito bucólico dentro de una melodía suave y distendida, pero nada festiva. El romántico habla con un difunto, expone su pesadumbre y le habla los poderes reales y lo misteriosos irguiéndose digno y orgulloso sin estar dispuesto a claudicar, pero es consiente que su poder es nulo. Se percibe una triste resignación en su postulado final.

…veo mucha confusión y desilusión a mi alrededor
…no me poseés, ni me impresionás, solo me perturbás
no me podés utilizar ni manipular, solo hacerme perder el tiempo
le hablo al viento
…el viento no puede oír.

El tercer cortesano: el que percibe la brumosa decadencia

Epitaph” (incluyendo “March For No Reason” y “Tomorrow and Tomorrow”). Una melodía con tenor de réquiem (misa de difuntos) lamento y marcha fúnebre acompaña a la visión del cortesano que prevé, leyendo los signos del momento, el infausto destino de la corte.

…mortal aliado es el conocimiento
cuando nadie limita las reglas.
veo como toda la humanidad está en manos de locos.
“CONFUSIÓN” será mi epitafio
y creo que mañana estaré llorando
y llorando

La cortesana: la niña Luna y  su soledad sin razón

Moonchild” (incluyendo “The Dream” y The Ilusión”). La presencia menos perturbadora de los miembros de la corte. Con una melodía dulce y lacónica se nos presenta a La niña luna. Es una suerte de hada sin poderes a la espera de algo que se presiente, nunca llegará.

Niña luna…
…jugando a las escondidas con los fantasmas del amanecer.
esperando la sonrisa de un niño lunar.
el que ve la decadencia del rey y su corte

“The Court of the Crimson King”

(incluyendo “The Return of The Fire Witch” y “The Dance of The Puppets”). La pieza postrera del disco muestra, mediante los ojos de un observador externo, una suerte de festival de la decadencia de la corte y en la embriaguez del banquete delirante nadie percibe el desmoronamiento; se presiente que los miembros (al igual que nuestra sociedad) van a permanecer allí, tambaleantes y aturdidos, por los tiempos de los tiempos.

El guardián de las llaves de la ciudad
pone cierres a los sueños…
…los sabios hablan sobre sandeces
me apresuro por comprender los signos divinos
que puedan explicar toda esta farsa
nn la corte del rey Carmín

El rey Carmín en ejercicio del poder

Durante las décadas finales del siglo pasado se publicaron un sinnúmero de revistas de rock en Europa y en nuestro país. A final de cada año estas publicaciones realizaban encuestas de todo tipo (mejor disco, mejor bajista, etc.) en las que votaban el público, los músicos y los críticos. Al pasar los años varias pensaron en anular tres rubros porque los ganadores sacaban más del 80% de los votos. La mejor banda de todos los tiempos; ganador eterno: The Beatles. Mejor guitarrista; ganador inmodificable: Jimi Hendrix y Mejor banda de culto (la banda que escuchan los músicos) sempiterno ganador: King Crimson.

El paso de su majestad por Córdoba (10/10/1994)

Aquel lunes a las 21 la Sala de las Américas recibió una multitud que excedió largamente al capacidad de la sala. En aquel trance se presentó como dos tríos ensamblados. Dos guitarristas (Robert Fripp y Adrian Belew) dos bateristas (Bill Bruford y Pat Mastelotto) y dos bajistas y stickistas (Tony Levin y Trey Gunn) Fue una experiencia incomparable de más de dos horas. En el concierto de 1994 no tocaron ningún tema del disco de 1969.

Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar