Taruca Pampa, un paraíso escondido en las Altas Cumbres

Turismo 12/04/2019 Por
La inmensidad y la belleza de las Altas Cumbres albergan parajes, arroyos y ríos ideales para visitar en Semana Santa. Aroma a peperina, aire fresco de las sierras y la profundidad del horizonte.
00 Taruca Pampa Rio-1
- El río Rugapampa baila entre las quebradas formando hermosos saltos y cascadas de aguas cristalinas.

chapa_ed_impresa_01

Especial para La Nueva Mañana

Las Altas Cumbres tienen tantos rincones escondidos que da la sensación de que nunca terminaremos de descubrirlos. Por uno de esos resquicios serranos, me interné junto a un grupo de guías –especialistas en turismo alternativo– y fotógrafos que tuvimos el privilegio de participar de la primera excursión en visitar el establecimiento Taruca Pampa.

La aventura comenzó a la altura del kilómetro 42 de la ruta provincial 34, en el cartel que indica la entrada hacia el colegio José María Liqueno. Este camino de tierra –dificultoso en algunos tramos– abre las puertas al corazón de la Pampa de Achala, donde resaltan las grandes planicies tapizadas con pastizales y las formaciones rocosas se despliegan en formas y tamaños diversos.

La sensación de desconexión se convierte en realidad cuando descubrís que el teléfono ya no tiene señal de ninguna clase, y en ese mismo momento, todos los sentidos quedan dispuestos a conectarse con el aroma a peperina, el aire fresco de las sierras y la profundidad del horizonte.

Taruca Pampa00006
Las cabras trepan las escarpadas paredes de piedra que enmarcan el paisaje.

Al atravesar el zigzagueante camino se descubren algunas casas, cabras y ovejas pastando en las piedras altas, y en uno de los campos se puede ver una extraña raza de vacas de origen escocés, la Belted Galloway, también conocida como Galloway fajada, que presenta una faja blanca alrededor de la panza y las zonas de sus extremidades delanteras y traseras son de color negro. Una rareza inesperada en medio de las sierras.

En las zonas bajas, la vegetación se pone más verdosa y hay arroyos con sauces a sus orillas que invitan a sacar el mate y sentarse a contemplar la belleza de la sencillez. Llegando al paraje El Volcán se ve una capilla, una escuela y una cancha de fútbol. Tres ejes de la vida social de la zona.

Taruca Pampa00005
El establecimiento Taruca Pampa ofrece acceso al río y a espectaculares vistas.

Taruca Pampa00004
La Belted Galloway se adapta a el clima y la topografía de la zona.

Siguiendo el curso del Rugapampa

A pocos metros de allí, nos abrió las puertas el establecimiento Taruca Pampa para que pudiéramos recorrer el río Rugapampa y los arroyos que lo conforman. Este río tiene 28 kilómetros de extensión y nace de la unión de tres arroyos en cercanías del colegio Liqueno.

Para la exploración del terreno nos acompaña Celino, un lugareño que toda su vida vivió en la zona y, junto a sus tres perros, nos guía por los recónditos senderos para mostrarnos esos lugares que desde niño está acostumbrado a transitar.

En la primera salida, desde arriba podemos ver las dramáticas quebradas por donde el río se va abriendo paso. Luego, descendemos por una ladera para llegar a una olla enorme en la que el agua reposa mansamente, y continúa su marcha surcando piedras de distintos tamaños.

Taruca Pampa Rio-2
El río se va abriendo paso en profudas quebradas.

Por la tarde, un par de cóndores nos acompañan desde lo alto, mientras merendamos y nos reunimos todos para ir a armar el campamento. El frío de las Altas Cumbres nos obliga a armar una fogata y, a su alrededor, comienza la sesión de fotos a la Vía Láctea y se suceden las charlas sobre Astronomía, fotografía y cóndores.

Por la mañana, comenzamos la caminata hacia un trayecto del río que se esconde entre piedras gigantes. Atravesamos un arroyo y el terreno comienza a ponerse más pedregoso, hasta que nos topamos con rocas de mayor tamaño que hacen más dificultosa la caminata. Finalmente, en una de las hendiduras que dejan estas piedras, encontramos el acceso al río subterráneo. Casi como una obra de arquitectura religiosa, en el interior del hueco hay una especie de cúpula por la que, en algunas partes, se cuelan los rayos del sol. El río corre cristalino y helado por nuestros pies y, aunque se hace difícil tolerar esa temperatura, la belleza y la singularidad del lugar es asombrosa.

Taruca Pampa cascadas
El río Rugapampa tiene 28 kilómetros de extensión y nace de la unión de tres arroyos en cercanías del colegio Liqueno.

Profundas cascadas de aguas cristalinas

Pero el río Rugapampa todavía tiene guardadas algunas sorpresas más y seguimos la caminata para conocer la parte más caudalosa, donde se forman las cascadas. Una pared de piedra altísima nos indica que comienza la quebrada y, desde el acantilado, se ve como una serie de cascadas van armando el dibujo del río, donde los saltos de aguas cristalinas resplandecen con el brillo del mediodía. Es común ver que en las paredes rocosas el agua se desliza engrosando el caudal del Rugapampa y volviendo más verde la vegetación.

Luego de conocer la magnificencia de este río es momento de regresar a la ciudad. Lo hacemos por el camino que va en dirección a Ambul, para luego agarrar la ruta de las Altas Cumbres. Es domingo y en la cancha de fútbol se disputa un partido, al costado, unas mujeres venden comidas y bebidas, y un grupo de hombres juega a la taba. Durante el trayecto, volvemos a atravesar arroyos y algunas casas, mientras que de fondo los volcanes de Pocho nos regalan su postal.

Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar