Olga Riutort: “Hace mucho que no se piensa en el vecino”

Candidata a intendenta por tercera vez, Olga Riutort cargó contras las gestiones municipales que a través de los años no han podido resolver los problemas de fondo de la ciudad.
Olga Riutort@Javier Imaz_8306
"Jamás tuve una llamada por teléfono de Llaryora para explicarme", dijo Riutort. - Fotos: Javier Imaz / LNM

chapa_ed_impresa_01

CARRERA HACIA EL PALACIO 6 DE JULIO > ENTREVISTA A OLGA RIUTORT

Este 12 de mayo, Olga Riutort encabezará por tercera vez una candidatura en la Ciudad, buscando convertirse en la primera intendenta de Córdoba. Su postulación, ya con la lista presentada ante la Justicia Electoral, estuvo viciada desde principios de este año por trascendidos, rumores y una única reunión (según afirma ella) con Martín Llaryora, la punta de lanza que esgrime el oficialismo provincial para volver a gobernar la Capital tras 16 años.

Hoy, con todas las cartas sobre la mesa, Olga no renuncia a su intención de “ordenar una ciudad” con problemáticas estructurales, descriptas en conversación con La Nueva Mañana.

- ¿En época electoral hay más pujas internas que las habituales?

- No, no hay pujas. Hubo un caso de un compañero que la verdad no sé por qué decidió salir. Me parece que hubo un par de operaciones externas, pero no hay grandes problemas. Obviamente, en cualquier organización cuando se arman listas, a todos les gustaría ser primeros.

- ¿Qué pasó en el ida y vuelta con Llaryora?

- Es que no hubo un ida y vuelta. Hubo una sola reunión en mi casa con Llaryora, donde me planteó la posibilidad de que lo acompañara porque esa era una muy buena fórmula con seguridades de triunfo. Hablamos de las cosas que yo no renunciaría en una propuesta de gobierno y pensé que hablaba con la seguridad de que él tenía libertad de decidir. Lo hablé con mis compañeros, lo pensamos mucho y cuando vos vivís muchos años en un exilio, siempre soñás que vas a volver a tu casa política… y bueno, todavía no sé por qué se dio así ya que todo lo que pasó esa noche lo supe por los medios. Que me subían y me bajaban. Pero después jamás tuve una llamada por teléfono de Llaryora para explicarme. Da la sensación que el chico no decide solo. Que todo se lo dictan y dibujan.

- De igual manera, vos supiste ratificar tu candidatura a intendenta e invitar a los dirigentes del PJ a estar “detrás” tuyo. ¿Qué te hizo considerar una posible candidatura a vice?

- Analicé la posibilidad de volver y eso a mis compañeros les convenía. Pero principalmente pensé en apostar a que alguien se formara y ejecutara para una ciudad tan grande como esta conmigo como el complemento para decir: “esto es blanco, esto es negro”, “esto es lo más importante, esto no”; siendo que él no conoce la ciudad. Tuve la voluntad y no fui soberbia como para decir “No, no, yo quiero ser la intendenta”. La respuesta no vino nunca y eso ya es parte de la historia.

- Ahora te toca competir sin un candidato en la Provincia…

- Pero eso para nosotros es una ventaja.

Olga Riutort@Javier Imaz_8325
Hubo una sola reunión en mi casa con Llaryora, donde me planteó la posibilidad de que lo acompañara porque esa era una muy buena fórmula con seguridades de triunfo.

- ¿Por qué?

- Porque no le debemos nada a nadie y no tenemos ningún tipo de condicionamiento, lo que nos da fortaleza para tomar decisiones. Y una vez que vos gobernás, tanto en la Provincia como en la Nación, tienen que escuchar los problemas de la gente si quieren tener consenso.

- ¿Qué problemas te plantea la gente?

- Los problemas son tan comunes y vienen desde siempre, que la gente te dice “pasan las gestiones, pasan los candidatos, pasan las promesas y no vienen las respuestas”. Te plantean temas de connotación provincial, como la inseguridad, la droga y la falta de vivienda, algo que en general la Provincia siempre vio en el interior y no en la Capital. Hoy la Ciudad tiene más de 90 asentamientos, con personas que no comen todos los días. Y esto no se produjo de un día para el otro. Después te piden lo básico: que el colectivo pase a horario y que en la parada les pongan un techito para que no se mojen cuando llueve; te piden que la recolección de basura de verdad sea cierta, porque cada vez es más caro, limpiamos menos y reciclamos menos, ya que el tema está planteado como un negocio. No resolvemos el tema de los cartoneros ni de la tracción a sangre. También es necesario hacernos cargo de la conexión domiciliaria a cloacas, porque hoy el vecino que tiene la responsabilidad de conectarse y hacer la vereda no llega a fin de mes. Ante eso nadie te va a invertir y vos no podés pasártela multando. Tenemos que licitar el servicio, hacer un fideicomiso con la parte inmobiliaria y con eso ir pagando la obra. Hago la conexión, después la vereda y vos la pagás en cuotas. Se trata de hacer la obra pública de manera ordenada. Y bueno, la salud te la piden a gritos. Hacer 14 centros de 24 horas, con valores de mercado, costaría 14 millones de pesos, que no es nada respecto a un día de publicidad en televisión. Pero no es plata, es gestión.

- ¿Es fácil gestionar? Porque uno escucha a los candidatos y pareciera que todo se solucionaría con una semana de administración…

- Es que no es una semana, son todos los días. El primero que debe predicar con el ejemplo es el intendente, que debe caminar, porque es de la única manera que vas a ver si el trabajo se cumple. Si se pudre la cabeza, para abajo no cuidás nada. Igualmente, las cosas no se arreglan de un día para el otro. Imaginate que tenés 97 dispensarios, por lo que necesitás tres meses para poder caer dos o tres veces a cada uno. ¿Es rápido? No. ¿Se puede? Sí. Me resisto a que todo sea un problema de recursos. Porque si podés ordenar esto, ahí podés pensar si alguien te da un crédito para hacer un subte o un tren. Las alternativas son miles, pero primero que el ómnibus que ya tenés pase a horario. Hace mucho que no se piensa en el vecino.

- ¿Creés que con De la Sota se podría haber forjado un peronismo unido?

- Él fue un dirigente de un tercer espacio, que no se sabe muy bien qué es, donde mantenía reuniones con el kirchnerismo para abrir este debate. Para ver si dejábamos de abonar la grieta. Me parece que ese accionar hubiera sido importante pensando en un (Roberto) Lavagna. Pero es innegable que De la Sota fue el único que planteó la unión del PJ para salir de este modelo. Creo que hasta Cristina tiene la voluntad de que si realmente hay unidad y eso significa dar un paso al costado, es factible que se produzca. Pero ella ve que estos muchachos están trabajando para Macri.

- ¿Vas a ir al Concejo en caso de que te toque ese lugar?

- Nunca pensé que no. Pero te reafirmo que quiero ser intendenta. No quiero hacer más ordenanzas, porque sobran las que no se cumplen.

Olga Riutort@Javier Imaz_8282
 El primero que debe predicar con el ejemplo es el intendente, que debe caminar, porque es de la única manera que vas a ver si el trabajo se cumple.

 

Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar