“El feminismo es la respuesta a la necesidad de justicia social y de género”

Sociedad 12/04/2019 Por
Laura Pérez Castaño es la concejala de Feminismos y LGBTI del Ayuntamiento de Barcelona. El impacto de las políticas públicas y el avance de las nuevas derechas.
laura perez castano00002 © Gentileza

chapa_ed_impresa_01

Especial para La Nueva Mañana

Desde que la coalición electoral Barcelona en Comú inició su mandato en el 2015, con Ada Colau como alcaldesa, la creación de la Concejalía de Feminismos y LGBTI fue una de las principales apuestas políticas. Primero sistematizaron datos para conocer la realidad de la ciudad y a partir de esos datos implementaron políticas públicas creadas con la participación de la ciudadanía. En ese marco, este año abrieron el primer centro LGBTI, uno de los primeros de Europa: 1200 metros cuadrados dedicados a la atención y al desarrollo de proyectos para las disidencias.

Laura Pérez Castaño es la concejala de esa área del ayuntamiento en la ciudad de Barcelona. Vino a Córdoba a participar del III Seminario-Taller Mujeres y Ciudades: [IN] Justicias Territoriales que organiza el Centro de Intercambio y Servicios para el Conosur Argentina (Ciscsa). Allí dio una conferencia sobre el trabajo territorial que desarrollan desde el gobierno. En una entrevista con La Nueva Mañana cuenta sobre el impacto de las políticas públicas que implementan en Barcelona, analiza el avance de las nuevas derechas y apuesta por las alianzas internacionales que se tejen desde el feminismo como una forma de respuesta y también de construcción política.

- En Argentina hay áreas del Gobierno actual que intentan abordar problemáticas que atraviesan a las mujeres pero ninguna se nombra específicamente como feminista para pensar políticas públicas. ¿Cómo llegaron ustedes a incorporar la Concejalía?

- En España también se hacen abordajes desde una mirada esencialista o centrada en los temas de emergencia social como pueden ser las luchas contra las violencias machistas. En el caso del ayuntamiento de Barcelona, históricamente la ciudad tuvo servicios de altísima calidad en la atención de las violencias en el ámbito de la pareja pero no se había llegado a abordar, desde una perspectiva feminista, el trabajo de áreas como cultura, deportes o economía, que fue uno de los principales retos de este mandato.

Nosotras llegábamos con una apuesta muy fuerte en varios ámbitos pero vivienda -que es una emergencia social en nuestra ciudad- y feminismos eran dos áreas troncales. Así creamos la concejalía de Feminismos y LGBTI, para también integrarlos no desde un punto de vista identitario sino como una lucha social conjunta. Así empezamos a encaminar determinadas políticas en una ciudad donde la reivindicación feminista tiene mucha fuerza.

- Implica correrse de las urgencias y pensar otras áreas, como la cultura que mencionabas recién.

- Creo que no es excluyente. Si miramos los resultados en el ámbito de violencia machista, esa área dobló tanto el presupuesto como los recursos humanos: llegamos a tener más de 90 personas trabajando, la mayoría dedicada a la atención de los servicios que abordan las violencias machistas. No es excluyente trabajar en ese eje y abordar temas más estructurales. Los tres principales retos del feminismo actual son la lucha contra las violencias machistas, la redistribución del poder y la economía.

laura perez castano00001 © Gentileza
En España también se hacen abordajes desde una mirada esencialista o centrada en los temas de emergencia social como pueden ser las luchas contra las violencias machistas.

- Recién mencionabas a la economía. ¿Qué políticas implementan para incidir específicamente en ese eje?

- Tuvimos dos estrategias: la primera contra la feminización de la pobreza y la precariedad. Si bien los sectores feminizados se recuperan incluso más rápido que los masculinizados, la crisis los afecta de manera diferente: las mujeres siempre cumplen un montón de funciones más y en una situación de precariedad las cargas se agudizan. Por ejemplo, si dispones de menos tiempo para dedicarte a vos misma, eso tiene un efecto directo en la salud. Por eso, hicimos un proceso de co-producción de políticas públicas en el que muchas mujeres en situación de precariedad nos ayudaron a definir programas. Otra iniciativa se llama “Romper la división sexual del trabajo” y consiste en ingresar a mujeres en el ámbito masculinizado, como camioneras.

La segunda estrategia es la democratización de los cuidados. Primero empezamos con los datos: en Barcelona el 90% de los cuidados son asumidos por familias, mayoritariamente mujeres. Empezamos a enfrentar esa distribución inequitativa trabajando con hombres en programas de formación en cuidados para que asuman esa tarea y en cursos de paternidad responsable. El ayuntamiento también les pone cláusulas a las empresas que las obligan a tener planes de igualdad, contra el acoso sexual, contra la brecha salarial y por lo tanto los acompañamos para que puedan cumplir con los estándares. Aumentamos los recursos de cuidado, porque si el ayuntamiento no los asume terminan convirtiéndose en una carga más para las mujeres.

- Hace cuatro años desarrollan estrategias para incidir en las problemáticas de géneros. ¿Tienen indicadores para medir el impacto de las políticas públicas que implementan?

- Más allá de la cifra exacta de feminicidios en el país, en Barcelona lo que hicimos fue encargar un informe sobre las violencias machistas en diferentes ámbitos para tener datos por franja de edad, diversidad funcional y diferentes ejes de discriminación. Nos dimos cuenta que mejoramos un 20% en la identificación de las violencias. Cada vez se conoce más qué actos o actitudes se configuran como violencias físicas, psicológicas o sexuales. Mejora en las encuestas la sensibilización y eso implica que tengamos más denuncias. Este año aumentaron un 20% las denuncias por violaciones, por ejemplo. Cada vez hay más convicción de no callarse, es una buena señal que se haya roto con el silencio y el estigma que tenía una mujer que había sufrido un abuso.

Por eso, también planificamos las ciudades con una mirada de género y eso no solo implica la pequeña obra de transformación urbanística sino también pensar cómo definimos el espacio público de una manera no androcéntrica, a través de identificar los usos de la ciudad. Se trata de mayor libertad y autonomía para habitar el espacio público, no sólo en términos de seguridad. Creo que desde las fuerzas progresistas la libertad tiene que ser puesta en práctica para disputar el uso de la ciudad.

- Teniendo en cuenta que tanto en España como en Argentina atravesamos un año electoral, ¿qué estrategias pensás que podemos darnos desde los feminismos? Porque es importante que haya un gobierno con decisión política para incorporar la mirada feminista.

- Es difícil que se comprenda el proceso de transformación y emancipación que impulsa el feminismo. Es más sencillo empezar por políticas específicas de cada lugar. En España estamos en una situación similar. Tenemos cerca las elecciones y crecieron los discursos de extrema derecha o de fuerzas que están apostando por un discurso misógino, anti diversidad sexual y de género, anti inmigración, anti derechos humanos. Creo que no tenemos que reaccionar frente a fuerzas conservadoras ni de extrema derecha. El feminismo no tiene que responderles, porque es en sí la respuesta a la necesidad de justicia social y de género. Hay que tener la capacidad como movimiento de tener en claro cuáles son las prioridades para hacer presión.

En Argentina están las luchas por el derecho al propio cuerpo, en todo lo que refiere a autonomía de las mujeres, no sólo del aborto sino también de la violencia sexual. El feminismo de Argentina es una maravilla. El día de la marcha verde se nos caían las lágrimas. Nos levantamos por la mañana y todas las redes sociales estaban inundadas de mujeres argentinas y de jóvenes. Nos llegó con muchísima fuerza. Es una lucha fuertemente vinculada con otras, como el Ele Não en Brasil, o con Centroamérica. Una de las características del feminismo actual es la alianza internacional que se consiguió tejer por las tecnologías: estamos mucho más cerca.

  

 

Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar