“No hay ningún candidato que haya demostrado la capacidad de Llaryora”

Es la opinión de Juan Manuel Cid, uno de los hombres más cercanos a Martín Llaryora, la principal espada del oficialismo provincial para recuperar el poder en Córdoba.
CID 2

chapa_ed_impresa_01

Córdoba es una ciudad hostil”, es una de las primeras frases que esgrime Juan Manuel Cid en su despacho del Tribunal de Cuentas de la Provincia, ubicado en pleno centro capitalino, a metros de La Cañada, frente al Paseo Sobremonte y a la vuelta de la Municipalidad. Para llegar a la dependencia que preside, como muchos de nosotros, debe esquivar obras de bacheo y cloacas, semáforos que no funcionan, el poco conocimiento que los cordobeses tenemos sobre educación vial junto con el trajín de una ciudad mucho más grande de lo que parece.

Nada muy diferente a lo que viene ocurriendo al menos desde hace 20 años, de los cuales 16 le fueron esquivos a la ex Unión Por Córdoba. Tras esa paupérrima gestión de Germán Kammerath, que en 2003 dejó un bache que a duras penas se tapó con algo de tierra, Cid, como uno de los hombres más cercanos a Martín Llaryora, confía en que el ex intendente de San Francisco encarne el retorno del pejotismo (hoy schiarettista) a una ciudad que hasta ahora le dio la espalda.

“Uno va a Mendoza, San Luis o a otras ciudades de Córdoba y puede encontrar algún problema, pero la Capital los tiene todos juntos”, agrega el funcionario, que entrevistado por La Nueva Mañana oficia de portavoz del actual diputado nacional y vicegobernador en licencia, lanzado implícitamente en la carrera hacia el Palacio 6 de Julio.

FOTO LLARYORA 2
Juan Manuel Cid confía en que el ex intendente de San Francisco encarne el retorno del pejotismo a una ciudad que hasta ahora le dio la espalda.

- Legalmente y después de los trascendidos al respecto, ¿Llaryora puede ser candidato a intendente en Córdoba?
Sí, cumple con todos los requisitos. Porque la exigencia es de cuatro años de residencia ininterrumpida antes de la elección, y si yo hago una tesis corta, desde que vino y fue ministro de Industria, vivió en Córdoba. El inciso 3 del artículo 81 permite que esa residencia sea interrumpida por servicio público nacional, provincial o municipal. Martín fue a San Francisco a ser intendente. Pero en una respuesta ampliada, te cuento que a Llaryora lo conocí en Córdoba. Yo soy de San Luis y como él, muchos nos vinimos a estudiar acá. Desde el 92 hasta el 2003. Si llevo la tesis ampliada, Martín pasó casi la mitad de su vida en la ciudad.

- En el último tiempo pasó por varios cargos importantes (vicegobernación, diputado nacional e intendente), algunos con mandatos interrumpidos…
Es que haber pasado por esos cargos le permite tener la experiencia suficiente para gobernar la Capital. No hay lugar para que venga un improvisado y no nos podemos dar ese gusto. Es de las pocas personas que pudiendo ser intendente probó poder trabajar con el gobernador. Eso falta, la sinergia sin pelear ni disputar poder. Sin pensar en usar a Córdoba como trampolín.

- En el caso de ganar, ¿cómo piensan que van a recibir el municipio?
Va a llevar un buen tiempo poder resolver los problemas que tiene la ciudad. No sabemos cómo Cambiemos nos van a dejar la Municipalidad. Tanto Mestre como Juez que son parte de un bloque que gobierna desde el 2003 y llevaron a Córdoba al lugar en el que se encuentra en este momento. Uno va a Mendoza, San Luis o a otras ciudades de Córdoba y puede encontrar algún problema, pero Córdoba los tiene a todos juntos. Es una ciudad hostil para la gente que vive acá, pero hay lugares de mucha sensibilidad donde son urgentes las respuestas, como en Villa El Libertador, donde la gente se está hundiendo. O lo que pasa con el transporte, la basura, las luces y todos los servicios municipales que tienen problemas realmente graves, que van a requerir el desafío enorme de coordinar respuestas con el Gobierno provincial. Todas las obras más importantes las hicieron entre (Juan) Schiaretti y (José Manuel) De la Sota, es hora de que el intendente pueda trabajar de manera articulada con el gobernador.

- ¿Por qué el oficialismo provincial no triunfa en una elección por la Capital desde 2003?
La mayoría de las veces la oferta electoral del peronismo en Córdoba fue dividida. Eso seguramente generó la posibilidad de que otros ganen las elecciones. De hecho, la última la ganó Ramón Mestre con 32 puntos. En San Luis, el que perdió sacó 35%. En este caso, el peronismo va todo unido detrás de un equipo que encabeza Schiaretti a nivel provincial y a Llaryora en la ciudad. En todos los escenarios, Llaryora gana la elección en Córdoba. De todas maneras, creo que intendentes que ganen elecciones hay muchos, pero que solucionen los problemas hay pocos. Y ésta es la primera oportunidad donde tenemos una persona con experiencia de gestión, que no se caracteriza por pelear. No hay ninguno de todos los candidatos en danza que haya demostrado tener la capacidad de Martín.

- Asimismo, varios nombres danzaron antes de Llaryora, como Daniel Passerini, Miguel Siciliano, Natalia De la Sota…
Tuvimos varios y muy buenos precandidatos. Pero todo el peronismo de la Capital entendió por unanimidad y consenso que Martín era el candidato. Lo eligió el Partido Justicialista y los otros partidos que hoy componen Hacemos por Córdoba. Incluso Siciliano trajo a su propia fundación (Pensando Córdoba) para trabajar en la candidatura.

- Entonces, con todo ese consenso imagino que ya deben estar casi armadas las listas…
Estamos conversando con todos los sectores del espacio. Evaluando la mejor oferta electoral para la ciudad, que va más allá del peronismo. Hacemos por Córdoba se constituye en la Capital y en aquellos municipios que tengan la opción de optar por ir con el nombre que deseen.

- ¿El consenso se termina cuando Schiaretti dice “sí” o “no”?
No, el gobernador le dio completa libertad a Llaryora para armar su equipo. Juan fue muy generoso con Martín y le puso a su servicio la estructura del Partido Justicialista. Tiene libertad total para decidir a su candidato o candidata a vice. Por supuesto, esto se realiza con un diálogo que conoce perfectamente Juan.

- ¿Hay futuro en el peronismo cordobés después de Schiaretti?
Por supuesto, sin lugar a dudas.

- ¿Y ese futuro lo lidera Llaryora?
Sí, con todo un equipo de gente joven en Córdoba y el interior provincial que por suerte tenemos lazos de amistad desde que militábamos en la Juventud Peronista. Me llena de orgullo verlos a (Ignacio) García Aresca, Federico Alessandri, Juan Manuel Llamosas, Facundo Torres, Manuel Calvo, Victoria Flores, entre otros, cumpliendo roles importantes. La renovación viene bien y la cúpula de ese proceso es Martín.

 

 

Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar