Elecciones 2019: el mapa cordobés, en tiempo de descuento

Hoy vence el plazo para la inscripción de candidatos y candidatas que se diputarán espacios en la Provincia y en la Capital de Córdoba. ¿Qué puede pasar?

chapa_ed_impresa_01

Especial para La Nueva Mañana

Las elecciones cordobesas para renovar cargos para el ejercicio 2019-2023 se vivieron hasta aquí con una vertiginosidad pocas veces vista en los armados electores contemporáneos. A poco menos de 24 horas para la oficialización de los nombres de hombres y mujeres que competirán en las compulsas del 12 de mayo, las negociaciones entre las diferentes fuerzas se exponen tan complejas como desde el minuto cero. Caracterizadas hasta aquí por juegos de seducción que se frustraron y por desplantes que el tiempo señalará como históricos, los referentes de partidos y alianzas buscarán cerrar filas a lo largo de estos dos días. Cruzado de modo determinante por la ruptura de Cambiemos a nivel provincial, la baraja electoral reparte fichas hasta último momento.

El oficialismo, con el pecho inflado

Aunque nadie lo diga públicamente en pos de mantener un halo de respeto hacia sus contendientes, puertas adentro de las oficinas ocupadas por schiarettistas la confianza en un triunfo seguro (algunos agregan también “holgado”) es una variable sobre la cual se asientan cada uno de los pasos de los referentes del flamante espacio Hacemos por Córdoba. El gobernador parece más interesado en trabajar el armado nacional que se presentará como opción para romper la polarización entre Macri y Cristina Fernández que en pensar en su reelección. Él mismo la entiende garantizada tras analizar las encuestas que trabajan sobre su imagen y sobre la proyección del paquete de políticas que serán ejecutadas a lo largo del 2019. La única puja que parece dispuesto a mantener por estas horas tuvo su epicentro, durante la semana que pasó, en la Ciudad de Córdoba. La decisión de impedir que Olga Riutort sea la compañera de fórmula de Martín Llaryora dejó al descubierto la verdadera disputa que la línea interna que conduce el gobernador mantiene hacia el seno de su fuerza política: la construcción de una transición que desemboque en el nacimiento de los nuevos referentes del peronismo provincial. Más allá de los números y de las estrategias electorales, Schiaretti sabe que su tiempo como líder indiscutido del PJ cordobés se acabará, en el mejor de los casos, promediando su tercer mandato no consecutivo. Por esa razón detrás del armado de su próximo gobierno se esconde la idea de crear una estructura que garantice una continuidad que se intentará garantizar ubicando a hombres y mujeres de su espacio en los lugares centrales de los tres poderes del Estado cordobés. En ese contexto se terminarán de confirmar las candidaturas a la vicegobernación y los primeros lugares de la nómina legislativas. Carlos Gutiérrez, Carlos Massei, Alejandro Vigo y Laura Jure son los principales nombres que surgen para repartirse esos espacios. La incógnita sobre fórmula para la intendencia se develó el viernes por la mañana y el espacio quedó destinado para uno de los referentes del delasotismo dentro del espacio: Daniel Passerini. 

De no mediar sorpresas de último momento, Olga Riutort será la otra alternativa peronista en la ciudad, acompañada por un viceintendente que surgirá de su propio espacio político. El desafío para Fuerza de la Gente será, de mínima, conservar la representación parlamentaria que viene manteniendo desde hace ya tres períodos en el Concejo Deliberante.

El estallido de Cambiemos

Aunque no parezca, todavía vuelan esquirlas. La ruptura de Cambiemos en la provincia en la que esa alianza que llevó a Mauricio Macri a la presidencia tuvo su primer incursión victoriosa (Maros Juárez, 2014), se convirtió en el dato político más relevante de la elección. Mario Negri y Héctor Baldassi encabezarán la lista que, con el nombre de Córdoba Cambia, buscará referenciar el otrora armado ganador en los comicios provinciales, mientras que Ramón Mestre y Carlos Briner buscarán revitalizar el sello histórico de la Lista 3, que dicho sea de paso vuelve a aparecer en una elección provincial luego de 8 años. Si bien tanto el Intendente capitalino como el diputado nacional mantienen la esperanza de poder destronar al peronismo del poder político tras 20 años de intentos fallidos, lo cierto es que la división diluye esas chances que hasta no hace mucho tiempo se palpaban como algo posible.

Así como nadie se animaba a vaticinar este escenario hace apenas unos meses, es probable que ningún actor de peso esté en condiciones de despejar la idea de que algún candidato decida resignar sus intenciones de cara a mayo. Aunque, claro, las probabilidades son muy bajas. El (des)armado de Cambiemos, de hecho, trae aparejada una disyuntiva en el interior provincial que deberá ser resuelta del modo menos cómodo para intendentes y referentes, radicales en su gran mayoría. Donde antes había que armar una lista para legisladores por departamento, ahora habrá que armar dos. O elegir detrás de quién encolumnarse o, en el peor de los casos, ir en soledad. En ese aspecto, el peronismo también se predispone a enfrentar un veranito electoral.

En medio de una elección con pesos pesados jugados a alcanzar la conducción del Palacio 6 de Julio, Luis Juez y Rodrigo De Loredo se diputarán el voto Cambiemos para suceder a Mestre. El ex embajador en Ecuador apostará a su experiencia previa al frente de la Municipalidad y el radical tendrá la compleja tarea de sostener sus críticas a la gestión Mestre sin romper lanzas con quien será el candidato a gobernador de su propio espacio.

El kirchnerismo, con lista propia

En términos de polarización, podría asegurarse que hubo un momento en el que mientras el macrismo crujía, las partes del peronismo parecían acercarse. Finalmente, ambos terminaron separados. Más allá de la intención de Cristina Fernández para construir un gran frente nacional en que las expresiones provinciales pudiesen acercarse a los referentes del justicialismo, la posición cordobesista mantuvo su intransigencia con respecto a la figura de la actual senadora. Pablo Carro será candidato a la gobernación en un armado que sufrió una baja sensible a mediados de la semana que pasó, cuando el ex secretario de Derechos Humanos de la Nación, Martín Fresneda, anticipó que no iba a participar electoralmente en el turno de mayo. Desde un sector de Córdoba Ciudadana advierten que Fresneda tenía garantizado el primer lugar de la lista a legisladores, que ahora ocupará Franco Saillén. El actual jefe legislativo de lo que queda de la bancada de Córdoba Podemos entendió que los puentes en pos de una unidad con el schiarettismo no habían sido ni sinceros, ni suficientes, y decidió correrse aclarando que su pertenencia al kirchnerismo como expresión política continúa siendo tan firme como el primer día. Carmen Nebreda, Cecilia Merchán y Eduardo Fernández ocuparán los casilleros restantes entre los principales nombres propuestos por el espacio que, sorpresivamente para muchos, llevará a Marcelo Pascual como candidato a la intendencia.

La izquierda, estable

Los únicos frentes electorales que no sufrieron alteraciones en este proceso previo fueron los espacios de izquierda. El espacio que integran el Partido Obrero, Izquierda Socialista y el PTS intentarán mantener e incrementar su participación parlamentaria tanto a nivel local como a nivel país. Liliana Olivero será la candidata a gobernadora, y Laura Vilchez será la aspirante a la intendencia capitalina. La alianza MST-Nueva Izquierda, por su parte, llevará a Luciana Echevarría como candidata a la gobernación y a Maru Acosta como aspirante a la intendencia. Además, el Nuevo MAS proclamó como candidato a gobernador a Eduardo Mulhall y a Julia Di Santi como primera legisladora.

Recalculando…

Tras romper con el Frente Cívico y abandonar su banca en la Legislatura, Juan Pablo Quinteros será candidato a Intendente por Encuentro Vecinal Córdoba, el partido que lleva como aspirante a la gobernación su referente histórico Aurelio García Elorrio. Por su parte, el periodista Beto Beltrán intentará por primera vez convertirse en el mandamás del Centro Cívico con el sello de una alianza vecinalista llamada Avancemos Córdoba en Valores. El actual concejal del PRO (otro autoexiliado tras la explosión de Cambiemos en Córdoba) Abelardo Losano, será su candidato a Intendente.

Los sueltos

Al cierre de esta edición todo era suspenso alrededor de Tomás Méndez, el hombre que estuvo a punto de arrebatarle la intendencia a Mestre en la elección del 2015. Desde el movimiento ADN, que sufrió la partida del concejal Santiago Gómez a comienzos de la semana que pasó (se sumará al trabajo con Hacemos por Córdoba), ya descartaron participar de un armado provincial pero intentarán mantener la presencia del espacio en la Capital. De no ser posible, advierten que buscarán reagrupar fuerzas de cara a las elecciones nacionales de octubre. La otra incógnita que se develó el viernes fue la que giraba alrededor de Liliana Montero. Tras intentar instalarse como alternativa electoral en la ciudad, la legisaldora no participará de las elecciones en el turno provincial. 

El sábado a las 23.59, este capítulo de la historia encontrará su primer final.

 

 

Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar