El sindicalismo busca definiciones de cara a la movilización de abril

Política / Economía 16/03/2019 Por
Las diferentes corrientes gremiales apuran las decisiones políticas de los posibles candidatos opositores, sobre todo de la ex presidenta Cristina Fernández y de Roberto Lavagna.
YAsky-Moyano
- El sindicalismo junto a empresarios pymes encabezará la primera movilización de 2019 contra las políticas económicas del Gobierno.

chapa_ed_impresa_01

Especial para La Nueva Mañana

Finalmente el sindicalismo se pondrá en marcha en 2019. Lo que supo ser la columna vertebral del movimiento nacional y popular, lugar que hoy comparte con los movimientos sociales, comenzará a ganar protagonismo a partir del próximo 4 de abril cunado junto a empresarios pymes encabece la primera movilización de 2019 contra las políticas económicas del gobierno de Mauricio Macri.

El sector más duro de la CGT, encabezado por Pablo Moyano y alejado de la actual conducción, plantea la movilización como la antesala de un nuevo paro general. De concretarse sería el quinto desde que Cambiemos llegó a la Casa Rosada. Sin embargo, los gremios industriales en principio no brindarán el acuerdo. La explicación es sencilla: si paran las líneas de producción se favorecen los empresarios. Por lo menos esa es la lectura que dejan trascender desde el sector metalúrgico y el metalmecánico.
Lo cierto es que más allá de los planes a futuro lo cierto que tanto la CGT, la CTA que conduce Hugo Yasky, la Corriente Federal de los Trabajadores que se alinea tras los bancarios, y el moyanismo marcharán codo a codo rumbo a Plaza de Mayo y serán acompañados por los Movimientos Sociales.

Las pymes, a la cabeza del reclamo contra el Gobierno

El reclamo será puntualmente en defensa del trabajo argentino. La idea de movilizar fue motorizada por empresarios pymes y gremios industriales hace ya dos semanas. Los principales damnificados por el desbarranco del consumo, las pymes, se sentaron a la mesa con los gremios más castigados por el plan económico: UOM, Smata, Uocra, Asimra, CFT, Textiles. A la cita también asistieron los representantes del Consejo Directivo de la CGT. Allí se acordó marchar por la “producción y el trabajo”. El resto de los sectores sindicales se fue sumando a la convocatoria con el correr de los días. A esta altura los organizadores afirman que será la mayor movilización que se realizó desde que asumió Macri.

“La industria textil está agonizando”

Al respecto de la situación el presidente de la Fundación Protejer, Yeal Kim, advirtió que la industria textil “está agonizando” y atraviesa “una situación muy similar” a la crisis que sufrió el país en 2002, con la salida de la Convertibilidad pero aclaró que la diferencia es que “esa fue una crisis fuerte pero de corto plazo. En cambio ahora hace tres años consecutivos venimos perdiendo de a poco. Es como un cáncer que va matando la industria”.

La posición de las pymes en general y los gremios industriales recibió un espaldarazo de la realidad cuando el Indec difundió el índice de utilización de la capacidad instalada donde detalla que las fábricas trabajan a poco más del 56% de su potencial.

Claro que ni la crisis económica ni la unidad de acción consagrada para el próximo 4 de abril dan por tierra con las internas sindicales que ya no sólo tienen que ver con el poder dentro de la CGT sino también con el acompañamiento a un candidato de cara a las elecciones presidenciales.

El sindicalismo agrupado en el CGT, más allá de su relación con la conducción de la central obrera, mira con atención a dos posibles candidatos: La expresidenta Cristina Fernández de Kirchner y Roberto Lavagna.

Cristina © NA
Cristina Fernández de Kirchner aun no define su candidatura, los gremios esperan. Foto: NA


CFK cuenta, por ahora, con el apoyo del sector disidente encabezado por Camioneros y de la Corriente Federal de los Trabajadores. El exministro de Economía de Eduardo Duhalde y Néstor Krichner, suma adhesiones de los Gordos, los Independientes y los Industriales. Todas las vertientes apoyarán la unidad si se logra, pero mientras tanto comienzan a marcar la cancha.

“El silencio de Cristina está paralizando al PJ”

Pablo Moyano, tras los resultados de las elecciones provinciales en Neuquén, salió a apurar definiciones. “El silencio de Cristina está paralizando al peronismo. Este es el momento para que quienes quieren ser candidatos lo digan públicamente”, sentenció el hijo de Hugo Moyano.

Por su parte, también esta semana, Lavagna se reunió con poco más de 40 dirigentes sindicales de primer nivel. Entre los presentes estuvieron: Carlos Acuña (Estaciones de servicio y co Secretario General de la CGT), Omar Maturano (La Fraternidad), Roberto Fernandez (Colectiveros), José Luis Lingeri (Obras Sanitarias), Armando Cavalieri (Comercio), Amadeo Genta (Municipales porteños), Juan Carlos Schmid (Dragado y Balizamiento) y Andrés Rodríguez (UPCN).

Lavagna © archivo
Roberto Lavagna. Foto: Archivo.


En ese marco, los gremialistas se comprometieron a aportar respaldo financiero y territorial necesario para garantizar la campaña electoral. El próximo paso será la creación de la mesa sindical Lavagna 2019, pero para eso habrá que esperar hasta abril cuando el economista ratifique públicamente sus intenciones de ir por la Presidencia.

Más allá de las apuestas electorales, la CGT juntará a su Consejo Directivo antes de la movilización. Deberán definir, entre otras cosas, el tenor del documento que se leerá y la posibilidad de anunciar una medida de fuerza para fines de abril o principio de mayo. Por ahora, el llamado a un nuevo paro general no es la posición que prima dentro del Consejo Directivo, sin embargo nadie se anima a desestimar de lleno la posibilidad.

Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar