La crisis golpea a “La Luciérnaga” y solicitan ayuda

Oscar Arias, coordinador de la revista que cumplirá pronto 24 años, solicitó a los cordobeses colaboración con la compra de los ejemplares y almanaques.
la luciernaga
Oscar Arias señaló que la revista pasó a vender 7.000 ejemplares por mes y las ventas del almanaque cayeron a más de la mitad. - Foto. Twitter La Luciérnaga.

"En un contexto que se avizora cada vez más negro para la enorme mayoría, pasamos a vender a de 10.000 a 7.000 ejemplares por mes y las ventas del almanaque cayeron a más de la mitad. Por eso, desde Fundación La Luciérnaga pedimos colaboración con este proyecto", comentó Oscar Arias, coordinador de la revista que cumplirá 24 años y que atraviesa por estos días dificultades económicas a raíz de la crisis.

El actual secretario de Desarrollo de Políticas Comunitarias de la Provincia, recordó que La Luciérnaga se vende a 60 pesos. Y que de ese monto, la mitad queda para el canillita y el otro 50 por ciento se reparte se destina al funcionamiento de la editorial y al sostenimiento de la iniciativa que brinda además talleres que permiten contener a muchos chicos en situación de vulnerabilidad.

El proyecto permite a 50 familias en riesgo social obtener ingresos económicos, a la vez que la fundación sostiene un comedor comunitario, pagar el sueldo a los trabajadores de la organización y afrontar el mantenimiento de las instalaciones de su sede ubicada en avenida Vélez Sársfield 1180.
 

En diálogo con "Alassia es noticia"  por Radio Continental, Oscar Arias comentó que su percepción es que la crisis está relacionada a "la tremenda pérdida del poder adquisitivo de un público fiel que acompañaba a los canillitas, que los contiene y le compran las revistas".

"Históricamente teníamos un numero de 10.000 revistas que permitían que la estructura de la Luciérnaga funcionara normalmente. La realidad, ese público de jubilados, docentes y estudiantes universitarios han perdido su capacidad económica y recortando gastos. Un canillita nos comentó que una cliente se largó a llorar porque le dijo que no podía comprar más las revistas porque no llegaba a fin de mes. Hoy los docentes y los jubilados están bajo la línea de pobreza y esto nos excede. Pero tiene un impacto pero pone en peligro la continuidad de este proyecto".

Te puede interesar